//En dos años y medio Internas, malas decisiones y contratos impagables: el sinuoso camino que llevó a Independiente a la crisis

En dos años y medio Internas, malas decisiones y contratos impagables: el sinuoso camino que llevó a Independiente a la crisis

 

Hugo Moyano preside Independiente desde 2014. Foto: DPA

Bajo la conducción de Hugo y Pablo Moyano, el club de Avellaneda cambió las sonrisas por la Copa Sudamericana 2017 por una deuda millonaria.

Diciembre de 2017. El Maracaná era todo rojo. Ariel Holan y sus muchachos lloraban abrazados a la Copa Sudamericana tras superar a Flamengo en la final. Era el retorno del ReyIndependiente coronaba su vuelta a los primeros planos después de haber tocado fondo y de haber pasado por la etapa más negra de su historia con el descenso de 2013.

El logro deportivo internacional que desempolvó la chapa de equipo históricamente dueño de la mística copera estuvo acompañado de un crecimiento institucional: los números se empezaban a ordenar, , se habían renegociado y pagado deudas viejas, los sueldos se abonaban al día, los predios recuperaban su vida, las glorias tenían participación activa, el estadio veía concluidos sus cuatro costados… Hugo Moyano había puesto de pie al Rojo nuevamente. Y tenía todo para seguir por ese camino ascendente. Pero…

Independiente: la bronca de Hugo Moyano, el pago selectivo y la decisión de arrinconar a 8 jugadores

Mirá también

Independiente: la bronca de Hugo Moyano, el pago selectivo y la decisión de arrinconar a 8 jugadores

¿Quién se imaginaría que apenas dos años y medio después la realidad sería otra en el club de Avellaneda? La crisis estalló en medio de la cuarentena ​que complica a todas las instituciones deportivas, es cierto, pero que deja en jaque a las que ya arrastraban serios problemas económicos.

A Independiente la pandemia le profundizó sus males. Tanto que un grupo de 12 jugadores decidió intimar legalmente para poder cobrar una abultada deuda (casi 190 millones de pesos en conjunto), que en algunos casos alcanza los cinco meses. Además, tiene reclamos en la FIFA por varios pases impagos por 9 millones de dólares a cubrir de acá a fin de año.

Independiente celebra la Copa Sudamericana ganada en Río de Janeiro a fines de 2017. De ahí en más, la debacle. Foto: DPA

Independiente celebra la Copa Sudamericana ganada en Río de Janeiro a fines de 2017. De ahí en más, la debacle. Foto: DPA

¿Por qué Independiente no pudo aprovechar ese envión inicial para continuar construyendo y, por el contrario, cayó abruptamente tanto en lo deportivo como en lo económico?

Muchos señalan la obtención de la Sudamericana como el punto de partida de los problemas. Pero hay una trama de peleas, internas y decisiones equivocadas. Y el primer chispazo se había generado antes de la vuelta olímpica en Río de Janeiro.

Independiente: otros reclamos y fallos en contra de la FIFA para una economía que está en rojo

Mirá también

Independiente: otros reclamos y fallos en contra de la FIFA para una economía que está en rojo

Holan y su ladero, el preparador físico Alejandro Kohan, estaban separados bajo el mismo techo desde octubre, cuando rompieron relación por diferencias económicas en las negociaciones por la renovación del contrato con el club. Como profesionales, mantuvieron el tema entre ellos, pero luego de ganar el trofeo todo salió a la luz. Kohan se fue. El vestuario se dividió y varios futbolistas de aquel plantel comenzaron a mirar de reojo a Holan.

Casi al mismo tiempo, con el armado de la lista oficialista que terminaría dándole la reelección a Moyano ese fin de año con casi el 90 por ciento de los votos, se cocinaba a fuego fuerte una feroz interna dirigencial que rompió el hervor a inicios de 2018.

Los jugadores cumplieron su amenaza y la crisis en Independiente terminó de estallar

Mirá también

Los jugadores cumplieron su amenaza y la crisis en Independiente terminó de estallar

Nada fue igual en el primer equipo luego de que Holan diera marcha atrás a su “decisión indeclinable” de irse tras los reiterados aprietes de la barra. No volvió solo después de que Cristian Ritondo​, exvocal del Diablo y exministro de Seguridad bonaerense, le diera garantías para quedarse. El agente Fernando Hidalgo empezó a asesorar al DT y a participar en el libro de pases.

