//Boca: Carlos Zambrano, el “defensor de categoría” que no logra justificar la apuesta y preocupa a Russo

Boca: Carlos Zambrano, el “defensor de categoría” que no logra justificar la apuesta y preocupa a Russo

Miguel Angel Russo no se caracteriza por dejar títulos rutilantes en sus habituales respuestas de conferencia de prensa. Sin embargo, cuando quiere, puede ser muy categórico para expresar su preocupación ante algo que no le gusta de su Boca. Y ayer, sin nombrarlo, uno de los apuntados fue Carlos Zambrano.

Preocupan las distracciones, especialmente las de pelota paradaNo podés cometer errores ahí“, dijo el experimentado entrenador tras el agónico 2 a 2 ante Gimnasia en la Bombonera, en el debut en la Copa de la Liga. Y agregó: “Uno junta todas las líneas. En algún momento perdíamos por las bandas, también por el medio quedábamos desconectados. Eso viene con trabajo y formas”.

Ante la obsesión de volver a levantar la Copa Libertadores después de que en 2007 obtuviera la última, Boca intenta apuntar a futbolistas con buen ritmo de juego o bien que tengan la experiencia de haber sido parte de alguna selección para jerarquizar el plantel. Entre varios apellidos, uno de los casos es el de Zambrano, el zaguero peruano que Ricardo Gareca -técnico de aquella selección- le sugirió al Consejo de Fútbol, liderado por Juan Román Riquelme, que también había pedido referencias para contratarlo. A más de un año de su llegada, el balance personal lejos está de colmar las expectativas que había generado.

Russo pisa la Bombonera, antes del partido con Gimnasia. Eligió a Zambrano por encima de Lisandro López para arrancar el campeonato.
Russo pisa la Bombonera, antes del partido con Gimnasia. Eligió a Zambrano por encima de Lisandro López para arrancar el campeonato. Crédito: Tomás Cuesta / LA NACION

Aquello se había elevado todavía más con su presentación. Claro que el hincha xeneize lo conocía, justamente, de verlo en acción con la camiseta albirroja, pero no tenía demasiadas certezas sobre la carrera hecha en Europa. Sin embargo, la jornada en la que se transformó en nuevo jugador xeneize, Jorge Bermúdez (uno de los integrantes del Departamento de Fútbol), que brilló en ese puesto en los años gloriosos de Bianchi, tomó el micrófono e ilusionó a todos: “Necesitamos defensores de verdad y gente con categoría. Él la tiene”, afirmó el colombiano en enero de 2020.

Le tocó debutar en el estreno del equipo en la Copa Libertadores pasada, en el 1-1 ante Caracas en Venezuela, como preparación a lo que se le vendría. Ya se sabía que cuatro días después, ante una lesión de Lisandro López y la suspensión de Carlos Izquierdoz, disputaría aquel encuentro ante Gimnasia en el que el xeneize se impuso 1-0 y se consagró en la Superliga, sacándole el trofeo nada menos que a River. Parecía dejar conformes a muchos con sus primeros pasos en un club semejante, pero…

Carlos Zambrano, en un flojo partido ante Gimnasia, ve como Alemán está por anotar de cabeza
Carlos Zambrano, en un flojo partido ante Gimnasia, ve como Alemán está por anotar de cabeza Fuente: FotoBAIRES

El puesto no se lo había ganado nunca. Hasta ayer. Si post pandemia compartió equipo con algunos titulares fue por la decisión de Miguel Ángel Russo de administrar el descanso en medio de la doble competencia del año pasado sin descuidar el plano local (Copa Maradona 2020) en el que también terminó imponiéndose por penales ante Banfield hace cuatro semanas. No obstante, Boca arrancó anoche la nueva temporada y el peruano le ganó el lugar en la zaga a López, por las ganas del entrenador y del Consejo de observarlo más.

Guiffrey expuso más a Zambrano

Zambrano es un jugador de jerarquía y selección, pero -contrario a lo esperado por los directivos y cuerpo técnico- mantuvo la pálida imagen personal del campeonato pasado, más allá de que Boca jugó uno de los peores partidos de la era Russo. El zaguero de 31 años falló en el primer tanto de Gimnasia y los malos recuerdos de otros goles en los que fue responsable llegaron rápido a las mentes.

El xeneize había abierto el marcador como local a los 41 minutos en un partido que le estaba costando (y le costó) mucho, pero sobre el final de la primera mitad recibió el golpe de la igualdad. Y el Káiser, como lo apodan, estuvo en la foto: marcó de adelante a Guiffrey, que no precisó de un salto para ganarle la espalda y la pelota aérea, que terminó cabeceando al fondo de la red.

La falla ante Lanús

Es una postal que ya vivió varias veces. Por ejemplo, en el segundo gol que convirtió Lanús, en la Bombonera, durante la etapa inicial de la Copa Diego Maradona: también a los 44 minutos, Zambrano tenía ganada la carrera para rechazar la pelota que había llegado a su espalda, pero calculó mal el pique, se terminó trastabillando y Nicolás Orsini aprovechó toda esa ventaja para anotar su doblete de aquella tarde, que le dio el triunfo al Granate por 2 a 1.

Sobran ejemplos. Porque una jugada similar a la de anoche vivió en Avellaneda, ante Independiente, ya en la Zona Campeonato del mismo certamen: Silvio Romero le sacó jugo a la desatención del peruano ante el gran centro de Bustos, le ganó la espalda y metió el frentazo exitoso en el área chica. Esa noche, la asistencia y el gol de Edwin Cardona, tal como este domingo, lo terminaron salvando (2-1).

La desesperación para marcar a un juvenil de River

Aunque las dos fallas que más recuerdan los hinchas fueron en momentos cruciales de partidos de peso. Una se dio nada menos que en el superclásico del 2 de enero, cuando a los 28 minutos del complemento fue responsable del empate de River: más preocupado por agarrarle la camiseta a Federico Girotti que por ganarle la posición, Zambrano se terminó cayendo y el juvenil riverplatense no tuvo más que orientar el centro recibido a su cabeza para emparejar el trámite, pese a quedar de rodillas por el penal que le estaba cometiendo eel defensor.

El último antecedente previo al error de anoche bien pudo dejar a Boca sin la Copa Maradona. La final ante Banfield estaba casi ganada por el golazo de Cardona, pero la última pelota del partido cayó en el hombre marcado por Zambrano. Luciano Lollo tampoco precisó de un salto y sí algo de fuerza en el choque de cuerpos para sostener la desesperada reacción del zaguero por sacar la pelota. Pero al defensor del Taladro le alcanzó con peinarla y depositarla en el segundo palo para forzar los penales, donde el xeneize festejó su estrella N°70.

La floja marca que pudo dejar a Boca sin título

Carlos Zambrano sumó su encuentro número 15 con la camiseta azul y oro, y aún no marcó goles. Se ganó el puesto en el primer partido de la temporada 2021, aunque Boca sigue pagando con festejos rivales su fragilidad en la marca.

Fuente: Franco Tossi – LA NACION DEPORTES – Fotos: Crédito: Tomás Cuesta / LA NACION – Fuente: FotoBAIRES – LA NACION DEPORTES – Videos: TNT Sports Argentina – You Tube – LA NACION DEPORTES