//La Conmebol suspendió la doble jornada de las eliminatorias sudamericanas de marzo: Argentina-Uruguay y Brasil-Argentina, sin fecha

La Conmebol suspendió la doble jornada de las eliminatorias sudamericanas de marzo: Argentina-Uruguay y Brasil-Argentina, sin fecha

Los problemas de coordinación para que puedan venir los futbolistas que juegan en Europa resultó un escollo insalvable; habrá nuevas reuniones para encontrar otra fecha en el calendario

 quinta y sexta fechas de las eliminatorias sudamericanas, en las que la selección argentina debía recibir a la de Uruguay el viernes 26 de marzo y visitar a Brasil cuatro días después, fueron suspendidas por el Consejo de la Conmebol, tras la imposibilidad de que los equipos de la región puedan contar con los futbolistas que juegan en Europa “en tiempo y forma”.

“El Consejo de la CONMEBOL resolvió suspender la doble fecha de las Eliminatorias para Catar 2022, prevista para marzo. La decisión obedece a la imposibilidad de contar en tiempo y forma con todos los jugadores sudamericanos”, explicó este sábado la entidad, en momentos en los que desde cada país surgían dudas sobre cómo afrontar la doble fecha sin muchas de las estrellas, sobre todo en el caso de los argentinos, brasileños, uruguayos y colombianos.

“La FIFA analizará la reprogramación de la fecha, en coordinación con la CONMEBOL y las asociaciones miembro. Próximamente, se estudiarán las diferentes opciones para la realización de los partidos”, completó el comunicado en su red social la entidad madre sudamericana.

Para la quinta jornada, además de Argentina-Uruguay (en Santiago del Estero) estaban previstos Bolivia-Perú, Venezuela-Ecuador, Chile-Paraguay y Colombia-Brasil, entre el 25 y el 26 de este mes. Y en la sexta, junto a Brasil-Argentina (en Recife), estaban programados Ecuador-Chile, Uruguay-Bolivia, Paraguay-Colombia y Perú-Venezuela, el martes 30.

La decisión final se tomó luego de una reunión virtual de la que participaron las diez asociaciones sudamericanas junto a Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol, y Gianni Infantino, su par de la FIFA. La postura de los países de esta parte del mundo era firme: jugar con los futbolistas seleccionados que militan en Europa, ya que de esa manera se garantizaba la igualdad deportiva: todos los equipos saldrían a la cancha con sus mejores hombres. Por otro lado, aceptar que vinieran jugadores “de algunos países europeos sí y de otros no” implicaba sentar un peligroso precedente a futuro: las diferentes ligas podrían aplicar criterios discrecionales para evitar prestar a sus futbolistas de aquí en adelante.

El fondo de la cuestión es una cláusula que la FIFA introdujo en sus reglamentos y que les permite a los clubes europeos negar a sus futbolistas y no ser castigados. Antes de la pandemia, las entidades estaban obligadas a permitir que sus jugadores convocados viajaran con sus seleccionados. Si no lo hacían eran castigados. La “cláusula por pandemia” vence a principios de abril, aunque si la situación epidemiológica se mantiene, no aumenta en forma considerable el número de vacunados en el mundo y continúan apareciendo nuevas cepas de coronavirus, lo más probable es haya una considerable presión en el Viejo Continente para renovarla y que se mantenga.

La incertidumbre radica en cuándo jugar ahora los dos partidos que quedaron fuera del calendario. Sobre todo, porque la agenda no ofrece demasiados huecos. Sobre la mesa hubo dos posibilidades concretas: retrasar el comienzo de la Copa América o pensar en que las ventanas de septiembre y octubre sean más largas y permitan la disputa de tres partidos, en lugar de los dos que suelen jugarse. “Hoy se decidió la suspensión y nos vamos a poner a trabajar inmediatamente para ver cuándo se pueden disputar estos partidos”, contó una fuente de la Conmebol.

En Luque, cerca de Asunción, donde está emplazada la sede de la confederación sudamericana, no quieren tocar nada referido a la Copa América, el torneo de selecciones más antiguo del mundo. Por eso, ni siquiera se les cruza por la cabeza modificar el cronograma de una competencia propia para hacerle lugar a otra ajena, como las eliminatorias, que son de FIFA. Mucho menos cuando el ente rector se había comprometido a conseguir los permisos para que todos los futbolistas pudieran viajar. Y no pudo lograrlo.

Luis Suárez y Lionel Messi tendrán que esperar para verse las caras con sus respectivos seleccionados; la Conmebol aplazó hoy la doble fecha de eliminatorias de marzo: Argentina y Uruguay iban a jugar el 26 en el estadio Madre de Ciudades, de Santiago del Estero.
Luis Suárez y Lionel Messi tendrán que esperar para verse las caras con sus respectivos seleccionados; la Conmebol aplazó hoy la doble fecha de eliminatorias de marzo: Argentina y Uruguay iban a jugar el 26 en el estadio Madre de Ciudades, de Santiago del Estero.Twitter

En la antesala de la reunión de hoy fueron varios los entrenadores de la Liga Premier inglesa los que protestaron con anticipación ante la posibilidad de que sus futbolistas fueran convocados y luego se perdieran otros diez días por la cuarentena obligatoria de regreso. El español Pep Guardiola (Manchester City) y el alemán Jürgen Klopp (Liverpool) fueron los abanderados. En Leeds, el equipo que dirige Marcelo Bielsa, respiraron aliviados con la postergación. Temían que la gran temporada del brasileño Raphinha lo catapultara a la convocatoria.

Fuente: LA NACION – Fotos: Pedro UGARTE / AFP – Archivo – Twitter – LA NACION Deportes – Tweets ImagenCONMEBOL.com@CONMEBOL – ImagenCopa Mundial FIFA 🏆@fifaworldcup_es – LA NACION – Deportes