Este movimiento no cayó bien en el grupo de directivos que tenía injerencia en las decisiones futbolísticas, ya que se vio apartado de la mesa chica, que quedó reducida a pocos comensales: Hugo Moyano, Pablo Moyano (vicepresidente) y Héctor Maldonado (secretario general). Entre ellos se ocupaban del día a día de Independiente. El ascenso de Pablo, de una vocalía a la vicepresidencia, fue un tema de disputa en la campaña y una mala noticia para varios dirigentes que quedaron a un costado.

Hugo Moyano y Héctor Maldonado, con el ex DT Ariel Holan.

Hugo Moyano y Héctor Maldonado, con el ex DT Ariel Holan.

Ese denominado “Grupo Champagne” es la pata no camionera de la dirigencia roja. Está compuesta por Jorge Damiani (secretario deportivo), Adrián Espósito (secretario administrativo), Gustavo Lema (secretario de Promoción y Comercialización de Imagen Institucional), Daniel Seoane (secretario de convivencia y seguridad) y Sebastián Roqueta (vocal). Carlos Montaña, vice 2°, también pertenece a este sector, aunque su postura siempre fue la de mayor consenso entre las partes.

Damiani, el Puma, se cruzó públicamente en varias ocasiones con Pablo Moyano. Algunos prefirieron dar un paso al costado, como el extesorero Fabio Fernández, también del “Grupo Champagne”. Renunció por no estar de acuerdo con ciertos refuerzos que escapaban al presupuesto. Justamente este dirigente fue el primero que alertó a los Moyano sobre la problemática que podría traer a futuro para las finanzas firmar contratos elevados. Y hasta tuvo fuertes cruces con Maldonado antes de pegar el portazo.

Con la renovación de Leandro Fernández, apareció un nuevo problema para Independiente

Mirá también

Con la renovación de Leandro Fernández, apareció un nuevo problema para Independiente

El sector no camionero señalaba a los Moyano por “darle las llaves del club” a Holan para traer a discreción. Hubo grandes ventas, como la de Maximiliano Meza (14.275.000 de dólares) y la de Ezequiel Barco (13.400.000), pero las compras en los siguientes mercados fueron costosas y sin buenos resultados. El equipo se fue desinflando tras la obtención de la Suruga Bank a mediados de 2018 y las deudas engordaban.

“Estuvimos dos años con persecuciones políticas y no pudimos darle la atención al club”, admitió esta semana Yoyo Maldonado en TyC Sports, dando a entender que en ese tiempo daban luz verde a lo que pedían Holan primero y Sebastián Beccacece después, sin poner reparos.

El caso de Pablo Pérez fue icónico: el volante estaba a punto de aceptar una propuesta de la MLS, ya que ningún club argentino podría mejorar o igualar lo que ganaba en Boca​. El Rojo le ofreció lo mismo, pero en este receso le rescindió el vínculo y deberá pagarle varias cuotas de la deuda y del año y medio que restaba de contrato.

El futbolista argentino que se quedó sin club y sin casa por el coronavirus y ahora teme quedarse sin plata

Mirá también

El futbolista argentino que se quedó sin club y sin casa por el coronavirus y ahora teme quedarse sin plata

El problema fue que la cúpula no abrió el juego a los dirigentes relegados tampoco cuando tenía su foco puesto en la puja con el macrismo y en las elecciones nacionales. La interna perjudicó al club. Recién a inicios de este año, con la soga de los números al cuello, se fumó la pipa de la paz puertas adentro por iniciativa de Moyano padre.

“Nosotros veníamos al día hasta las últimas devaluaciones monstruosas que hubo hace ocho o nueve meses”, se suelen excusar alrededor de Moyano. Argumentan que con la inflación y la disparada del dólar se les fue de las manos el presupuesto.

¿Quién avaló los contratos en moneda extranjera, algunos con un tope alto y otros sin tope? Siendo hombres de la política, ¿no contemplaron las posibilidades de que ocurriera algo así? ¿No tuvieron en cuenta las proyecciones que auguraban una inflación anual por encima del 40 por ciento? Las respuestas tal vez se encuentren en la renuncia del tesorero Fernández en enero de 2018.

Fuente: Clrín.com – Deportes / JR – www.actualidaddeportiv.com.ar – Fotos: DPA – Clarín.com – Deportes