//BARÇA MUERE POR ESTE PIBE

BARÇA MUERE POR ESTE PIBE

En 2003, El Gráfico presentaba al público a un chico argentino, volante ofensivo, zurdo y talentoso, que jugaba en las inferiores de Barcelona, de apellido Messi. Una nota histórica sin desperdicio.

Quién sa­be cuán­tos ac­tos de su fút­bol de fi­na es­tam­pa ha­brá po­di­do po­ner en es­ce­na Lio­nel Mes­si en só­lo 30 se­gun­dos. Lo con­cre­to es que Re­xach aplau­dió de pie al ins­tan­te. Zur­do, vo­lan­te ofen­si­vo, ve­loz, ver­ti­cal, un som­bre­ro por aquí, ha­bi­li­do­so, un ca­ño por allá, ta­len­to­so, ar­gen­ti­no… No ha­cía fal­ta ver más. Ese ro­sa­ri­no me­nu­di­to te­nía que ju­gar en el Bar­ce­lo­na.

Messi en familia. Su hermano Rodrigo, su hermana María Sol, papá Jorge, mamá Celia, el sobrinito Tomás y el otro hermano, Matías.

Messi en familia. Su hermano Rodrigo, su hermana María Sol, papá Jorge, mamá Celia, el sobrinito Tomás y el otro hermano, Matías.

Pa­sa­ron po­co más de dos años de aquel amor a pri­me­ra vis­ta y el tiem­po no ha he­cho más que agi­gan­tar el sen­ti­mien­to del ca­ta­lán. Con 16 años re­cién cum­pli­dos, Leo Mes­si es la gran es­pe­ran­za de la can­te­ra del Bar­ce­lo­na y por el mo­men­to na­die se ani­ma a aven­tu­rar su te­cho. “Ten­go unas ex­pec­ta­ti­vas enor­mes con es­te ju­ga­dor. Sal­van­do las dis­tan­cias y sin la in­ten­ción de me­ter­le pre­sión, es com­pa­ra­ble con Ma­ra­do­na. Tie­ne una ca­li­dad es­pe­cial, es di­fe­ren­te a los de­más”, ana­li­za Rexach y re­sul­ta di­fí­cil no de­jar­se lle­var, no fan­ta­sear de nue­vo con otra zur­da va­ri­ta que he­chi­ce de­fen­so­res y con­ju­re go­la­zos. “Es un en­gan­che con mu­cho gol. De cin­co si­tua­cio­nes, con­vier­te cua­tro. En to­do mo­men­to sa­be cuán­do hay que ha­cer la ju­ga­da in­di­vi­dual y cuán­do pa­sar el ba­lón. Es muy ha­bi­li­do­so… es es­pe­cial”, le afir­ma Re­xach a El Grá­fi­co des­de Es­pa­ña.

Lio­nel no na­ció en una vi­lla, pe­ro al igual que el Die­go, su úni­co ju­gue­te fue una pe­lo­ta. “Em­pe­cé a ju­gar en el club Gran­do­li a los cua­tro o cin­co años. Era baby fút­bol, y el téc­ni­co era mi vie­jo. A los sie­te, a instancias de mi her­ma­no Ro­dri­go me fui a Ne­well’s y es­tu­ve ahí has­ta los tre­ce”, cuen­ta el pe­que­ño crack.

Sin ser bió­lo­go ni cien­tí­fi­co, pa­pá Jor­ge de­mues­tra que el ta­len­to pa­ra el fút­bol su hi­jo lo lle­va en los ge­nes. “A los cua­tro años no­ta­mos que era dis­tin­to. Ha­cía jue­gui­tos y dor­mía la pe­lo­ta en la pun­ta del bo­tín, no lo po­día­mos creer. Un po­qui­to más gran­de, ju­ga­ba con los her­ma­nos, que le lle­van siete y cinco años, y los bai­la­ba. Es un don, es al­go que na­ció con él.”

En­ri­que Do­mín­guez, ex téc­ni­co de las in­fe­rio­res le­pro­sas y pa­dre de Se­bas­tián, vo­lan­te del equi­po del Bam­bi­no Vei­ra, con­fir­ma que la ba­se es­tá des­de que Leo era un chi­co y que nun­ca le fal­tó be­lle­za a su jue­go. “Lo di­ri­gí en 1999, pe­ro lo co­no­cía des­de la es­cue­li­ta de fút­bol, cuan­do él te­nía siete u ocho años. Y con la pe­lo­ta el pi­be ha­cía co­sas en con­tra de la fí­si­ca. Al úni­co que le vi rea­li­zar ju­ga­das así fue al Die­go. Yo no te­nía que gri­tar­le na­da por­que él sa­bía to­do. Si si­guie­ra en Ne­well’s ya es­ta­ría en Pri­me­ra, co­mo Gus­ta­vo Ro­das, que tie­ne diecisiete.”

Lionel Messi recién llegado a La Masia en Barcelona.

Lionel Messi recién llegado a La Masia en Barcelona.

