//Lionel Messi se queda con el récord de goles que Pelé conservó durante 46 años

Lionel Messi se queda con el récord de goles que Pelé conservó durante 46 años

No es la temporada más goleadora ni certera de Lionel Messi, pero su legado es tan frondoso que lo que va sumando en la actualidad, aunque sea más espaciado, contribuye a redondear cifras míticas. Parecía que iba a ser de penal, vía por la que había convertido 5 de sus 8 goles en la temporada, pero el arquero de Valencia, Domenech, le desvió el remate al arrojarse sobre su derecha. La jugada continuó, vino el centro y de cabeza, casi enroscado en la red, Leo hizo uno de sus goles menos estéticos, pero de un alto valor estadístico, que lo puso de tú a tú con Pelé.

A casi tres semanas de un homenaje a Diego Maradona en el que sorprendió a la audiencia global como lo hace con los defensores rivales con la pelota en los pies, el rosarino se ocupó este sábado del otro gran tótem de la historia del fútbol mundial: Pelé. En el caso de O Rei lo hizo con el sentido competitivo que lo caracteriza y la puntualidad para ir alcanzando los más diversos récords. La última plusmarca que hizo suya tenía una vigencia de 46 años, desde que en 1974 Pelé cerró una gloriosa carrera de 19 temporadas en Santos con 643 goles oficiales -en 757 partidos-, la mayor cantidad lograda por un jugador en un solo club. Luego su carrera siguió en el Cosmos de Nueva York.

Desde que el 1° mayo de 2005 convirtió su primer tanto oficial para Barcelona con una emboquillada sobre el arquero Valbuena (Albacete), Messi emprendió una misión tan metódica y rutinaria como rutilante: una progresión goleadora que más de 15 años después lo pone (a la misma altura/ un peldaño por arriba de Pelé. Con el gol/goles a Valencia, al que ya le había anotado 28 en 16 cotejos anteriores, estableció el contador personal en 643 festejos en 748 encuentros.

Pelé le entrega un premio a Messi durante una gala organizada por la FIFA
Pelé le entrega un premio a Messi durante una gala organizada por la FIFA

En los últimos años habían quedado en su espejo retrovisor el checo Josep Bican (534 en Slavia Praga) y Gerd Müller (525 en Bayern Munich). Cristiano Ronaldo suma 652 goles, pero los tiene distribuidos entre Sporting Lisboa (5), Manchester United (118), Real Madrid (450) y Juventus (79).

Ronald Koeman, que intenta ser cercano a Messi sin caer en un embeleso que difumine la frontera entre un entrenador y un jugador, fue más efusivo que de costumbre: “Sus cifras son impresionantes. No vamos a tener en este club un jugador que haya dado tanta efectividad. Es el número 1. Es un jugador muy importante, nuestro ataque depende de Leo”.

Desde Valbuena hasta Jaume pasaron más de 160 arqueros doblegados por una magia incombustible. El brasileño Diego Alves, el arquero de Flamengo que no contuvo ningún penal en la definición ante Racing por la Copa Libertadores, fue el que más lo padeció en sus 10 años en el fútbol español. Messi le anotó 21 goles en los 17 cotejos que lo enfrentó cuando ocupó la valla de Almería y Valencia.

Su víctima más recurrente ha sido Sevilla, al que le señaló 37 tantos en 24 cotejos. Al amplio catálogo del rosarino solo le falta completar un casillero: no tiene ningún gol de córner olímpico.

La certeza de los datos se combina con la incertidumbre sobre su futuro. Barcelona, como club, es desde hace un tiempo un espacio poco contenedor por las sucesivas crisis políticas, económicas y futbolísticas. La fidelidad y la larga relación entre Messi y Barcelona está amenazada como nunca antes. Como ciudad, el rosarino ya aclaró que la urbe catalana tiene todo lo que necesita para seguir adelante con su proyecto familiar, junto a su esposa Antonella y los hijos Thiago, Mateo y Ciro.

Los 25 goles en la Liga de España de la temporada pasada

Si el que viene a partir de enero se trata de su último semestre de una trayectoria inigualable en el club al que llegó con 13 años, Messi no está dejando ninguna cuenta pendiente, sea en títulos colectivos o individuales. Mientras el N° 10 guarda un estricto silencio sobre sus futuros pasos, en las últimas semanas hubo declaraciones para aumentar las especulaciones. Por un lado, Carles Tusquets, presidente de la Comisión Gestora, encargada de la administración del club hasta las elecciones de enero próximo, dijo que económicamente hubiese sido conveniente vender a Messi en el último mercado de pases, cuando el rosarino quiso irse por una cláusula contractual.

Los 643 goles oficiales en Barcelona

La Liga: 450 goles (498 partidos).

Champions League: 118 (147)

Copa del Rey: 53 (75)

Supercopa de España: 14 (19)

Supercopa de Europa: 3 (4)

Mundial de Clubes: 5 (5)

Desde París, Neymar expresó que su ilusión de volver a jugar con su amigo Messi es posible. “Es lo que más quiero y seguramente el año que viene podría darse”, dijo Ney. De hacerse realidad ese deseo, no será en Barcelona, que no tiene los euros para semejante operación. Quizá el reencuentro podría darse en PSG, donde al brasileño lo une un contrato hasta 2022. De momento, Messi y Neymar, que suelen mantener un contacto frecuente vía Whatsapp -junto con Luis Suárez crearon un grupo denominado “los tres sudacas”-, intercambiarán un cálido saludo presencial cuando en febrero y marzo próximo se enfrenten por los octavos de final de Champions League.

