//Polo. La historia íntima de un reencuentro: Adolfo Cambiaso y Bartolomé Castagnola volvieron a compartir una cancha tras 10 años

Polo. La historia íntima de un reencuentro: Adolfo Cambiaso y Bartolomé Castagnola volvieron a compartir una cancha tras 10 años

Vení, vamos a hablar para dejar las cosas en claro”.

Tarde otoñal de 2020 en Cañuelas, en medio de la pandemia. Los fríos que se tornan más intensos. Desde aquella tarde de 2010 en la que se juntaron en Santa Bárbara, California, sus vidas ya no fueron las mismas. Cada uno siguió su camino. Habían sido casi hermanos desde la niñez y juntos conocieron la gloria deportiva en 7 ocasiones, coronándose en el torneo que todo polista ambiciona desde que se sube a un caballo: el Abierto de Palermo. Siguieron vinculados con la misma profesión, pero sus rutas se bifurcaron. En el medio hubo frases duras, hirientes según la mirada. No sólo eran amigos, casi hermanos: también son cuñados, por lo que sus hijos son primos hermanos. Nada que no pueda suceder en una familia común. Pero intensamente doloroso.

Adolfo Cambiaso (45 años) y Bartolomé Castagnola (próximo a los 50) se distanciaron hace más de diez años. Según Adolfito, el mejor polista del mundo y uno de los más grandes de la historia, “porque dejé de jugar con él en mi equipo”, que no es otro que La Dolfina, el club que fundó en el año 2000, cuando ambos se abrieron de Ellerstina. Según Lolo, la ruptura con el crack fue “por cosas que van más allá del polo, no por un equipo, y él lo sabe bien”. Dejaron de frecuentarse, a pesar de ser vecinos. En el medio, la familia. Camila, hermana mayor de Cambiaso, es la mujer de Castagnola. “Sé que ella tiene la camiseta Castagnola puesta”, dijo alguna vez Lolo. En distintos momentos de la última década les preguntamos a ambos si alguna vez se habían juntado a comer un asado después de aquella traumática separación. “No, jamás. No da”, fue la respuesta en común. Siempre. El asado, para los polistas, es casi tan rutinario como probar un caballo. Ni siquiera eso, en la Argentina o en el exterior, les había permitido un acercamiento.

Castagnola y Cambiaso, con Mariano Aguerre, en los tiempos felices en La Dolfina
Castagnola y Cambiaso, con Mariano Aguerre, en los tiempos felices en La Dolfina Crédito: Archivo

Hace unas horas, y cuando ambos están próximos a viajar a Inglaterra para la temporada británica, el rumor se diversificó: “Mirá que Cambiaso y Castagnola jugaron juntos unas prácticas con los hijos durante este mes. Parece que ya se arreglaron y que están armando el equipo del futuro. Atenti”. Ninguno negó el encuentro, sí lo del futuro en común.

-¿Hubo asado al fin?

-No papá. Nos juntamos a hablar. Unas dos horas más o menos. Nuestra relación es muy difícil que vuelva a ser lo que era, pero están los chicos de por medio. Mis hijos se llevan genial con Poroto (el hijo de Adolfito); él viene acá, juegan al truco, se divierten, la pasan genial, están chochos. A mi me cae de diez, me parece un chico buenísimo, sano, humilde. ¿Qué más querría que Jeta (Camilo) y Barto (Bartolomé hijo) jueguen con Poroto alguna vez?

-¿Y con Adolfito de back, como dijo que era su ilusión antes de retirarse?

-Noooo, eso no. No lo quiero yo y creo que mis hijos tampoco. Pero los tres chicos sí pueden formar un equipo.

Verano reciente, en Uruguay: Barto Castagnola (de blanco) y Poroto Cambiaso, con sus hermanas, Lola Castagnola y Mia y Myla Cambiaso
Verano reciente, en Uruguay: Barto Castagnola (de blanco) y Poroto Cambiaso, con sus hermanas, Lola Castagnola y Mia y Myla Cambiaso Crédito: @adolfo.cambiaso

La voz de Castagnola es firme. No duda. Cuenta lo que se dijeron durante esa charla de dos horas. “No hubo puteadas, no hubo recriminaciones. Le dije que hablaba con él por Poroto, por mis hijos, por la relación familiar. Nosotros ya estamos grandes, ellos tienen todo el futuro por delante. Me preguntó si yo había dicho eso en LA NACION, de que no quería saber más nada de polo relacionado con Cambiaso. Le dije que sí, que dije exactamente eso, y me preguntó por qué. Le respondí que no quería que los chicos se distanciaran por el polo o cosas relacionadas con eso, como nos pasó a nosotros. Y Camila está de acuerdo con eso”.

A no mucha distancia del hogar de los Castagnola, Adolfo Cambiaso se disponía a disputar una de las últimas prácticas antes de viajar. “Pensaba que no se iba a jugar en Inglaterra, pero sí, dieron la aprobación y allá estaremos nomás. Juego con Poroto y con Pelón Stirling. El equipo se llama Next Generation. El nombre se lo puso el patrón [Jean-François Decaux], que era el de La Bamba de Areco”.

