//Ariel Mammana, vicepresidente de la UAR: el sistema de “fútbol alemán”, la “dolorosa” relación con los jugadores y la “pésima” comunicación

Ariel Mammana, vicepresidente de la UAR: el sistema de “fútbol alemán”, la “dolorosa” relación con los jugadores y la “pésima” comunicación

La dirigencia de la Unión Argentina de Rugby (UAR) quedó golpeada luego de las crisis por el homenaje de los Pumas a Diego Maradona y la divulgación de los tuits de Pablo Matera, Guido Petti y Santiago Socino. El cordobés Ariel Mammana, vicepresidente segundo de la institución, defendió el proceder de la UAR y resaltó la gestión de los últimos 10 años, avalándola con estadísticas.

“El sistema de la UAR es como el del fútbol en Alemania. No es sólo potrero. El sistema capta a los jugadores y los lleva al alto rendimiento”, resaltó Mammana, ex primera línea y capitán de Tala. “No es algo intuitivo, es un programa escrito. Y no es que el sistema sea más importante que los clubes, hay que romper esa dicotomía. Los clubes son lo más importante. El sistema ayuda a construir el alto rendimiento y eso alimenta la base. Es un círculo virtuoso”.

Mammana jugó también en el seleccionado de Córdoba y como profesional en Livorno, de la Serie A1 de Italia. Fue consejero de la Unión Cordobesa y de la UAR y tesorero de Sudamérica Rugby y es, desde 2018, vicepresidente segundo de la UAR, en la que encabeza la Comisión de Desarrollo. Justificó el accionar de la entidad en el homenaje a Maradona y en las suspensiones a los jugadores, aunque reconoció que la relación es “dolorosa”, que afectó el vínculo con los patrocinadores y que muchos lo utilizaron como una oportunidad política. No obstante, puso el énfasis en el crecimiento del rugby argentino en los últimos años, desde que se comenzó a transitar el camino actual.

El cordobés Mammana enfatiza que los Pumas y Jaguares han generado 98% de los ingresos de la UAR pero se quedan con 70%, y que el resto va al rugby de base.
El cordobés Mammana enfatiza que los Pumas y Jaguares han generado 98% de los ingresos de la UAR pero se quedan con 70%, y que el resto va al rugby de base. Fuente: LA NACION – Crédito: Nicolás Aguilera

“Entre 2007 y 2019 el número de jugadores federados creció 90%, de 38.170 a 71.828 [88,1%, más precisamente]. No hay ninguna disciplina que haya crecido tanto salvo que sea nueva; quizás el hockey”, detalló el empresario de 52 años. “De 2009 a 2019, los clubes aumentaron un 70%, de 390 a 664. El presupuesto para desarrollo, el rugby de base, pasó de 30 millones de pesos a valor de hoy a 250 millones para 2020. El rugby femenino pasó de 490 jugadoras en 2012 a 5154. Creamos 16 centros de rugby en cuatro años, que se suman a las cinco academias, con 25 oficiales de desarrollo.”, dijo.

-La sensación es de que todo apunta a mejorar el rugby de elite y se desatiende a los clubes…

El 14 de noviembre de 2020 los Pumas derrotaron por primera vez a Nueva Zelanda y Pablo Matera tocó la cumbre de su carrera como capitán nacional; pocas semanas después, de viejos tuits suyos nacieron serios problemas de imagen para el rugby argentino y de ingresos para la UAR.
El 14 de noviembre de 2020 los Pumas derrotaron por primera vez a Nueva Zelanda y Pablo Matera tocó la cumbre de su carrera como capitán nacional; pocas semanas después, de viejos tuits suyos nacieron serios problemas de imagen para el rugby argentino y de ingresos para la UAR. Crédito: VillarPress

-¿Pero acaso eso no fue siempre así? En 2007 Argentina ganó la medalla de bronce en un mundial sin ningún sistema…

-El rugby profesional mundial ha evolucionado muchísimo y si la Argentina no hubiera tenido un sistema no habría podido acompañar esa evolución. Habríamos ido distanciándonos muchísimo, más allá de la pertenencia del jugador argentino, que lo hace tener un fuego especial. Los sistemas ayudan a sostener en el tiempo la evolución. Respecto al rugby que se jugaba hace 20 años, hoy se juega el doble de tiempo, con el doble de tackles y de carreras. Si no estuviéramos a la altura de eso no podríamos sostener un partido. Antes a los 60 minutos nos caímos y los All Blacks nos hacían una ráfaga de tries.

