//Un choque inmortal: cuando Mano de Piedra Durán quebró a Ray Sugar Leonard y se apoderó del mundo

Un choque inmortal: cuando Mano de Piedra Durán quebró a Ray Sugar Leonard y se apoderó del mundo

Qué necesita una gran pelea para convertirse en un inmortal clásico del ring con el paso del tiempo? ¿Por qué, además de perdurar como sublime efemérides deportiva, resurge lustro tras lustro como un acontecimiento de cultura popular? Es decir, reflejada en libros, en documentales de TV, en modernas expresiones de arte plástico o en una rutilante película cinematográfica. ¿Por qué?

Porqué se necesitan dos grandes marcas para concebirlo y ponerlo en escena. El panameño Roberto “Mano de Piedra” Durán y el estadounidense “Sugar” Ray Leonard lo fueron, lo son y lo serán siempre. Capaces de producir una “trilogía” de batallas inolvidables. Y la primera de ellas, la suprema y magna, casi el combate perfecto, cumple este sábado 40 años de vida. Más allá de sus talentos distintivos, causantes de los mejores capítulos y de las páginas doradas de este deporte, ambos representaban a los polos opuestos que ofrece este arte a quienes se ponen sus guantes: Roberto era la pelea, el ataque, la sangre. Y Ray aportaba la ciencia, la elegancia y un carisma único. Una receta de paridades perfectas para un manjar inigualable.

El festejo de Mano de Piedra tras una victoria inolvidable
El festejo de Mano de Piedra tras una victoria inolvidable Crédito: Captura de TV

El 20 de junio de 1980, el mundo consumía un título absoluto: “Durán vence por puntos a Leonard, en 15 rounds, gana el mundial welter. Se convierte en bicampeón”. Eran los tiempos en que el boxeo de Las Vegas se repartía entre dos casinos y dos promotores: Caesar’s Palace y Hilton Hotel, Bob Arum y Don King, cuya enemistad, desprecio y odio presagiaba en cualquier momento el lanzamiento de la Tercera Guerra Mundial. Sin embargo, todo fue raro y muy distinto esta vez.

Arum se aferró a los orígenes de su educación comercial hebrea y ejecutó aquel concepto tradicional que corrobora que no hay circunstancia alguna que pueda frustrar un gran negocio en el planeta Tierra. Tenía a Leonard consigo, lo representaba. Y Don King estaba cerca de Durán, pero nunca actuó como su promotor exclusivo, pese a haber concretado varios emprendimientos con su manager, Carlos Eleta Almarán. Arum acordó con King y éste convenció a Durán. Ganaría 1.500.000 dólares. Y Sugar Ray, bastante más.

Hubo mucha plata en el camino, todos quedaron contentos, dejaron sus principios de lado y se prestaron, Arum y King, a una foto conjunta que les dolió en el alma. A todo esto, la gran sorpresa estuvo en la sede del pleito: Montreal, Canadá.

Los mejores pasajes de aquella pelea

El gobierno de Quebec, puso sobre la mesa 3.500.000 dólares e igualó la oferta de Las Vegas. Arum entendió que lo mejor sería sacar la pelea del estado de Nevada para garantizar la equidad de los jurados. Y se equivocó.

Sugar Ray volvía al escenario en donde había ganado su medalla dorada olímpica en 1976 y Durán invadía una sede que poco a poco lo excluía por sus iras y desplantes. En algunos pasajes fue grosero y torpe con Leonard (un caballero en todo) y hasta agravió verbalmente a Juanita, su esposa. Este sinsabor fue magnificado y considerado gravitante sobre algunas falencias evidenciadas por Leonard en el match, en modo ridículo y absurdo, por el guión de la película “Manos de Piedra”, que refleja la vida de Durán.

Edgar Ramírez, que interpretó a Mano de Piedra en la película "Hands of Stone", Robert De Niro y el legendario Durán
Edgar Ramírez, que interpretó a Mano de Piedra en la película “Hands of Stone”, Robert De Niro y el legendario Durán

Hubo 46.317 personas en el estadio que fueron indiferentes a la muerte del púgil jamaiquino Cleveland Denny, en el primer desafío de la noche. La reunión se vio en la Argentina a través de la pantalla de Canal 2 de La Plata y relatada por un joven Carlos Asnaghi.

