//Bienvenido, Conecta Rugby

Bienvenido, Conecta Rugby

El rugby argentino tiene un formidable instrumento: los clubes. Es una marca distintiva que lo nutre y que viene potenciándolo desde hace más de un siglo. Y si bien hay un hilo conductor en las vidas de los más de 500 clubes que pintan al país, nunca se estableció un sistema que unificara métodos, criterios y enseñanzas. Este año la Unión Argentina de Rugby (UAR) puso en marcha un programa de capacitación que apunta exclusivamente al rugby de base, con prioridad en los infantiles y juveniles (de 6 a 15 años). Se trata de la plataforma Conecta Rugby, disponible gratuitamente para que jugadores, entrenadores, árbitros, preparadores físicos y hasta familiares asimilen herramientas que converjan en hacer crecer a este juego en calidad y cantidad.

Conecta Rugby, un programa desarrollado por la UAR, está ordenado por coordinadores, tutores y secretarios deportivos. Los primeros forman parte del staff de capacitación de la Unión; la punta de la pirámide. Debajo hay unos 70 tutores, que se reparten el seguimiento de las cinco regiones en las que está dividida la UAR. Luego está la figura del secretario deportivo, que es de su club y lo representa, y que es el nexo con los entrenadores. “Lo importante es que todo esto se baje a la práctica, al campo, y por eso la incorporación de la figura del secretario deportivo es clave. No es cualquiera, sino alguien que conoce a su club”, me dice Martín Gaitán, coordinador del proyecto.

“Durante estos últimos años en la UAR trabajamos mucho en todo lo que tiene que ver con la alta competencia y también dimos cientos de capacitaciones de todo tipo, pero poco de esto llegó al rugby de base. Vos podés tener 100 entrenadores en un curso, pero si después eso no llega a los clubes y a los jugadores, te perdés una parte muy importante”, cuenta Gaitán, que tras jugar en los Pumas –debió retirarse en 2007 por una afección coronaria– se incorporó a la UAR en 2008.

Cada tutor coordina un grupo de no más de 10 secretarios deportivos. “Estamos en una etapa de planificación y diagnóstico”, dice Gaitán, que es uno de los tutores. “Y el primer objetivo está en los infantiles. La primera etapa tiene seis cursos (cinco virtuales y uno presencial). Es esencial que esto baje a la práctica, pero la pandemia nos ha ayudado, mediante lo digital, a organizarnos y a estar más comunicados”, especifica el ex back de CASI. Martín Amón, manager de la Academia Buenos Aires y también tutor, ratifica ese rumbo: “La clave es el seguimiento”.

Gaitán aclara que Conecta Rugby no es obligatorio para ningún club ni unión. “Es una plataforma que está disponible para todos los clubes del país. Lo que intentamos hacer es aportar e intercambiar conocimientos. Sabemos que los secretarios deportivos son voluntarios que tienen otras ocupaciones, y por eso se puede entrar al campus en cualquier momento del día, interactuar con otros grupos del país y subir videos o textos”, agrega el ex centro que jugó el Mundial Australia 2003 y formó parte del staff en Nueva Zelanda 2011, Inglaterra 2015 y Japón 2019.

 

El rugby argentino tiene un formidable instrumento: los clubes. Es una marca distintiva que lo nutre y que viene potenciándolo desde hace más de un siglo. Y si bien hay un hilo conductor en las vidas de los más de 500 clubes que pintan al país, nunca se estableció un sistema que unificara métodos, criterios y enseñanzas. Este año la Unión Argentina de Rugby (UAR) puso en marcha un programa de capacitación que apunta exclusivamente al rugby de base, con prioridad en los infantiles y juveniles (de 6 a 15 años). Se trata de la plataforma Conecta Rugby, disponible gratuitamente para que jugadores, entrenadores, árbitros, preparadores físicos y hasta familiares asimilen herramientas que converjan en hacer crecer a este juego en calidad y cantidad.

Conecta Rugby, un programa desarrollado por la UAR, está ordenado por coordinadores, tutores y secretarios deportivos. Los primeros forman parte del staff de capacitación de la Unión; la punta de la pirámide. Debajo hay unos 70 tutores, que se reparten el seguimiento de las cinco regiones en las que está dividida la UAR. Luego está la figura del secretario deportivo, que es de su club y lo representa, y que es el nexo con los entrenadores. “Lo importante es que todo esto se baje a la práctica, al campo, y por eso la incorporación de la figura del secretario deportivo es clave. No es cualquiera, sino alguien que conoce a su club”, me dice Martín Gaitán, coordinador del proyecto.

“Durante estos últimos años en la UAR trabajamos mucho en todo lo que tiene que ver con la alta competencia y también dimos cientos de capacitaciones de todo tipo, pero poco de esto llegó al rugby de base. Vos podés tener 100 entrenadores en un curso, pero si después eso no llega a los clubes y a los jugadores, te perdés una parte muy importante”, cuenta Gaitán, que tras jugar en los Pumas –debió retirarse en 2007 por una afección coronaria– se incorporó a la UAR en 2008.

Cada tutor coordina un grupo de no más de 10 secretarios deportivos. “Estamos en una etapa de planificación y diagnóstico”, dice Gaitán, que es uno de los tutores. “Y el primer objetivo está en los infantiles. La primera etapa tiene seis cursos (cinco virtuales y uno presencial). Es esencial que esto baje a la práctica, pero la pandemia nos ha ayudado, mediante lo digital, a organizarnos y a estar más comunicados”, especifica el ex back de CASI. Martín Amón, manager de la Academia Buenos Aires y también tutor, ratifica ese rumbo: “La clave es el seguimiento”.

Gaitán aclara que Conecta Rugby no es obligatorio para ningún club ni unión. “Es una plataforma que está disponible para todos los clubes del país. Lo que intentamos hacer es aportar e intercambiar conocimientos. Sabemos que los secretarios deportivos son voluntarios que tienen otras ocupaciones, y por eso se puede entrar al campus en cualquier momento del día, interactuar con otros grupos del país y subir videos o textos”, agrega el ex centro que jugó el Mundial Australia 2003 y formó parte del staff en Nueva Zelanda 2011, Inglaterra 2015 y Japón 2019.

La plataforma de la UAR contiene varias aulas y se propone una comunicación simple y directa. También interactuará con Rugby 2030 y con la comisión FIMCO de la Unión de Rugby de Buenos Aires (URBA) –ambas, creadas a partir del asesinato a Fernando Báez Sosa en el verano de 2020– y con la FUAR, la fundación que agrupa a los lesionados graves del rugby. “La idea es que esto sea una gran red para todo el rugby argentino”, enfatiza Gaitán.

Encontrar un punto en común en el rugby de base es fundamental para el crecimiento del juego. Enseñarles en la categoría infantil no sólo las destrezas, sino también las posturas para más adelante evitar lesiones, ayudará a un mejor rugby y, probablemente, auspiciará la llegada de más niños y niñas a este deporte. Gaitán aporta: “Hemos visto que gente bien intencionada, pero sin los conocimientos suficientes, ha provocado situaciones que nos llevan a decir que a veces el rugby argentino es un milagro“.

La capacitación y la comunicación ayudan a crecer. Aplicadas a un juego, aun más. Conecta Rugby pretende ser ese puente. Bienvenido.

Fuente:Ir a notas de Jorge BúsicoJorge Búsico  PARA LA NACION -Foto: Captura de pantalla – LA NACION Deporte -Videos: Mundo UAR – You Tube – LANACION Deportes