-¿Cuál es el objetivo de la UAR?

-El objetivo es tener más y mejor rugby. “Más” significa que vaya expandiéndose. Que sea popular, masivo. Que todo el mundo pueda jugar, no una elite. La UAR paga todos los viajes de los 24 equipos de las seis regiones que juegan los clasificatorios para el Torneo del Interior. Es una forma de democratizar el rugby y de que no haya deserción. Hace 10 años eso salía del bolsillo de los jugadores. Eso es inversión directa en sostener a los clubes. “Mejor rugby” es mejorar en capacitación, enseñanza, técnica, físico, preparadores físicos, médicos, dirigentes, entrenadores. No sólo mover bien la pelotita. La UAR dicta cursos de capacitación en tres niveles, y estamos por implementar un método de educación invertida que va a ser revolucionario; está el programa Rugby Seguro, que logró que no haya más lesiones graves en el rugby en cuatro años; hay un sistema de gestión de uniones en el que les damos parámetros para crecer; vamos a instrumentar el programa Rugby 2030, que va a cambiar toda la parte mala de la cultura del rugby; en 2015 se creó la Fundación UAR, que asiste a los 31 lesionados graves del rugby argentino.

-Una de las quejas de las uniones es que la UAR impone los calendarios y les quita autonomía…

-Lo cambiamos este año. Le dimos una vuelta de rosca más. En 2020 iba a ser chiquito el Torneo del Interior y mínimo el Nacional, para que tuviesen más espacio los torneos locales. Buenos Aires pudo acomodar su torneo y con Tucumán se terminó arreglando el conflicto.

-Otra es que las presionan con el reparto discrecional de dinero y exigen que vuelva el Argentino de Uniones, que era una fuente propia de ingresos…

-Ninguna unión sufrió ninguna quita. Lo que la UAR hace es buscar, en convivencia con la unión, parámetros para cumplir los objetivos. Pero no como una imposición, sino que trabajamos juntos. Respecto al Argentino, existe una cuestión afectiva, pero con este modelo de calendario es difícil meterlo como estaba planteado. Ahora bien, que las uniones estaban mejor antes vendiendo camisetas es una falacia. La UAR ha compensado con sobras la plata que no les entra por los seleccionados. En la pandemia aportamos un millón de dólares a los clubes y 200.000 a las uniones provinciales, que provienen de los ahorros de la UAR, sin pedirle un peso a World Rugby.

-¿Cuál es el presupuesto para Desarrollo?

-En 2019 fue de 250 millones de pesos, que representa el 30% del presupuesto de la UAR. El 98% de los ingresos deriva de Pumas y Jaguares, pero sólo el 70% vuelve al rugby profesional.

De los Pumas se nutre gran parte del rugby nacional; Mammana destaca que un país de 40 profesionales venció a uno de 500, Nueva Zelanda.
De los Pumas se nutre gran parte del rugby nacional; Mammana destaca que un país de 40 profesionales venció a uno de 500, Nueva Zelanda. Fuente: AFP

-¿De dónde sale el dinero?

-El gran aportante es la televisión, que genera entre 40 y 50% de los ingresos. Pero eso depende de que haya eventos, y al no haber eventos se redujo el sponsoreo, a lo cual se sumaron los problemas que tuvimos con el tema de los tuits.

-¿Cómo quedó la situación con la pandemia?

