//Más allá del superclásico River, de la goleada en contra a la goleada a favor: las poderosas inferiores del fútbol femenino

Más allá del superclásico River, de la goleada en contra a la goleada a favor: las poderosas inferiores del fútbol femenino

Aunque la AFA solo obliga a tener un equipo de Primera y de Reserva, el club de Núñez cuenta con más de 100 futbolistas y categorías Sub 12, Sub 14 y Sub 16.

Las muñecas quedaron a un costado; la cocinita de plástico también. La pelota de fútbol que durante la infancia de sus madres fue un objeto infame es la parte fundamental del juego que si quieren pueden jugar. Todavía con barreras, es cierto. Pero cada vez son menos los clubes que prohíben y más las niñas que desean jugar a la pelota y que ven que es posible.

Como el martes a la noche, cuando la TV mostró la final del Torneo Transición femenino que Boca le ganó 7-0 a River en uno de los mejores estadios del país. Aunque si de divisiones formativas se trata, es el Millonario el equipo que golea, ya que el Xeneize por ahora solo cuenta con Primera y Reserva, las categorías exigidas por la AFA.

Daniel Reyes, en la previa del partido en TNT Sports, lo dejó en claro: “La clave de todo de cara a lo que viene es enfocarnos fuertemente todos los equipos en las categorías de formación”. El entrenador de River no se refería en vano a una gestión que se inició en 2014 y que ya tiene a más de 100 chicas jugando al fútbol en el club entre las categorías Sub 12, Sub 14, Sub 16 y Reserva (Sub 19), además de una escuelita de formación que surgió en 2020 pero frenó la pandemia del coronavirus.

La foto de portada de la sección de fútbol femenino incluye a las nenas de las inferiores. Foto Prensa River

La foto de portada de la sección de fútbol femenino incluye a las nenas de las inferiores. Foto Prensa River

“Cuando arrancamos, lo que intentamos fue replicar el modelo del fútbol masculino, en el que River siempre se caracterizó por tener buenas inferiores y muchos chicos promovidos al plantel superior, además de abastecer a las selecciones nacionales con sus jugadores. Es como una marca registrada del club. Entonces, empezamos a apostar a eso, a que las jugadoras lleguen en mejores condiciones a la Primera, porque sino tenés jugadoras increíbles técnicamente pero no la rompen porque les falta trabajo de formación”, le dice a Clarín Gabriela Cenoz, integrante de la comisión directiva de fútbol femenino del club de Núñez.

Para la dirigenta, “ahí está la base para que el fútbol femenino crezca porque no sirve que haya cuatro equipos (River, Boca, San Lorenzo y UAI Urquiza) que siempre tienen posibilidades de campeonar”.

Y completa: “A nosotras, en la final no nos fue bien pero tampoco hay una diferencia de siete goles entre River y Boca. Fue una noche en la que a ellas les salió todo y a nosotras nada y fue un caos. Lo que hay que generar, para que también sea más atractivo para el público, es que haya más equipos en condiciones de pelear la punta y no les ganes por goleada a todos los equipos porque sos River o Boca. Es importantísimo que se haga hincapié en divisiones inferiores por eso, porque de ahí van a llegar bien físicamente y con fuerza a la Primera”.

Daniel Reyes, el responsable del fútbol femenino profesional de River, durante la final del Torneo Transición en la cancha de Vélez. Foto  EFE/AGUSTÍN MARCARIAN

Daniel Reyes, el responsable del fútbol femenino profesional de River, durante la final del Torneo Transición en la cancha de Vélez. Foto EFE/AGUSTÍN MARCARIAN

Tanto la Primera como la Reserva de River se entrenan todos los días, mientras que la Sub 16 lo hace cuatro veces a la semana y para la Sub 14, que es bicampeona de la Copa Nacional de Conmebol, la cuarta práctica es opcional. La realidad es muy distinta a otros equipos con menos inversión, como puede ser El Porvenir, el único club que no marcó goles en el Torneo Transición y junto a Villa San Carlos no sumó puntos, donde suelen entrenarse apenas dos veces por semana.

El otro aspecto importante y diferencial que confirma Cenoz es haberle confiado el fútbol femenino a especialistas, como fueron Diego Guacci en el pasado y Daniel Reyes, quien antes de ser su ayudante de campo era el encargado del equipo femenino de una escuela privada en La Lucila con fuerte impronta estadounidense, donde se encontró a chicas que se habían formado en ese fútbol de alto nivel.