La temporada británica incluirá tres torneos: el Trofeo Prince of Wales, el Abierto de Gran Bretaña y la Copa de la Reina. Por la pandemia, se corrió en el calendario y lo que normalmente se desarrolla entre mayo y julio ahora se disputará entre junio y agosto. En el Brisith Open y la Queen’s Cup habrá 6 equipos. Los Castagnola, con Dubai, fueron campeones del Open en 2019. Esta vez, jugarán por Great Oaks, formación que compartirán con Santiago Laborde y el patrón Dhillon Bacon.

-¿En qué viajan, Adolfito?

-En un chárter. Con polistas, familiares, todos los que vamos a cumplir con nuestro trabajo allá. Pero viajo con Poroto solo. No quiero llevar a María [su mujer] ni a las chicas [Mia y Myla] porque no sabés si se volverá a cerrar todo por el coronavirus. Ya tuvimos ese problema en Estados Unidos.

-¿Y en el chárter van tus sobrinos también?

-Sí, claro, todos los polistas. Pero ojo que con mis sobrinos está todo bien, ¿eh?

-Sí, eso lo sabemos. ¿Va Lolo también en el avión, no?

-Sí, sí, claro. Hablamos un rato el otro día, ¿eh? Es más, jugamos juntos, me eligió para su equipo en las prácticas, jajaja.

-Te comparo la situación respecto de hace seis meses. ¿La relación está mejor? ¿Solucionaron el conflicto después de tanto tiempo?

-Estamos mejor, hay como un acercamiento. Digamos que es como un avance.

/Año 2016, los primos juntos en Palermo: Poroto y Mia Cambiaso con Barto y Camilo Castagnola

Año 2016, los primos juntos en Palermo: Poroto y Mia Cambiaso con Barto y Camilo Castagnola Crédito: @adolfo.cambiaso

Aquella respuesta a LA NACION de Castagnola, sobre que “no quería saber más nada en el polo con Cambiaso”, agregada a otra frase (“mis hijos nunca van a jugar con él”) como réplica al sueño planteado de Adolfito de compartir equipo con Poroto y con sus sobrinos, le dejó paso cuatro meses después a un clima de menor tirantez.

-¿Y Lolo, cómo fueron esas prácticas?

-A ver, jugamos con Cambiaso y con Lucas Monteverde (h.) contra Polito Pieres, Bartolito y Poroto… ¡y nos ganaron por 10 goles la primera práctica! En la segunda ya anduvimos mejor. A los viejos nos cuesta más ponernos a punto (risas). Nada. Estuvo bien. Nos hablamos y todo. Casi que nos quedó algo de entendimiento en la cancha después de muchos años. Pero que la gente no se confunda, porque ya sé que andan diciendo cualquier cosa por ahí. Hasta lo tuve que llamar a Polito Pieres para aclararle que no le diera bola a las pavadas que iba a escuchar sobre el futuro. Este ambiente es así: uno se entera de que jugamos una práctica con Cambiaso y ya se alucina de que está todo arreglado de nuevo entre nosotros. Y no es así. Repito: le pedí juntarnos y hablamos por Poroto y los chicos. Nada más.

-En tres o cuatro años, entonces, los ves juntos.

-Quizás en dos, no sé. Habrá que ver qué pasa con Cambiaso, con Poroto, con el equipo de La Dolfina, que dicen que va a ser el último año juntos con Juanma Nero, Pelón Stirling y Pablito Mac Donough. Pero acá, lo que sea, lo decidirán los chicos. Ellos eligieron a Polito cuando también estaba la posibilidad de traer a Hilario Ulloa. Ellos eligieron seguir este año con Ignatius Du Plessis, que fue el que primero quiso jugar con Jeta y Barto, cuando más de uno en la organización quería convencer a Nero y sacarlo de La Dolfina. Lo irán viendo ellos. Yo estoy más metido en el tema caballos, organizativo.

-¿Polito será el 2 de La Natividad-Monjitas?

-Sí. En realidad, es como que van a ser uno y medio con Jeta, se van a desdoblar. Esa es la idea.

-¿El Jeta ya está bien, recuperado, de la fractura de peroné izquierdo?

-Sí, está mejor. Se cayó en la bañadera, esos resbalones peligrosísimos. ¡Una cosa de locos! En 15 días va a estar a pleno. Por suerte pudo cubrirse la cabeza.

Lolo Castagnola con sus hijos, Barto y Jeta, las revelaciones de la temporada 2019, en La Natividad
Lolo Castagnola con sus hijos, Barto y Jeta, las revelaciones de la temporada 2019, en La Natividad

Diez años atrás, en unas caballerizas en Santa Barbara, Cambiaso le confirmaba a Castagnola lo que era un secreto a voces: que para 2011 habría un nuevo La Dolfina (Nero y Mac Donough entraron por él y por Lucas Monteverde). La sociedad de alto handicap que había nacido en La Martina 1996 llegaba a su fin. Jugaron ese 2010 como pudieron: ni se hablaban. Y los caminos se abrieron. “Si ser amigos está marcado por compartir o no un equipo de polo, entonces me habré equivocado en lo que significa amistad”, dijo varias veces Cambiaso. “Él sigue diciendo que fue por el polo y sabe que no es verdad”, afirma Castagnola.

Un día, volvieron a compartir una cancha. Dos veces en rigor. Y se reencontraron en una charla profunda. Para el asado todavía falta. En eso, y más allá de los enunciados de la pandemia, se sigue acatando “el distanciamiento social”.