-Es una realineación permanente. El presupuesto va a ajustarse a esta realidad. Perdimos todos los ingresos de Jaguares. La masa de jugadores profesionales fue achicándose, pero no lo suficiente. Tenemos ahorros, pero dejó de ser un círculo virtuoso.

-¿Cómo está el calendario internacional 2021 hoy?

-Tenemos garantizados 12 partidos de los Pumas. Seis del Rugby Championship y tres en cada una de las ventanas de julio y noviembre. Eso, en tanto y en cuanto la pandemia lo permita. Jaguares está en un punto muerto.

-¿Qué va a pasar con Ceibos?

Ceibos va a dejar de estar dentro de la esfera de la UAR y Jaguares XV va a jugar la Superliga. El cambio de escenario global ha sido brutal. Cuando se canceló el Súper Rugby, la UAR tuvo que tomar una resolución sobre cómo seguir adelante. Se está negociando para salir de la mejor forma posible para todos. Jaguares se desintegra porque cambió el escenario. Con Ceibos pasa lo mismo.

-Al rescindir el contrato unilateralmente, ¿no pierden credibilidad ante futuros acuerdos?

-El contrato tiene muchas aristas. Se está renegociando. No se está faltando al contrato. Hay cuestiones contractuales muy finas que requieren una negociación nueva.

-¿Jaguares va a tener otra competencia, de más alto nivel?

-Por ahora la Superliga Americana es lo único que tenemos. Estamos intentando colocar un equipo en un torneo, que ojalá sea la Currie Cup [Sudáfrica], pero es muy difícil la negociación en este contexto. Mientras tanto, vamos a contribuir al desarrollo de la región, que en algún momento va a ser autónoma y necesita de la Argentina. Dentro de cuatro o cinco años va a tener un nivel muy bueno.

-¿Qué análisis hicieron del homenaje de los Pumas a Diego Maradona?

-En mi opinión, el homenaje a Maradona estuvo muy bien. Para adentro, los jugadores hicieron un homenaje sentido. Después, en común acuerdo con el equipo, se decidió que para afuera se lo homenajeara con una cinta negra. La valoración social fue muy estridente. Tuvo mucho que ver la actitud que tuvieron los All Blacks y generó en el ideario como si la Argentina no hubiera estado a la altura. Eso sí es una actitud arrogante: nadie puede decir cómo yo tengo que homenajearte a vos.

-Hubo varias versiones sobre de quién fue la decisión. Los jugadores se hicieron cargo; luego Marcelo Loffreda asumió la responsabilidad. ¿Qué ocurrió?

-Nosotros hablamos con el manager del equipo, que era quien representaba a la institución, y pusimos a disposición las alternativas, procurando algo que fuera sentido y sobrio.

Nicolás Fernández Miranda retira la camiseta con que All Blacks homenajeó a Diego Maradona y expuso a los Pumas, que solamente portaban una cinta negra.
Nicolás Fernández Miranda retira la camiseta con que All Blacks homenajeó a Diego Maradona y expuso a los Pumas, que solamente portaban una cinta negra. Fuente: AFP

-¿Cómo afectó el tema de los tuits a la UAR?

-Se complicaron las negociaciones con algunos sponsors con los que estamos conversando. Hay dos realidades. La más importante tiene que ver con la pandemia y la crisis que afecta a los sponsors. La otra tiene que ver con esta situación: algunos sponsors perdieron la identificación con nuestra imagen. El rugby dejó de tener la valoración que tenía. Eso es lo que no ha asumido el hombre de rugby. El rugby argentino tuvo una actitud suicida. La valoración negativa de la sociedad fue muy fuerte. El rugby argentino tiene que estar orgulloso de lo que hizo la UAR. Cuando pasó lo de los tuits, el rugby argentino tendría que haber tomado una actitud más reflexiva. Están lastimando algo que funciona bien. Después, hay cosas mejorables y perfectibles. Lo malo sería no hacerse carg

La cuenta de Twitter de Guido Petti Pagadizábal, fuente de conflicto para la UAR durante días álgidos a principios de diciembre.
La cuenta de Twitter de Guido Petti Pagadizábal, fuente de conflicto para la UAR durante días álgidos a principios de diciembre.