Al re­pa­sar la in­fan­cia del “Pi­bi­to de Oro”, co­mo lo apo­dan en Es­pa­ña, donde también lo bautizaron “Leonel”, las anéc­do­tas de sus ha­za­ñas se su­ce­den sin ce­sar. “Me acuer­do de que un día ama­gó a pa­tear, le to­ca­ron la pe­lo­ta, és­ta le re­bo­tó en el cuer­po y le que­dó atrás. En­ton­ces, se dio vuel­ta, se de­jó caer, le pe­gó de chi­le­na y la cla­vó en el án­gu­lo. Te­nía on­ce o do­ce años. So­bre la mar­cha co­rre­gía e in­ven­ta­ba otra co­sa, igual que ha­cía Ma­ra­do­na. Te­nía un sen­ti­do co­lec­ti­vo que, pa­ra mí, es­tá el Die­go y des­pués él. Leo es­tá pa­ra co­sas se­rias. Era  di­mi­nu­to fí­si­ca­men­te, pe­ro gi­gan­te co­mo per­so­na. Te lle­na­ba la vis­ta y el co­ra­zón”.

Va­ya pa­ra­do­ja del des­ti­no, Lionel fue siem­pre más ba­ji­to que los de­más. Y co­mo si su­pie­ra que el ta­len­to del más gran­de lle­gó en fras­co chi­co, su cuer­po se ne­ga­ba a pe­gar el es­ti­rón. “A los on­ce años se le de­tec­tó un pro­ble­ma con las hor­mo­nas de cre­ci­mien­to: te­nía po­cas y por eso es­ta­ba re­tra­sa­do su de­sa­rro­llo óseo. Y el tra­ta­mien­to era ca­rí­si­mo, cos­ta­ba 1800 dó­la­res ca­da dos me­ses. Por un año y me­dio, la obra so­cial y la Fun­da­ción Acin­dar, em­pre­sa en la que yo tra­ba­ja­ba, nos ayu­da­ron, sin embargo des­pués el pa­no­ra­ma se com­pli­có. Po­dría­mos ha­ber­lo de­ja­do, pe­ro me di­je­ron que no era muy con­ve­nien­te”, re­la­ta Jor­ge.

Po­de­ro­so el chi­qui­tín, Lio­nel re­cuer­da que “por dos años me tu­ve que po­ner in­yec­cio­nes to­das las no­ches. Es­ta­ba un po­co más chi­co que los de­más, pe­ro aden­tro de la can­cha no se no­ta­ba”.

Co­mo en to­do lo ma­lo hay al­go bue­no, a par­tir de allí la his­to­ria de quien po­dría ser el pró­xi­mo em­pe­ra­dor de la pe­lo­ta y la de su fa­mi­lia co­men­zó a co­nec­tar­se con Es­pa­ña. “No­so­tros so­mos de cla­se me­dia, y en Acin­dar siem­pre estuve bien. Sin em­bar­go, yo veía que el pa­no­ra­ma que ve­nía era ne­gro. En­ton­ces ha­blé con los pri­mos de mi ma­má que vi­ven en Lé­ri­da, una co­mu­ni­dad cer­ca­na a Bar­ce­lo­na, y al tiem­po pe­dí li­cen­cia en el la­bu­ro y via­jé pa­ra pro­bar suer­te”, ha­ce me­mo­ria el pa­dre.

An­tes de de­ci­dir­se a cru­zar el Atlán­ti­co, Jor­ge in­ten­tó ha­cer­se Mi­llo­na­rio pa­ra cos­tear el tra­ta­mien­to. “Co­mo Ne­well’s no me ayu­da­ba, lle­vé a Leo a pro­bar a Ri­ver y aun­que que­dó nos vol­vi­mos por­que que­rían que no­so­tros pe­leá­ra­mos pa­ra con­se­guir los pa­pe­les. Me lla­ma­ban to­dos los días, pe­ro yo no que­ría sa­ber na­da. Así que lo de­jé en Ro­sa­rio. Cuan­do se en­te­ra­ron de que lo que­rían en Nú­ñez, en Ne­well’s me di­je­ron que ellos iban a pa­gar las in­yec­cio­nes, pe­ro co­mo tu­ve que ir co­mo 40 ve­ces pa­ra que me die­ran 200 pe­sos, me can­sé.”

–¿Y có­mo sur­ge el in­te­rés del Bar­ce­lo­na, Jor­ge?

–Ya lo co­no­cían, lo ve­nía si­guien­do un ojea­dor. Un ami­go me con­tó que ha­bía un in­te­rés del Bar­ça por Leo y coin­ci­dió con el mo­men­to en que de­ci­dí cam­biar de tra­ba­jo. Al sa­ber es­to tu­ve un ali­cien­te más pa­ra via­jar. Así que lo lle­vé al club y cuan­do lo pro­ba­ron la rom­pió, a pe­sar de ju­gar con chi­cos dos años más gran­des. Que­da­ron im­pac­ta­dos, y Re­xach di­jo “ni pen­sar­lo”. Y co%