//La foto del final: Messi y Neymar a pura risa

La foto del final: Messi y Neymar a pura risa

El 10 argentino y el 10 brasileño se quedaron charlando. Cuando perder no es trágico. Ney está feliz por su amigo.

Neymar perdió. Sí. Brasil no pudo y el 10 rompió en llanto, arrodillado en su Maracaná. Le dolió, claro, como a cada brasileño. O como a nosotros cuando perdimos ahí hace siete años. Sin embargo, la tristeza de Ney tem fim. Luego de descargarse, el crack del PSG saludó a cada argentino y se dio un abrazo interminable junto a Lionel Messi, su gran amigo. No conforme con eso, también lo esperó cerca del vestuario y sonrió junto a Leo y a Leandro Paredes, compañero en París. Cuando perder no es trágico.

Ser enorme en las malas es aún más grande. Y algo de eso hay en Neymar, un jugador que liga (y también exagera) en la cancha, pero que cuando el partido termina, es un señor. Lo demostró saludando hasta con una sonrisa a Otamendi luego de la final, cuando el central argentino le dio una murra tremenda durante el encuentro.

Messi es el rey. Y Neymar, O Rei. Porque los dos son los que alimentan el fútbol, los que tratan bien a la pelota, los que te levantan del sillón cuando arrancan a pura gambeta. Adrenalina pura corre por la sangre de los 10. Y, para colmo, son amigos. Por eso la foto que se vio en el final es el amateurismo en su mejor expresión.

Así se vivió el Maracanazo desde la tribuna
Mirá también

Así se vivió el Maracanazo desde la tribuna

A Neymar poco le importó que estén las cámaras enfocando o los flashes explotando directo hacia él, sentado entre Messi y Paredes. ¿Le dirán algo en Brasil por haber perdido en casa y contra Argentina? Quizás… Pero a él le salió hacer eso, compartir un momento junto a dos amigos. Porque está feliz por ellos.

Es cierto, el ADN brasileño tiene una idiosincrasia muy distinta al argento. Ellos pueden perder y sufrir, pero en un abrir y cerrar de ojos les nace el carnaval y la alegría. Son así. No todos, se sabe. Pero gran parte de ellos, sí. Es envidiable. ¿Qué habrían hecho otros jugadores argentinos si perdían la final? ¿Sentarse y reírse junto a Ney? Y no se trata de criticar lo que siente cada uno, sino de valorar que el 10 de Brasil, el mejor de ellos, dejó de lado su tristeza para reír junto a nuestro 10.

Obrigado Ney. Y claro, gracias Leo.

Las fotos de Messi y Neymar a pura risa:

Neymar y Messi, a pura risa. (REUTERS)

Neymar y Messi, a pura risa. (REUTERS)

Neymar y Messi, a pura risa. (REUTERS)

Neymar y Messi, a pura risa. (REUTERS)

Neymar y Messi, a pura risa. (REUTERS)

Neymar y Messi, a pura risa. (REUTERS)

Neymar y Messi, a pura risa. (REUTERS)

Neymar y Messi, a pura risa. (REUTERS)

Neymar y Messi, a pura risa. (REUTERS)

Neymar y Messi, a pura risa. (REUTERS)

Neymar y Messi, a pura risa. (REUTERS)

Neymar y Messi, a pura risa. (REUTERS)

Ney también lloró:

Fue el que más intentó de Brasil durante los 90 minutos. Desde el arranque mostró su magia: a los 5′ le tiró un sombrero divino a Gio Lo Celso. La pidió siempre, se bancó patadas (como la de su compañero Leandro Paredes) y no dejó de intentar durante la final. Por eso, una vez que el uruguayo Ostojich pitó el final del partido, Neymar no pudo contener las lágrimas y lloró delante las cámaras.

Desconsolado, uno de los primeros que se acercó para tratar de calmarlo fue Vinicius Jr., delantero del Real Madrid. También se sumaron colaboradores del cuerpo técnico de Tite… Pero nada pudo sacar a Ney de esa tristeza por ver a la Selección campeón en el Maracaná.

También fue consolado por Leandro Paredes, con quien mantiene una amistad ya que comparten plantel el Paris Saint-Germain. Di María, otro cumpa en Francia, se sumó para tratar de hacerlo salir de ese momento. Y luego fue el turno del mismísimo Lionel Scaloni, que al verlo tan compungido se acercó, la abrazó y le dedicó unas palabras.