//La PAHF lidera el webinar sobre igualdad de género

La PAHF lidera el webinar sobre igualdad de género

La Federación Panamericana de Hockey (PAHF) tuvo un gran comienzo con un webinar sobre igualdad de género que buscó traer los temas de igualdad a un primer plano y ofrecer algunas potenciales ideas para hacer que nuestro deporte sea más accesible para todos.

Con todas las federaciones continentales planeando alguna actividad en torno a este importante tema, la PAHF está a la vanguardia como la primera federación continental en iniciar discusiones al respecto. En total, 28 asociaciones nacionales se unieron al webinar y los 45 participantes representaron a los cinco continentes, con invitados de Zimbabwe, Nueva Zelanda y Gales. El webinar fue presentado por la miembro de la Junta Ejecutiva de la FIH, Marijke Fleuren, quien también preside el Comité de Mujeres en el Deporte de la FIH. La Academia FIH, con el apoyo técnico de Coach Logic, organizó el webinar.

Fleuren abrió el webinar felicitando a la PAHF por ser el primer continente en organizar un webinar que explora el tema de la igualdad de género. Su desafío para los asistentes fue llevar las ideas del webinar a sus propias asociaciones nacionales y utilizarlas para impulsar el cambio en cuestiones relacionadas con la igualdad.

La siguiente en hablar fue Mary Cicinelli, miembro de la Junta Directiva de la PAHF. La canadiense explicó que el enfoque del webinar de la PAHF estaría en las entrenadoras que trabajan dentro del deporte. Cicinelli reconoció que había grandes diferencias en todo el continente en términos de acceso, oportunidad y designación de entrenadoras, pero agregó que el webinar debería ofrecer algunas reflexiones e ideas que toda asociación nacional podría llevarse e incorporar en una estrategia para el futuro.

El webinar tomó la forma de un debate y discusión entre cuatro prominentes miembros de la comunidad del hockey: la argentina Laura del Colle, medallista de plata olímpica con Las Leonas y ahora una entrenadora y educadora de entrenadores exitosa y reconocida; Anthony Marcano, quien entrena tanto internacionalmente como educador FIH como dentro de su propio país de origen, Trinidad y Tobago; Camila Caram de Chile, quien es una de las incondicionales de Las Diablas y ha estado detrás de su ascenso en el ranking mundial; y Craig Parnham, un atleta olímpico que jugó para Gran Bretaña antes de pasar a ser entrenador. Ayudó a Gran Bretaña a obtener un bronce en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 antes de convertirse en primer entrenador en jefe y luego en director de entrenamiento de USA Field Hockey.

Los cuatro panelistas comenzaron el debate describiendo la situación en su propio país. Camila Caram, Laura del Colle y Anthony Marcano ofrecieron escenarios relativamente similares. Del Colle dijo que el 90 por ciento de los entrenadores de hockey en Argentina eran hombres, mientras que el pequeño porcentaje de mujeres que trabajaban de entrenadoras tendía a agruparse en los grupos de chicos más jóvenes y de menos nivel. Tanto Marcano como Caram coincidieron en que ese era el caso también en sus respectivos países.

Caram agregó que muchas jugadoras del primer equipo entrenarían a equipos inferiores dentro del club a cambio de un pequeño pago o una compensación por suscripciones y cuotas de partido.

Algo diferente pudo aportar Estados Unidos ya que Craig Parnham explicó que el sistema universitario para jugadoras de hockey era muy sólido. Dijo que había más de 280 programas universitarios y que la gran mayoría de los entrenadores en estos programas eran mujeres, a menudo ex jugadoras de selecciones nacionales. Dijo que era un programa increíblemente sólido y bien administrado, por lo que, a la inversa, el desafío para la asociación nacional era cómo aumentar las oportunidades para los entrenadores masculinos.

Los cuatro panelistas enfatizaron la necesidad de modelos a seguir y apoyo de pares. Una vez más, Parnham reconoció la abundancia de modelos femeninos a seguir dentro del sistema de EE. UU. y agregó que una comunidad de entrenadores o una reunión informal de entrenadoras era una forma en que las entrenadoras podían interactuar, apoyarse y aprender unas de otras. Durante la pandemia, muchos de los entrenadores, que trabajaban en todos los niveles del hockey en los EE.UU. habían celebrado un Coaches Coffee Club online con regularidad.

Tanto Caram como del Colle expresaron su frustración por la falta de modelos a seguir dentro de su propia comunidad. Del Colle es una de las pocas mujeres que entrena en el nivel más alto del deporte y dijo que dentro de la estructura nacional de entrenadores juveniles, donde trabaja con los niños y niñas sub-18, hay 10 entrenadores, de las cuales solo dos son mujeres.

