//Lionel Messi en PSG: los admiradores secretos, los archirrivales y los desconocidos que serán sus compañeros

Lionel Messi en PSG: los admiradores secretos, los archirrivales y los desconocidos que serán sus compañeros

Sergio Ramos, famoso por sus encontronazos con La Pulga con la camiseta de Real Madrid, será uno de los líderes del vestuario.

El nuevo PSG será una torre de Babel del fútbol. El equipo dirigido por el argentino Mauricio Pochettino, multicultural como Francia o como Qatar, cobijará futbolistas con 11 pasaportes distintos, y tendrá al argentino Lionel Messi como jugador franquicia. Cualquier futbolista del planeta sabe quién es La Pulga y muchos de ellos, incluso, aspiran a ser como él. El rosarino compartirá vestuario en el Parque de los Príncipes con amigos de hoy, archienemigos de ayer y colegas que lo admiran. Es la era de los Nuevos Galácticos o, como quizás se escuche en Champs Elyseés dentro de poco, es la era de “Les Galactiques”.

Los combates futbolísticos (y no tanto) entre Sergio Ramos y Lionel Messi fueron un condimento de LaLiga de los últimos años. Capitán de Real Madrid vs. capitán de Barcelona, ahora se encontrarán bajo el mismo manto; la misma camiseta. Será raro ver cómo el guerrero de barba acorrala a un árbitro para que amoneste o expulse a un rival por una patada a La Pulga, tantas veces víctima de las artes defensivas del forzudo sevillano.

Lionel Messi vuela y Sergio Ramos se queda con la pelota: una instantánea de la rivalidad entre ambos, que ahora compartirán vestuario en París.
Lionel Messi vuela y Sergio Ramos se queda con la pelota: una instantánea de la rivalidad entre ambos, que ahora compartirán vestuario en París.Reuters

Por lo pronto, la rivalidad parece haber quedado a un lado: el diario El País, de España, contó que lo primero que hizo Ramos cuando se enteró de la llegada de Messi a la capital francesa fue ofrecerle su propia casa para que La Pulga se alojara allí con su familia en caso de no querer hospedarse en un hotel. La oferta de Ramos fue concreta: “Si tu familia y tú prefieren estar en una casa antes de que en un hotel, pueden quedarse en la mía”. El periódico madrileño agregó: “Sergio admira y respeta mucho a Leo. Antes, la situación era la que era, ahora lo defenderá como a uno de los suyos”. Eso implica que ante el primer golpe de un rival, aquel enemigo de ayer integrará desde hoy su guardia pretoriana. La de los guardaespaldas de La Pulga.

En el vestuario de PSG, en el corazón de París, ya se habla español. Además de Ramos, Messi compartirá equipo con otros ex Real Madrid como Keylor Navas y Achraf Hakimi, el único refuerzo para esta temporada que implicó un desembolso para el equipo francés: 70 millones de dólares fueron a parar a la tesorería de Inter de Milán por el pase de uno de los mejores laterales derechos del mundo, que apenas tiene 22 años y que se formó en las inferiores merengues. Hakimi, marroquí de dientes de marfil, fue todo sonrisas a la hora de abrazar por primera vez a Messi y darle la bienvenida al club parisino. “Sé que hay grandes jugadores que también quieren venir a este club”, había dicho el lateral en una entrevista con BeIN Sports hace unos días. Seis veces ganador del Balón de Oro, el rosarino es uno de ellos. También forman parte del plantel de Pochettino otros españoles como Juan Bernat, Pablo Sarabia y Ander Herrera. Este último, interrogado el fin de semana pasado luego de la victoria en el estreno de la Ligue 1 ante Troyes, no dudó en calificar a Messi como “el mejor jugador de la historia”. “Jugué (y sufrí) contra él en España”, recordó luego del partido.

Sarabia, por su parte, era el dueño de la camiseta 19, uno de los números ofrecidos al rosarino una vez que se confirmó su llegada. Su amigo Neymar será una especie de chaperona en el vestuario (y así le devolverá los servicios prestados cuando el brasileño aterrizó en el Camp Nou y fue el argentino el que lo guió por los pasillos del club de su vida; de su casa). El brasileño le ofreció la 10, casi entendiendo que su rol en el equipo pasa a ser secundario detrás de la estrella llegada de Cataluña. Messi optó por la 30, que ya había usado en su debut en Barcelona. Porque, en definitiva, PSG implica un volver a empezar.

