//Argentinos Juniors sube: venció a Tigre y ya está tercero en la Liga Profesional Argentina

Argentinos Juniors sube: venció a Tigre y ya está tercero en la Liga Profesional Argentina

En el Diego Maradona, se impuso con goles de Gastón Verón y Javier Cabrera; sobre el final ingresó Federico Redondo, hijo del talentoso Fernando Redondo.

Argentinos Juniors venció a Tigre por 2 a 1 en el estadio Diego Maradona, en el partido que cerró la séptima fecha de la Liga Profesional. Fue un duelo entre dos equipos con propuestas futbolísticas similares a partir del ideario ofensivo de sus respectivos entrenadores, Gabriel Milito y Diego Martínez. Estas características hacían prometer un partido muy interesante y lo fue de a ratos, porque las expulsiones desvirtuaron en gran parte esas posturas que, por la altura del partido en que se produjeron, terminaron favoreciendo a los dueños de casa.

Argentinos empezó cediendo el protagonismo y el control del balón, pero cada vez que pisó el área rival en los primeros 25 minutos llegó al gol, y esta contundencia terminó por ser tan decisiva como la expulsión del zaguero central visitante Abel Luciatti en el final de la etapa inicial.

De cerca: Víctor Cabrera persigue a Gastón Verón, autor del 1-0 parcial para Argentinos
De cerca: Víctor Cabrera persigue a Gastón Verón, autor del 1-0 parcial para ArgentinosTélam

A los 13 minutos Javier Cabrera desbordó por la derecha y lanzó un centro que Gastón Verón envió a la red con una acrobática palomita, al ganarle en la volada al central visitante Víctor Cabrera. Mantuvo el dominio el conjunto de Victoria, pero una docena de minutos después, y en su segunda llegada del partido, el local concretó el segundo: Fausto remató, Manuel Roffo dio rebote y la pelota le cayó a Cabrera, que no perdonó para una nueva celebración local.

A partir de allí Argentinos se vio más apretado aun por Tigre, que llegó al descuento diez minutos más tarde, con un penal convertido por Mateo Retegui, luego de una mano compartida entre Franco Moyano y Pablo Minissale que no fue advertida por el árbitro Patricio Loustau, pero resultó corregida por el VAR.

Sin embargo, en el final de la primera etapa vio la tarjeta roja Luciatti por un puñetazo a Reniero, y esa acción dejó a Tigre muy condicionado para seguir buscando la igualdad en la segunda mitad. La visita insistió, pese al hombre de menos, apostando más a los intentos individuales de Retegui y Facundo Colidio, que a algunas pinceladas de fútbol de sus volantes. Pero Miguel Torrén cortó un contraataque de Tigre cuando ya estaba amonestado, y Loustau le mostró correctamente la segunda amarilla, y la roja.

Las esperanzas renacieron para los visitantes, que presionaron hasta el final, pero ni Equi Fernández ni Lucas Menossi lograron aportarle a los delanteros la cuota de juego que necesitaban para ser mejor asistidos, y todo se le diluyó en intentos frustrados a Tigre, que está entre los últimos, semanas después de haber sido subcampeón de la Copa de la Liga.