“Ellos históricamente se dedicaron a las divisiones femeninas. Y lo que hicimos en las divisiones inferiores fue también incorporar en los cuerpos técnicos a ex jugadoras del plantel de Primera. Las invitamos a que hagan la carrera de preparadoras físicas o directoras técnicas para que también ellas se vayan profesionalizando y tengan una salida laboral por ese lado. Así, todas nuestras divisiones inferiores están dirigidas por ex jugadoras: Estefanía Fontán, Marina Fiorotto y Viviana Vázquez Roa”, aporta Cenoz.

Lorena Benítez, de Boca, disputa el balón con Vanessa Penuna, de River, en la final del Torneo Profesional Femenino de Primera División Argentina entre Boca Juniors y River Plate en el estadio José Amalfitani en Buenos (Aires). EFE/Juan Ignacio Roncoroni POOL

Lorena Benítez, de Boca, disputa el balón con Vanessa Penuna, de River, en la final del Torneo Profesional Femenino de Primera División Argentina entre Boca Juniors y River Plate en el estadio José Amalfitani en Buenos (Aires). EFE/Juan Ignacio Roncoroni POOL

La falta de competencia del fútbol formativo es una deuda que tiene la AFA con clubes como River y que tal vez ayude a entender porqué otros prefieren todavía no gastar recursos en inferiores que irremediablemente necesitarán en el futuro.

“Es complicado el tema de la competencia, aunque ahora AFA largó un programa con muchísimo más desarrollo para las inferiores. Ahora, si no estás como club generando amistosos es muy difícil hacerlas entrenar sin un objetivo y sin jugar, que es lo que les gusta. Por suerte ese nivel empezó a crecer y llegan invitaciones para jugar en lugares que no requieren demasiado costo y como River lo podemos afrontar. Pero para un club más chico poner un micro para ir al interior del país también es una cuestión costosa”, reconoce la dirigente.

Los frutos se ven en los seleccionados juveniles. El año pasado, River fue el club que más aportó para el Sudamericano Sub 20: fueron convocadas Giuliana González, Nicole Hain, Stephanie Melgarejo (reemplazó a la lesionada Martina Del Trecco, también del club), Justina Morcillo y Melina Melipil. Mientras que hace tres meses Belén Ludueña, Sofía Domínguez, Catalina Alfonso, Lara Esponda y Luciana Duarte participaron de los entrenamientos de la Sub 17 de Diego Guaci, responsable también del Sub 15 junto a Bárbara Abot.

Para nosotros es súper importante y para las jugadoras también ser convocadas a las selecciones nacionales, sobre todo cuando son bien jovencitas y lo que buscan es mostrarse y desarrollarse. En el pasado, también les daba un entrenamiento de calidad que en sus clubes no tenían. Eso ya no sucede y por eso comienza esa pelea de ‘no me saques jugadoras porque tengo un partido’, como nos ocurrió el año pasado durante el torneo de Reserva y convocatorias a amistosos de la Sub 17. Entendemos que la Selección necesita crecer para seguir formándose pero nosotros también defendemos lo nuestro y ese era nuestro campeonato, porque en las divisiones inferiores es donde vemos todo nuestro trabajo plasmado“, refuerza.

Para 2021, la AFA solo obliga a los clubes a tener 12 jugadoras con contrato en el plantel de Primera y un equipo de Reserva Sub 19. Mientras que recién el próximo año se exigirá un equipo juvenil Sub 16 y en 2023, uno Sub 14. “No podemos arrancar desde abajo, porque hoy los clubes no tenían chicas jugando al fútbol, pero sí escalonadamente desde arriba, dándoles tiempo para que se preparen para incorporarlas”, explicó Jorge Barrios, presidente de la comisión de fútbol femenino, cuando se hizo el anuncio.

La otra deuda es lograr un fútbol femenino federal. Actualmente, los equipos del torneo de Primera son del AMBA, a excepción de Rosario Central, que fue incorporado en 2019 sin pasar por el ascenso, una medida que generó cierta rispidez. Buenas jugadoras hay y así lo demuestran las convocatorias de las selecciones, donde Social Lux de Rosario es un habitué. En ese sentido, será importante la implementación desde esta temporada de la Copa Federalalter ego de la Copa Argentina masculina, que tendrá en su fase final la misma cantidad de equipos de la Fase Preliminar Metropolitana y de la Fase Preliminar Regional.

La deuda que River tiene con sus jugadoras, en tanto, es habilitarles el Monumental, un estadio en el que aún no pudieron jugar. Quizás la renovación del Antonio Vespucio Liberti les abra definitivamente las puertas a ellas.

Fuente:Sabrina FaijaSabrina Faija Clarín.com Deportes – Fotos: Federico Imas – Prensa River – EFE/AGUSTÍN MARCARIAN – EFE/Juan Ignacio Roncoroni POOL – Clarín.com – Deportes – Twitter Selección Argentina 🇦🇷Selección Argentina

🇦🇷@Argentina – Clarín.com Deportes