//“El partido de mi vida”. Del Potro volvió a Flushing Meadows, peloteó con John McEnroe y habló de su recuperación

“El partido de mi vida”. Del Potro volvió a Flushing Meadows, peloteó con John McEnroe y habló de su recuperación

Invitado por la organización, el tandilense practicó con la leyenda, se complació en el lugar donde lo aman y se entusiasmó con un nuevo regreso a las canchas.

Gabriela Sabatini, que obtuvo en Nueva York los títulos más importantes de su estupenda carrera (el Masters en 1988 y 1994; el US Open en 1990), le cambiaba el semblante ni bien pisaba la ciudad estadounidense. Podía estar cabizbaja o sin confianza, pero se energizaba en la Gran Manzana. “Cuando llegaba, cambiaba mi humor, me sentía muy bien enseguida, con ganas de entrenarme y estaba feliz […] Me gustaba caminar, conocer sus restaurantes, sus parques. La gente es distinta, muy latina, se involucraba en los partidos, me alentaba y me fortalecía”, describió, ante LA NACION, la poética ex número tres del mundo.

Juan Martín del Potro, otra de las estrellas del deporte de las raquetas nacidas en la Argentina, puede ufanarse de lo mismo. Con su tenis alcanzó a la cima del Empire State Building en 2009 (conquistando el título ante Roger Federer) y regresó a la final en el estadio Arthur Ashe nueve temporadas más tarde (en 2018; cayó contra Novak Djokovic). Hoy, tras más de 26 meses sin competir (en el césped de Queen’s 2019) y luego de cuatro ingresos en el quirófano para intentar reparar los daños de su rodilla derecha, se encuentra en la etapa más auspiciosa de su lenta rehabilitación y decidió regresar a Nueva York para “recargar energías y sumar buena onda”, según expresó.

El ex número 3 del mundo, que el 23 de este mes cumplirá 33 años, empezó a impactar la pelota en mayo pasado, sin moverse y con la férula colocada en la pierna derecha; hoy, todavía con molestias, ya se entrena con mucha mayor intensidad y libertad. Así se lo viene observando durante las últimas semanas en los courts del Crandon Park, en Miami. Y así se lo vio en el peloteo que realizó este martes junto con el estadounidense John McEnroe (62 años) en la cancha de práctica número 5 del centro nacional Billie Jean King, en el mismo momento en el que la canadiense Leylah Fernández y la ucraniana Elina Svitolina definían uno de los mejores partidos del certamen en el estadio Arthur Ashe y los gritos se filtraban desde el gigante de concreto.

El tandilense llegó cerca de las 13 a Flushing Meadows, vestido de saco y pantalón, acompañado por uno de sus amigos. Con compromisos comerciales, se instaló en el palco de uno de sus sponsors en el Arthur Ashe para participar de un Meet & Greet. En un momento se dejó ver en el estadio mientras el ruso Daniil Medvedev y el neerlandés Botic Van de Zandschulp competían en el cemento neoyorquino (luego contaría que le dio cierta frustración no ser él quien estaba jugando allí). Recibió los primeros saludos del público que lo reconoció a la distancia. Y las muestras de afecto continuaron más tarde, mientras se movía -con custodia- por las entrañas del complejo. Se cruzó con varios colegas y charló con varios, como con el francés Gael Monfils.

Del Potro, mirando el partido de Daniil Medvedev y Botic Van de Zandchulp en el estadio Arthur Ashe, donde se coronó en 2009.
Del Potro, mirando el partido de Daniil Medvedev y Botic Van de Zandchulp en el estadio Arthur Ashe, donde se coronó en 2009.Garrett Ellwood/USTA – USTAC

“Un poco decidí venir para terminar de recargar energías, sumar buena onda y hacer esta etapa final de mi recuperación. Obviamente el año que viene quiero venir, no sé si como candidato, como he venido siempre, pero por lo menos como jugador y ser protagonista dentro de nuevo dentro la cancha”, sentenció el doble medallista olímpico, en ESPN, antes de intercambiar algunos tiros con McEnroe, ex número 1 y actual comentarista de la cadena estadounidense. Con micrófono en mano, José Luis Clerc fue describiendo lo que pasaba en el court. Cuando se detuvo el peloteo se acercó a Del Potro, que amplió: “Tengo un poco de nervios por jugar con John. Hace mucho que no juego en estas canchas también, pero lo que me llena de ilusión es el tenis, la potencia que sigo teniendo, ver que los golpes siguen estando presentes y que eso me va a acompañar, si Dios quiere y la pierna mejora un poco, para poder volver”.

“Puede volver a ser 3 o 4 del mundo. Si está bien de salud, lo podrá conseguir. Hoy el tenis es muy físico”, acotó el autor de una de las frases más famosas de la historia del tenis (“¡You cannot be serious, man!”, en Wimbledon 1981).

“Este es el partido más difícil de mi carrera”, aseveró Juan Martín. Y amplió: “Siento que este es mi lugar natural, que me lo están usurpando y no me gusta. Siento que este fuego lo tengo intacto. Quiero volver a tomar el control de mi carrera deportiva y dejar de hablar de médicos y tratamientos”.

John McEnroe y Juan Martín del Potro charlan en una entrevista en Flushing Meadows, durante el Abierto de Estados Unidos.
John McEnroe y Juan Martín del Potro charlan en una entrevista en Flushing Meadows, durante el Abierto de Estados Unidos.Captura ESPN Live

¿En qué situación está hoy? “Hoy rengueo, estoy como en una pata y media, pero siento que el tenis me va a acompañar, que todavía me está esperando para darme una nueva chance. Tal vez es el partido más duro de mi carrera porque no sé cómo ganarlo todavía. Sé que de alguna u otra manera lo voy a lograr (…) Hoy, que estoy un poco más grande, digo que de este lugar me quiero ir de mi manera y no porque me lo tengan que imponer. Aunque no sea fácil lo voy a sacar adelante”, añadió Del Potro, que por la noche fue comentarista invitado en el partido entre el canadiense Felix Auger-Aliassime y el español Carlos Alcaraz.

Una fuerte pretemporada a fin de año y el regreso en 2022, ese es el anhelo de Juan Martín. ¿En Australia? ¿En febrero en Delray Beach? ¿Y por qué no en Buenos Aires? “No sé si me conviene volver en un torneo a cinco sets. Hay alternativas. Y en Argentina nunca jugué si no era por Copa Davis. Y allí hay un torneo a principios de año”, sorprendió. Sólo jugó el ATP porteño en 2005, cuando era 155 del mundo.

Del Potro simboliza el ejemplo de resiliencia más grande la historia del tenis. Nunca, ningún jugador de alta jerarquía, volvió a saborear la gloria como él después de sufrir tantos mazazos físicos. Como si no hubiera sido suficiente, la vida le puso por delante un nuevo desafío. El más espinoso. Pero confía en volver a torcerle el brazo al destino.

Fuente:Sebastián Torok  LA NACION – Fotos: Garrett Ellwood/USTA – USTAC – Captura ESPN Live – LA NACION Deportes – TweetsWilfy@whitelinefervor- 7 sept.2021DELPO!!!! –Wilfy@whitelinefervo – LA NACION Deportes