Durán ganó la zona de media distancia para poder pelear allí y Leonard resignó la zona larga para desplegar sus piernas y su riqueza de golpes. Así se desarrolló el cotejo al cabo de 15 rounds.

El trailer de la película de Durán

La primera parte fue para el panameño, que conmovió al campeón en el 2° y 8° rounds. Obligó a Leonard a meterse en la zona de fuego y eso le dio al combate un corte fantástico. Y Leonard lo bancó.

Sugar Ray, por entonces de 24 años e invicto en 27 peleas, acusó 65,890 kg y cerró mejor el pleito. En el 14° round, sacudió a Durán en modo magistral. No halló su distancia favorita, pero su naturaleza tuvo respuestas notables. Fue una pelea pareja y excelente y ello llevó a repartir el criterio de los puristas sobre quién ganó el épico cotejo.

Los jurados no dudaron en votar por la iniciativa y el ataque tecnificado de Mano de Piedra Durán: Raymond Baldeyrou (Francia), 146-144; Harry Gribbs (Inglaterra), 145-144, y Angelo Poletti (Italia), 148-147.

Sin embargo, los jurados no dudaron en votar por la iniciativa y el ataque tecnificado de Durán: Raymond Baldeyrou (Francia), 146-144; Harry Gribbs (Inglaterra), 145-144, y Angelo Poletti (Italia), 148-147.

Fue una hazaña lograda por un peleador con corazón de león como Durán, con 29 años y 72 peleas (sólo una derrota) y con doce defensas del título liviano (61,200 kg) desde 1972. Ahora con 65.530 kg, se convertía en el boxeador más importante del universo.

Los festejos de Durán y el regreso a casa

Tardó tres días en volver a Panamá. El general Omar Torrijos, por entonces presidente del país, envió su avión oficial para repatriarlo, pero Roberto lo hizo esperar. Cumplió con su promesa de festejar en el “Victor’s Café”, de Nueva York, a donde viajó al día siguiente, con todos sus amigos y de ahí partió hacia al Madison Square Garden. Había un gran show de merengue y salsa y entonces cantó a dúo con su compatriota Rubén Blades “Mi gente”, bajo los efectos de una borrachera sublime y una ovación de la multitud. Luego sí, volvió a su tierra, en un desembarco inolvidable.

Leonard esperó en silencio y sin ruido. Y se tomó revancha, humillando a Durán, obligándolo a abandonar el ring de Nueva Orleans en el célebre “No más” del 25 de noviembre de 1980. Viejos y gordos, volvieron a boxear en 1989 y otra vez Leonard le ganó ampliamente por puntos.

Otros tiempos, pero siempre desafiantes
Otros tiempos, pero siempre desafiantes

Se respetan, pero no se quieren. Se elogian, pero no se admiran. Conforman una sociedad no deseada. Durán vive un gran momento personal a los 69 años. Cotizado y revitalizado tras el film “Hands of Stone”, que potenció su imagen por doquier. Jamás dejó de sonreír, pase lo que pase.

Leonard, tiene 64 años y vive en modo muy cómodo en Pacific Palisades, uno de los barrios más exclusivos de Santa Mónica, en California. Escoge sus trabajos como motivador en charlas empresariales y congresos. Su sola presencia jerarquiza cualquier tipo de evento.

Cuando terminó la pelea los dos levantaron sus brazos creyendo, cada uno, que había ganado. Es que ninguno de los dos había perdido. Los jueces fallaron con el corazón.

La crónica de El Gráfico, por Ernesto Cherquis Bialo

“Durán-Leonard I” motivó una de las mejores crónicas del periodismo pugilístico nacional. Ernesto Cherquis Bialo, presente en Montreal, escribió en El Gráfico: “Cuando terminó la pelea los dos levantaron sus brazos creyendo, cada uno, que había ganado. Es que ninguno de los dos había perdido. Los jueces fallaron con el corazón”.

La calidad de un buen recuerdo no caduca jamás. Pese a los 40 años transcurridos desde aquel célebre 20 de junio de 1980. Durán-Leonard I tiene carácter inmortal.

Fuente: Osvaldo Principi – LA NACION DEPORTES – Fotos:Crédito Captura TV – LA NACION DEPORTES – Videos: Maxwell Shepherd – You Tube – Trallers in Spanish – You Tube – LA NACION DEPORTES