-¿Actitud reflexiva no es lo que le faltó a la UAR con las sanciones inmediatas a los jugadores?

-Hacer y comunicar a la vez en un momento de crisis es muy difícil. Estamos reflexionando y aprendiendo de lo que hicimos. Lo único que no podíamos hacer es no hacer nada. Fuimos atacados por la sociedad y el rugby argentino por lo que hicimos o dejamos de hacer. Salieron los tuits y, atrás, una andanada muy grande de ataques a las bases de datos de la UAR, a los sponsors. Fueron cuatro horas con las que podemos escribir un libro. Había que tomar decisiones rápidamente y en crisis. Seguramente algunas fueron bien hechas, y otras, mal. Tenemos un protocolo por seguir. Teníamos que defender la institución, que está por encima de los dirigentes y de los jugadores. La única forma era apartar a los jugadores. Tal vez lo comunicamos mal. Suspender no es sancionar. La intención era sacarlos del foco del conflicto para después, con la Comisión de Disciplina, tomar la mejor decisión. La UAR pasó por un sumidero de agresiones sistemáticas, cuando lo que hicimos fue descomprimir. Tuvimos que dar explicaciones al gobierno de Sudáfrica, al de Paraguay, al de Bolivia, al Inadi, la DAIA, World Rugby. La valoración social fue muy negativa.

-¿El ataque estuvo orquestado?

-No puedo aseverarlo, pero sí que el ataque no fue aleatorio. Fue algo que en simultáneo llegó a todos lados.

-¿Recibieron presiones del gobierno?

-Bajo ningún aspecto. No tuvimos ningún contacto de índole gubernamental. Sí la Secretaría de Deportes se mostró preocupada por lo que estaba pasando con el rugby, pero desde una posición constructiva.

-¿Cómo quedó la relación con los jugadores?

-Siempre que uno toma decisiones, para la otra parte es antipático. Creo que con el tiempo van a poder verlo. Cuidamos tanto a ellos como a la institución. Después del viaje fueron a distintos países y no hemos hablado, pero la relación es dolorosa.

-¿Cómo quedó parada la dirigencia después de esto?

-La dirigencia ha trabajado con muchísima responsabilidad en un ámbito muy agresivo. Mucha gente ha utilizado esto como una oportunidad política, con una actitud miserable. Salieron a la luz muchas miserias humanas y oportunismos políticos.

-¿Lo dice por algo en particular?

-Estoy hablando de lo que salió en las redes. El 95% cosas en las redes parte de hipótesis equivocadas o de mentiras.

-¿Qué autocrítica hace la UAR en todo esto?

Creo que la UAR tiene una pésima comunicación de todo lo que no tiene que ver con Pumas y Jaguares. Si hay una percepción negativa, la hay porque estamos comunicando muy mal. Eso genera una percepción equivocada del otro. También tenemos que mejorar la comunicación con las uniones y con nosotros mismos. Hacerla más desestructurada. No hay nada que ocultar.

Ex primera línea y capitán de Tala, de Córdoba, y hoy empresario de 52 años, Mammana subraya el crecimiento del rugby nacional en los últimos años: casi 90% en jugadores, 70% en clubes, 733% en presupuesto para desarrollo.

Ex primera línea y capitán de Tala, de Córdoba, y hoy empresario de 52 años, Mammana subraya el crecimiento del rugby nacional en los últimos años: casi 90% en jugadores, 70% en clubes, 733% en presupuesto para desarrollo. Fuente: LA NACION – Crédito: Nicolás Aguilera

Fuente: Alejo Miranda – LA NACION DEPORTES – Fotos:  LA NACION – Crédito: Nicolás Aguilera – Crédito: VillarPress – AFP – LA NACION DEPORTES – Twitter Guido Petti P.@guidopetti – LA NACION DEPORTES