Messi tendrá dos compañeros italianos a los que valora. Uno es Marco Verratti, amo y señor del mediocampo en la Italia campeona de Europa. “Viene demostrando que es un grandísimo jugador, que es uno de los mejores del mundo en su puesto. Es verdad que en el Barcelona se le quiso durante muchos años. Hoy toca que sea al revés y que yo venga acá para jugar con él. Es un fenómeno, lo pude conocer como persona también y es un chico espectacular”, lo llenó de elogios La Pulga. En rigor, Messi y el diminuto italiano se conocieron por intermedio de Ezequiel Lavezzi, como publicó el diario francés L´Equipe. En los últimos días, una foto de La Pulga con Neymar, Ángel Di María y Leandro Paredes en Ibiza se hizo viral y dio pie a infinidad de especulaciones sobre lo que terminaría ocurriendo. En esa instantánea estaba también Verratti, casi un argentino más del vestuario.

En el último partido de Champions League con la camiseta de Barcelona, Lionel Messi pelea por la pelota con Marco Verratti; fue en el Parque de los Príncipes, que ahora será el nuevo hogar de ambos.
En el último partido de Champions League con la camiseta de Barcelona, Lionel Messi pelea por la pelota con Marco Verratti; fue en el Parque de los Príncipes, que ahora será el nuevo hogar de ambos.Aurelien Meunier – PSG – PSG

Pero Verratti no es el único al que Barcelona pretendió y ahora compartirá equipo con La Pulga. Otro de ese selecto grupo de cracks que sonó para el equipo blaugrana es Gianluigi Donnarumma. El gigante italiano tenía apenas cinco años cuando el rosarino hizo su debut oficial con la camiseta del equipo español. Hace unos meses, cuando Joan Laporta, el presidente que no pudo renovar al capitán, buscaba nombres para conformar un equipo competitivo y seducir al argentino, el arquero integró esa selecta lista. Pero su presente, como el de Messi, está en París. Donde también arribó gratis tras un mercado de transferencias que será recordado durante años. “Voy a estar muy contento si viene a París. Es el mejor del mundo y estoy muy feliz y entusiasmado con el solo hecho de pensar en tenerlo en el equipo”, dijo el italiano cuando la transferencia no era un hecho. Hace unos años, y en una entrevista con la Gazzetta dello Sport, el arquero de apenas 22 años había dicho que Messi “nació como un fenómeno”.

El ladero de Sergio Ramos será otro viejo conocido de Messi: Marquinhos, a quien La Pulga conoce de enfrentarlo en partidos con Barcelona y, sobre todo, el seleccionado argentino. Se trata del peso más pesado del vestuario, a tal punto que porta la cinta de capitán y es probable que ni siquiera la llegada del argentino modifique esa selección. Será la primera gran decisión de Pochettino. El brasileño, uno de los ídolos del equipo, bautizó a Messi como “una fiera” y será otro de los que lo defienda cada vez que un rival le levante una pierna en su afán por robarle la pelota.

Marquinhos, emblema del seleccionado francés y de PSG, es eludido por Lionel Messi durante la final de la Copa América, disputada en el estadio Maracaná; ambos serán compañeros en PSG.
Marquinhos, emblema del seleccionado francés y de PSG, es eludido por Lionel Messi durante la final de la Copa América, disputada en el estadio Maracaná; ambos serán compañeros en PSG.Andre Penner – AP

El neerlandés Georginio Wijnaldum es otro de los talentosos mediocampistas admirados por Messi y que, junto con Verratti y su amigo Paredes, ahora tendrán la tarea de asistirlo para que La Pulga haga lo que mejor sabe: ridiculizar a los defensores rivales y anotar goles. “Messi estaba encantado con que el Barcelona cerrara su transferencia”, dijo el representante de Wijnaldum cuando el equipo español trataba de contratarlo. Finalmente, una conversación con Pochettino y más euros sobre la mesa cambiaron el destino del mediocampista, que terminó en París. Wijnaldum fue otro de los que apeló a su mejor sonrisa en su primera aproximación al refuerzo estrella, ese argentino que vino de Barcelona. La admiración, al parecer, es mutua.

En las primeras palabras de Messi como futbolista de PSG apareció “Ney”, estuvo “Lean” (Paredes) y también tuvo su lugar “Fideo” (Ángel Di María). En el plantel de PSG hay un argentino más, ignorado por el séxtuple Balón de Oro. Es Mauro Icardi, que hasta acá era el 9 del equipo y que le dio la bienvenida a La Pulga en sus redes sociales. Quizás Messi sepa que el goleador abandonará la capital francesa en este mercado. La relación entre ambos sigue en la era del hielo.

Fuente:Ir a notas de Alejandro Casar GonzálezAlejandro Casar González  LA NACION – Fotos: Manu Fernandez – AP – Reuters – Aurelien Meunier – PSG – PSG – Andre Penner – AP – LA NACION Deportes – Video: DESMONTANDO EL CHIRINGUITO – You Tube – LA NACION Deportes