//Por qué los peloteoslLargos apuntalaron la brutal victoria de Thiem en el US Open

Por qué los peloteoslLargos apuntalaron la brutal victoria de Thiem en el US Open

Conoce en profundidad las tácticas usadas por los dos finalistas del Grand Slam estadounidense, y, según las estadísticas, qué tanto funcionaron.

Dominic Thiem estaba tenso. De hecho, él mismo reconoció tras su rueda de prensa en el US Open que estaba “súper, súper tenso”.

“El problema eran mis nervios”, dijo Thiem después del partido. De la misma manera que Stan Wawrinka temblaba y lloraba en el vestuario antes de derrotar a Novak Djokovic en cuatro sets en la final del US Open 2016, Thiem dijo que estuvo tenso todo el día.

Debido a la tensión, rápidamente se vio en desventaja de 0-2 en sets y quiebre abajo en el tercero. Pero, como dijo Thiem, “la fe fue más fuerte que el cuerpo”. Por eso ganó su primer título de Grand Slam, derrotando a Alexander Zverev por 2-6, 4-6, 6-4, 6-3, 7-6 (6) en una de las finales más agotadoras física y mentalmente de los últimos tiempos. Ambos jugadores sufrieron calambres al final, sus cuerpos les fallaron cuando más lo necesitaban. Sus mentes se fueron al infierno y regresaron tratando de llegar primero a la línea de meta.

 

También Podría Interesarle: Dominic Thiem: “Dediqué Toda Mi Vida A Ganar Un Grand Slam”

 

Zverev no estuvo nada tenso para comenzar el partido, pero también sucumbió a los nervios al intentar cerrar una gran ventaja en lugar de seguir empleando el estilo de juego agresivo y arrollador que lo posicionó tan adelante en el partido. Saber que los lobos estaban aullando en la cabeza de ambos jugadores durante la final proporciona la lente necesaria para comprender la analítica del partido, que cambió drásticamente de principio a fin.

Por ejemplo, Zverev tuvo 10 tiros ganadores de derecha y 17 errores de derecha en los dos primeros sets. Fue el tiro más dominante en la cancha. En los tres sets restantes, solo tuvo siete ganadores de derecha y cometió 40 errores con este golpe.

A los 61 minutos de la final, Thiem caminó hasta la línea de fondo para sacar perdiendo 6-2, 5-1, 30/40. Terminó salvando tres puntos de quiebre en ese juego, proporcionando la primera mota de luz al final del túnel. Logró tres juegos seguidos hasta 4-5, luego de romper a Zverev por primera vez en el partido.

Aquí es donde los vientos comenzaron a cambiar para Thiem.

En la entrevista posterior al partido de Zverev, dijo: “El partido cambió cuando me rompió por primera vez en el segundo set (en 5-2). Creo que empezó a jugar mucho mejor y yo empecé a jugar mucho peor”. Si Zverev alguna vez tiene alguna duda sobre el estilo de juego que mejor se adapta a su estructura atlética de casi dos metros, no necesita buscar más allá de los primeros 14 juegos de la final, donde lideró 6-2, 5-1. Es un jugador de fondo poderoso que caza implacablemente la pelota corta. Y sí, servir y volear es una línea que se encuentra en la parte de su plan de juego.

Zverev yendo hacia delante
En la final, Zverev sacó y voleó 40 veces (una estadística que incluye aces, saques sin devolver y cinco dobles faltas, cuando iba hacia delante), ganando un 68 por ciento (27/40). Zverev ganó cinco de los seis puntos con servicio y volea en el primer set, incluido el saque y volea en un segundo servicio liderando 2-1, 15-0. La estrategia funcionó muy bien porque Thiem se mantuvo lo más atrás posible para tomar su posición de devolución, a menudo revisando hasta dos veces dónde estaban los jueces de línea de la parte posterior de la pista para no chocar con ellos.

A Zverev se le atribuyó haberse acercado a la red 66 veces en el partido, ganando un saludable 65 por ciento (43/66) de estos puntos, que fue muy superior al 45 por ciento (72/160) que ganó en la línea de fondo. Con Thiem queriendo retroceder lo más posible para devolver y generar peloteos, ir hacia delante fue el antídoto perfecto para Zverev.

Thiem extendiendo los peloteos
Zverev realizó una clase magistral de norte a sur en los dos primeros sets. Thiem quería desesperadamente girar el partido de este a oeste y convertirlo en un duelo de golpes de fondo con mucho efecto, un gran slice y muchas bolas de lado a lado. Quería desgastar a Zverev y estaba dispuesto a sacrificar hasta la última gota de su propia forma física para que esto sucediera.

La duración promedio de la jugada de los cinco sets identifica exactamente cómo Thiem se abrió camino de regreso al partido.

Promedio de longitud de los peloteos

Set Prom. de duración del Rally (golpes)
Resultado del set
1 4 Zverev 6-2
2 3.3 Zverev 6-4
3 4.6 Thiem 6-4
4 5 Thiem 6-3
5 6.3 Thiem 7-6(6)

La duración promedio de los peloteos en el quinto set (6.29 tiros) fue casi el doble que la del segundo set (3.30 tiros) cuando Zverev era básicamente intocable.

Dobles faltas
Las 15 dobles faltas de Zverev jugaron un papel importante en su pérdida de la final. Sufrió siete quiebres en el partido, con siete dobles faltas ocurridas en cinco de esos juegos de servicio. Dos dobles faltas asomaron la cabeza en el tie-break del quinto set.

Zverev salvó un punto de partido en 5-6 en el tie-break del quinto set con un segundo servicio de 68 mph que apenas se deslizó sobre la red. Sirviendo 3-4 en el cuarto set, conectó siete segundos servicios y finalmente sufrió quiebre. Una fue una doble falta, dos fueron de más de 130 mph, mientras que las otras cuatro fueron de 83 mph o menos. Nadie sabía qué se avecinaba ni dónde aterrizaban, especialmente Zverev.

Distancia recorrida
En general, ambos jugadores corrieron 5 kilómetros durante la final, con Thiem corriendo 5,206 metros y Zverev corriendo 5,138 metros. La distancia media recorrida por punto para Thiem fue de 16,17 metros y Zverev promedió 15,96 metros. El desesperado plan de Thiem de extender los rallies para sobrevivir a Zverev era peligroso, ya que lo llevó al borde del agotamiento. No podía quedarse quieto hacia el final del partido por temor a que su cuerpo se bloqueara.

Esta final fue sobre supervivencia. Se trataba de creer que había un camino a seguir cuando no existía.

Fuente: Craig O’Shannessy – ATP TOUR – Foto: © Darren Carroll/UST- ATP TOUR