El primero oficial, en 2005, a Albacete

A los 80 años, Pelé está fuera de la escena pública, recluido en su casa de Brasil, en medio de rumores sobre su estado de salud y un ánimo supuestamente decaído, presunción que su entorno desmintió. O’Rei nunca se caracterizó por darle la bienvenida a Messi al panteón de los mejores de la historia. Si bien en alguna oportunidad manifestó que le hubiese gustado jugar con el rosarino “porque es un futbolista espectacular”, también consideró que “Maradona y Cristiano Ronaldo son mejores”, y respondió en tercera persona para defender su elevado egocentrismo cuando le pidieron que se cotejara con Messi: “Para que alguien se compare con Pelé tiene que tener un buen remate de zurda y de derecha, además de convertir de cabeza. Y haber ganado tres mundiales. Entonces hablaremos”. Puso el foco en los ítems que lo destacan por encima de Leo.

En este 2020 fragmentado por el largo paréntesis que impuso la pandemia. Messi igual se hizo tiempo para superar la cifra de los 700 goles entre Barcelona y el seleccionado argentino. Esto ocurrió en junio, ante el Atlético de Madrid, cuando Pelé tuvo palabras de reconocimiento. O al menos su community manager se encargó de las alabanzas en las redes sociales: “Con Messi sobran los comentarios. Incansable, maravilloso y brillante. Es lindo verte jugar. Bienvenido al club de los 700 goles. ¡Gracias por el espectáculo!”.

En la Champions League, para todos los gustos

Bajo el influjo preponderante de Pelé, Brasil patentó el “jogo bonito”, una estética en la que la riqueza técnica individual impregnaba la vocación ofensiva. A principios de la década del 60, Pelé lideró una delantera de Santos que tuvo a socios ilustres, como Mengalvio, Dorval, Coutinho (370 goles) y Pepe (407). En la final de la Copa Libertadores de 1963, Santos se consagró con un 2-1 a Boca en la Bombonera, con goles de Pelé y Coutinho.

Desde que en 2008 heredó la N° 10 de su amigo Ronaldinho, Messi -con ese emblemático número en la espalda acaba de superar los 600 tantos- fue depurando su perfil de definidor, fuera desde la derecha como punto de partida, de falso N° 9, de delantero libre, con remates desde fuera del área, de tiro libre, de penal, con definiciones sutiles, a un toque, precedidas de gambetas. Una batería de recursos y variantes contra los antídotos rivales para controlarlo. Abastecido y respaldado durante más de una década por el fútbol de Xavi e Iniesta, Messi estuvo rodeado por atacantes de diferentes características, todos de nivel internacional: Ronaldinho, Eto’o, Henry, Ibrahimovic, Villa, Alexis Sánchez, Neymar, Suárez. En la actualidad, le toca ser el referente y apadrinar un ataque en el que emergen los juveniles Ansu Fati -se recupera de una lesión- Pedri, Trincao y Riqui Puig.

Detrás de esas 643 conquistas hay un futbolista que fue siete veces Pichichi (máximo anotador) de la Liga de España, que tiene el récord en la Liga (450/451 -en 2014 dejó atrás los 251 de Telmo Zarra); que en 2012, con 91, batió la plusmarca de 85 de Gerd Müller para un año calendario, y que con los 50 de 2011/12 estableció un récord para un solo torneo.

Guardiola, durante sus cuatro años en Barcelona, fue el director técnico que sacó el mejor rendimiento de Messi
Guardiola, durante sus cuatro años en Barcelona, fue el director técnico que sacó el mejor rendimiento de Messi Fuente: Archivo

Lo consiguió a las órdenes de nueve entrenadores: Frank Rijkaard, Pep Guardiola, Tito Vilanova, Jordi Roura (interino), Gerardo Martino, Luis Enrique, Ernesto Valverde, Quique Setién y Ronald Koeman. Durante los cuatro años (2008/12) que compartió con el actual director técnico de Manchester City transitó su etapa más fructífera: 211 goles en 219 cotejos

Pelé hizo el primer oficial con 15 años. Messi, con 17 años y 312 días, lo cual lo constituía en 2005 en el anotador más joven en la historia del Barsa; un registro que después fue quebrado primero por Bojan Krick y, en agosto de año, por Ansu Fati, con 16 años y 304 días.

Traducido en títulos, los goles de Messi equivalen a 34 títulos, entre locales e internacionales, con Barcelona, entre los que sobresalen cuatro Champions League, 10 Ligas de España y tres Mundiales de Clubes. Los de Pelé se reflejan en 25 títulos con Santos, con mención especial para las dos copas Libertadores, dos copas Intercontinentales y seis Brasileiraos.

Instalado desde hace más de cuatro años como máximo goleador del seleccionado argentino al superar los 54 de Gabriel Batistuta, Messi puede darle caza a Pelé, que tiene la plusmarca sudamericana, con 77 para Brasil. Leo, con el penal convertido a Ecuador por las eliminatorias, suma 71.

Recientemente, la revista France Football, a través del voto de 140 periodistas de distintos países, juntó a Messi y Pelé en la formación ideal de la historia, en la que también tiene un lugar Diego Maradona. Poseedor de un nuevo récord, la línea de tiempo de Messi, a los 33 años, pasa por el día a día de quien ya es una leyenda.