//Grito de Ipiranga Fútbol y política desde los tiempos del general Roca y un pedido “muy” diplomático

Grito de Ipiranga Fútbol y política desde los tiempos del general Roca y un pedido “muy” diplomático

En 1912, en pleno festejo de los 90 años de la Independencia de Brasil, el ministro argentino les pidió a los jugadores argentinos que pierdan.

“Muchachos: hay que ser más diplomáticos. No olviden ustedes que el Brasil está celebrando hoy el aniversario del grito de Ipiranga. No es justo que ellos pierdan el partido. Hay que dejarlos ganar. ¡Háganlo por la paz de América, muchachos!

La voz firme y castrense del general Julio Argentino Roca retumbó en el vestuario argentino del estadio das Laranjeiras del Fluminense. Había terminado el primer tiempo y los argentinos ganaban 3 a 0. Roca, en negociaciones bilaterales, intuyó que un resultado de fútbol podía cambiar el humor de sus pares brasileños.

Lo que sucedió ese 12 de septiembre de 1912 ante un combinado de Río de Janeiro lo contó 19 años después Maximiliano Susan, temible goleador de aquellos años, en la revista Caras y Caretas del 3 de octubre de 1931, en una nota escrita por Juan José de Soiza Reilly al cumplirse 50 años del primer partido jugado en el Buenos Aires English High’s School, algo así como la segunda fundación del fútbol en Buenos Aires, tras la asomada inicial del 20 de junio de 1867 en el predio en el que actualmente está el Planetario.

Las declaraciones de Max Susan en la revista Caras y Caretas del 3 de octubre de 1931.

Las declaraciones de Max Susan en la revista Caras y Caretas del 3 de octubre de 1931.

Un equipo de la Asociación Argentina de Football estuvo de gira por Brasil durante septiembre de 1912. Jugó cuatro partidos en San Pablo y otros tres en Río de Janeiro, ganó los 7, con 36 goles a favor y 9 en contra.

El equipo argentino que en septiembre de 1912 se negó a perder el partido por pedido del general Roca.

El equipo argentino que en septiembre de 1912 se negó a perder el partido por pedido del general Roca.

Ese año, el presidente Luis Saenz Peña nombró Ministro Plenipotenciario al general Roca, que ya estaba retirado, para realizar una misión diplomática en Brasil a fin de destrabar tensiones vinculadas con cuestiones territoriales y armamentísticas, algo que ya había hecho antes con ese país y también con Chile.

Al mismo tiempo, coincidieron fútbol y política. Las crónicas de la época destacan  la presencia del militar que comandó la Campaña al Desierto, considerada por una parte de la biblioteca historiográfica como responsable del genocidio de los pueblos originarios. “A las cinco de la tarde, una salva de aplausos saludó la presencia del General Roca y del embajador de Norte América, quienes ocupan el sitio de honor en la tribuna oficial”, contó el diario La Argentina sobre lo que sucedió en el entretiempo del partido que Argentina le ganó 4-0 al combinado local el 12 de septiembre en Río de Janeiro.

Así contó el diario La Argentina la presencia de autoridades en el partido del 15 de septiembre de 1912.

Así contó el diario La Argentina la presencia de autoridades en el partido del 15 de septiembre de 1912.

Tres días después, Roca llegó antes del partido junto con Hermes da Fonseca, presidente brasileño. “Asistió una concurrencia no inferior a 10.000 personas, entre las que se hallaban el presidente de la república, mariscal Hermes da Fonseca, y el ministro argentino, general Julio A. Roca. Varios ministros nacionales acompañaron al primer magistrado, que felicitó a los jóvenes footballers argentinos por el triunfo argentino”, retrata el diario La Argentina en la edición del 16 de septiembre de 1912.

La crónica del segundo tiempo del diario La Argentina del 16 de septiembre de 1912.

La crónica del segundo tiempo del diario La Argentina del 16 de septiembre de 1912.

La crónica agrega un dato más de cómo la vida social de las grandes ciudades se relacionaban ya con los encuentros internacionales: “En la tribuna oficial notóse la presencia de las más distinguidas familias de Río de Janeiro”.

Con dos goles de Harry Hayes y uno de Maxi Susan, Argentina se fue triunfante al descanso. Hasta que llegó el pedido de Roca y la arenga, tras la respuesta de los jugadores de hacer lo posible: “¿Por la patria, muchachos?” Las figuras de aquellos tiempos deliberaron un poco y salieron a jugar el segundo tiempo. Ganaron 5-0 con otros dos goles de Hayes, el crack rosarino.

Más allá del resultado, las gestiones diplomáticas de Roca, quien falleció dos años después, culminaron con éxito. El año anterior, había donado una Copa para que se disputara anualmente entre ambos países, pero no a la Asociación –cuyo representativo desoyó su pedido- sino a la disidente Federación, que presidía Ricardo Aldao, de Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires.

Palabras de Julio Argentino Roca al donar una copa para que se disputara entre Argentina y Brasil en 1913.

Palabras de Julio Argentino Roca al donar una copa para que se disputara entre Argentina y Brasil en 1913.

En 1914 se fundó la actual Confederación Brasileña de Fútbol y fue el comienzo de la historia del seleccionado pentacampeón del mundo. El 27 de septiembre, en el estadio de GEBA en Palermo, se disputó la primera y única edición de la Copa Roca, que ganó Brasil por 1-0. Ese trofeo original quedó en manos brasileñas.

En 1922, la Asociación Argentina puso en juego una nueva Copa Roca, que se jugó en 11 oportunidades hasta 1976 (7 ganó Brasil, 3 Argentina y una quedó sin definición).

Programa de la Copa Roca de 1971, justamente la que quedó sin definición.

Programa de la Copa Roca de 1971, justamente la que quedó sin definición.

Este martes 7 de septiembre se celebró un nuevo aniversario del Grito de Ipiranga, la declaración de la Independencia producida en 1822. Y el fútbol y la política andan, un siglo después, otra vez por caminos entrecruzados.

Fuente: Oscar BarnadeOscar Barnade – Clarín.com Deportes – Fotos: http://viejosestadios.blogspot.com –  Caras y Caretas – Diario La Argentina – Clarín.com Deportres