En lo que respecta a las oportunidades para progresar en el coaching, Chile y Trinidad y Tobago siguieron rutas muy similares. Marcano y Caram dijeron que en el Nivel Uno, los cursos tienden a ser gratuitos para los participantes. Como explicó Marcano: “Queremos asegurarnos de que las personas que están entrenando grupos tengan un conocimiento básico de entrenamiento y cómo ejecutar sesiones de manera segura”.

Para los entrenadores que deseen aumentar sus habilidades y conocimientos con un curso de nivel dos, los cursos deben ser pagados por el individuo. “Es como cualquier otra carrera”, dijo Caram, “si quieres mejorarte a ti mismo, necesitas invertir en tu propio desarrollo profesional. Esa es la única forma en que el coaching ganará respeto como profesión”.

Para los entrenadores con la capacidad y el impulso para convertirse en entrenadores de nivel nacional, las asociaciones nacionales de Chile y Trinidad y Tobago apoyarían a los entrenadores en ese camino.

En los EE. UU. las personas asumen la responsabilidad de su propio aprendizaje, pero con apoyo adicional. La asociación nacional ofreció a los entrenadores la provisión de mentores o el acceso a cursos específicos, como habilidades de liderazgo.

Del Colle explicó que en Argentina había muy poco apoyo financiero de las asociaciones nacionales para los entrenadores. Los aspirantes a entrenadores tenían que pagar ellos mismos cualquier capacitación. En mayor medida que en las otras tres naciones, en Argentina, los jugadores tendían a convertirse en entrenador sin hacer muchos cursos formales.

Pagar por al menos algún elemento del desarrollo de sus entrenadores fue aprobado universalmente por los panelistas. “Si las personas pagan por sus cursos, es mucho más probable que adopten una actitud profesional”, dijo Caram. Marcano estuvo de acuerdo: “Si ejecutas un curso gratuito, conseguirás que 100 personas participen, pero muy pocos se convertirán en entrenadores. Si realiza un curso pago, un porcentaje mucho mayor de esos entrenadores continuará utilizando el conocimiento que han adquirido “.

En respuesta a una pregunta de un participante del webinar, Parnham dijo que USA Field Hockey  había organizado algunos cursos solo para mujeres para aspirantes a entrenadoras. La siguiente etapa del camino fue introducir cursos mixtos a medida que las entrenadoras aumentaran su confianza. Para Del Colle, la idea de cursos solo para mujeres fue errónea. Ella sintió que los cursos deberían tener una proporción de 50/50. Los panelistas estuvieron de acuerdo en que lo mejor sería una combinación de opciones, ya que algunas mujeres que comienzan su carrera como entrenadoras pueden sentirse más seguras en un espacio solo para mujeres, donde otras no se verían perturbadas por un entorno mixto.

El último punto importante planteado durante la discusión fue la apertura de oportunidades que brindan los cursos online. Del Colle ha impartido varios cursos de arqueros online con mucho éxito y, aunque insiste en que nada puede reemplazar el aprendizaje presencial, dijo que había logrado compartir una gran cantidad de conocimientos a través de los cursos online.

Para Marcano, la capacidad de llegar a personas de todo el Caribe a través del aprendizaje online ha sido invaluable. Durante la pandemia, pudo trabajar con entrenadores de Jamaica y Barbados de una manera que no se había considerado antes. Sin embargo, el entrenador agregó que el aprendizaje online debe usarse de manera inteligente, ya que no todos los jugadores o entrenadores respondieron de la misma manera.

Como jugadora, Caram dijo que las conversaciones y sesiones online con su entrenador y compañeras de equipo le habían permitido al equipo desarrollar otras habilidades y comportamientos que simplemente se pasaban por alto en el curso normal de los entrenamientos.

“Cuando tienes una sesión de entrenamiento de dos horas en la cancha, todo se trata de las habilidades de hockey”, dijo Caram. “Durante la pandemia, pudimos pensar en muchas otras cosas sobre el juego y creo que eso nos ha mejorado”.

Parnham dijo que el advenimiento de un mayor aprendizaje online permitiría un enfoque de aprendizaje combinado de sesiones online y presenciales, lo que fue muy emocionante para el juego. También agregó que a la USAFH le complacería compartir el aprendizaje con otras asociaciones nacionales a través de webinars y talleres online.

Al concluir la discusión, Mary Cicinelli dijo que el webinar había desenterrado una gran cantidad de pensamientos e ideas que todas las naciones de la PAHF podían aprovechar. Y, agregó, gran parte del debate y la discusión también habían resaltado una sorprendente cantidad de homogeneidad entre las naciones, tanto en perspectivas como en aspiraciones, cuando se trata del importante tema de la igualdad de género.

Fuente: Sarah Juggins, for PAHF – Foto: PAHF – FIHockey