//Argentina-Francia, en Tokio 2020: la selección de vóleibol cayó en semifinales y ahora tendrá que disputarse el bronce con Brasil

Argentina-Francia, en Tokio 2020: la selección de vóleibol cayó en semifinales y ahora tendrá que disputarse el bronce con Brasil

Fue 3-0 para una selección gala que no perdonó en ataque y aprovechó algunas fallas albicelestes; el sábado, desde la 1.30, el partido por el tercer puesto.

TOKIO.- Imprecisiones propias y virtudes ajenas. El bloqueo como punto débil y algunos errores no forzados en momentos clave. Un combo difícil de revertir cuando se presenta de esta manera. Y una Francia bien distinta a la que se enfrentó en el tercer partido del grupo B: infalible, quemando la pelota cuando era necesario, o jugando inteligente cuando el momento pedía cabeza fría. En el Ariake Arena, la Argentina chocó contra su techo olímpico: cayó 3-0 (25-22, 25-19 y 25-22) frente a la selección gala y se quedó sin final.

Ahora, habrá un duelo de dos viejos conocidos. Brasil será el rival por la medalla de bronce. Un tercer y cuarto puesto con sabor a metal. Programado para el próximo sábado a la 1.30 (hora argentina), el clásico tendrá su segunda edición en Tokio 2020. El antecedente más cercano fue por la misma zona del torneo, con triunfo 3-2 para los brasileños en un clásico que se le escapó a la Argentina de las manos en el cuarto set.

Facundo Conte patea la pelota, una señal de la impotencia que abrazó a la selección
Facundo Conte patea la pelota, una señal de la impotencia que abrazó a la selecciónSantiago Filipuzzi / Enviado especial

La selección de Marcelo Méndez se fue masticando bronca, sabiendo que tenía en sus manos la gran oportunidad de quebrar el límite de la semifinal. La tercera de la historia (Seúl 88 y Sidney 2000). El sábado será hora de ir a buscar lo que se consiguió en suelo coreano, y justamente en otro clásico sudamericano (3-2 ante Brasil, en octubre de 1988).

El partido: la solidez de Francia fue demasiado para la Argentina

La Argentina no empezó bien pisada. Aunque logró recuperarse y cerró un primer set de sensaciones encontradas: falló cuando no tenía que fallar (en momentos donde podía dar el paso adelante), pero al mismo tiempo nunca dejó de perseguir a su presa. Llegó a estar tres puntos abajo (9-12) y parecía que Francia se escapaba, hasta que entró en acción la potencia de Bruno Lima, se levantó el equipo y no se le perdió el tren. Es más, se acercó tanto que empató 20-20 con un error de cálculo de Nicolás Le Goff. Y hasta llegó a estar un punto arriba. Fue ahí donde empezó a anticipar lo que se venía. Ahí fue donde Francia logró salir de la persecución, para finalmente tomar aire y poder cerrar 25-22 a su favor.

Un aire que se estiró en el segundo set. Francia mostró su mejor versión ante un equipo nacional al que le costó ofrecer resistencia (0/18 en el bloqueo). Por eso llegó a sacar seis puntos de diferencia cuando se pusieron 19-13 y lograron mantener la diferencia hacia el final, para firmar el 25-19 del 2-0. Los galos no solo empezaron mejor sino que nunca dejaron que la Argentina recuperara terreno, una imagen bien distinta a la de la primera parte. Sin respuestas, la selección se fue quedando sin energía, como si el partido ante Italia se hubiese consumido el resto físico.

Francia, finalista olímpico
Francia, finalista olímpicoSantiago Filipuzzi / Enviado especial

Ya en el cierre, Francia siguió liderando el marcador sin ceder en la ventaja. La Argentina no se pudo poner al frente y solo fue resistiendo, mostrando una de sus mejores cartas: la fortaleza mental. Así logró llevar el resultado ajustado hasta el final (y hasta incomodó en algunos pasajes al rival), pero la postal del primer set volvió a tomar la escena por asalto: Francia no falló en el cierre y tuvo su merecida victoria. Un triunfo al ritmo de Zaz y su Champs Elysées. Un festejo final que también tuvo el reconocimiento a una Argentina que dio pelea hasta la última pelota.

En Tokio hay lamentos, bronca contenida, miradas al piso y la idea de que hay que recuperarse en 36 horas para buscar la medalla tan deseada. Enfrente, la marea azul ya piensa en la final con Rusia.

Las voces, entre la resignación y la mirada en Brasil

Marcelo Méndez, entrenador del equipo argentino, destacó el trabajo realizado por el equipo albiceleste a lo largo del torneo olímpico: “El equipo dio todo lo que puede dar. Tenemos que estar orgullosos de estos jugadores. Jugaron grandes batallas para clasificarse en la zona. Los cuartos de final se lo ganaron ante un gran equipo como Italia. Seguramente todos queríamos una plata o un oro, pero tenemos que estar orgullosos”, elogió.

Además, hizo un breve análisis del partido ante Francia: “Siempre gana el mejor. Ellos jugaron muy bien en el bloqueo y defendieron bien las pelotas. Nosotros muy bien, pero quizás fallamos en el ataque. Creo que en el ataque se definió el partido.” Rumbo a lo que viene, valoró: “Ellos (por los jugadores) son conscientes de que tenemos que pelear una final por una medalla olímpica. Iremos con todo para obtener ese objetivo.”

Marcelo Méndez, en uno de los tiempos pedidos por la selección para ajustar detalles ante los europeos
Marcelo Méndez, en uno de los tiempos pedidos por la selección para ajustar detalles ante los europeosSantiago Filipuzzi / Enviado especial – LA NACION

Bruno Lima no ocultó su tristeza por la caída frente a Francia. “En este momento estamos muy tristes por la derrota. Tuvimos un par de situaciones que no supimos aprovechar y se nos fue el partido. Tenemos la gran chance del bronce y nos tenemos que enfocar ahí. Tenemos la capacidad para recuperarnos. Ya lo demostramos en la etapa de grupos. Enfrente hay un gran equipo y trataremos de aprovechar el momento que tengamos.”

Luciano De Cecco lamentó la derrota argentina ante Francia, pero valoró el hecho de seguir con posibilidades de colgarse la medalla de bronce. “Seguramente no jugamos nuestro mejor vóleibol, seguramente mérito del advesario. Son partidos. Desgraciadamente cuando uno no puede sacar todo su potencial y el rival hace las cosas bien es complicado. Seguramente no aprovechamos las oportunidades que tuvimos, por méritos de ellos y falencias nuestras”, destacó uno de los mejores armadores del mundo. Y luego agregó: “La parte linda de esto es que pasado mañana tenemos otra final, lucharemos por conseguir una medalla y hay que enfocarnos en eso: tenemos revancha.”

Más tarde reconoció ante las cámaras de TyC Sports: “Perder una semifinal olímpica no es fácil de asimilar, porque a lo mejor no volvemos a jugar una. Pero tenemos que manejar esa frustración. Hay que estudiar bien lo que podamos mejorar, la revancha la tenemos en 48 horas y ahí nos enfocaremos”.

Fuente:Ir a notas de Javier SaúlJavier Saúl  LA NACION – Fotos: Santiago Filipuzzi / Enviado especial – LA NACION Deportes