//Federico Coria llegó a su primera final y disfruta de la mejor semana de su carrera en el ATP de Bastad

Federico Coria llegó a su primera final y disfruta de la mejor semana de su carrera en el ATP de Bastad

El argentino superó al alemán Yannick Hanfmann en dos sets; subirá, al menos, hasta el puesto 63° del ranking mundial.

El privilegio de transitar el mejor momento de su carrera. En la previa de su viaje a Tokio 2020, Federico Coria disfruta de su mejor tenis. En la semana más destacada desde que es profesional, el argentino llegó a su primera final en el circuito mayor: le ganó por 6-2 y 6-1 al alemán Yannick Hanfmann y jugará la definición en el ATP de Bastad, Suecia (481.270 euros en premios). Ahora espera por el vencedor en la otra semifinal, el noruego Casper Ruud, que venció al español Roberto Carballés Baena por 6-1 y 6-4 en la segunda semifinal.

Esta semana, Coria (77°) subió diez posiciones en el ranking tras alcanzar, el último domingo, la final del Challenger de Salzburgo (perdió con el santafesino Facundo Bagnis). Entrenado por Andrés Schneiter, viajó a Bastad, un torneo muy tradicional del tour, cuya edición actual es la número 73, y ya logró trepar al menos hasta el puesto 63°.

En el medio, a lo largo de la semana, Coria sacó adelante un partido de alta intensidad frente al italiano Marco Cecchinato, 16° del mundo en febrero de 2019 y dueño de un revés de una mano picante, con el que logra buenas aperturas y tiros ganadores.

Ya en cuartos de final, el argentino de 29 años consiguió el mejor triunfo de su trayectoria, al derrotar a Cristian Garín, pupilo Franco Davin, por 6-4, 4-6 y 6-2. El chileno se ubica en el 18° lugar de la clasificación de la ATP.

Lo mejor del partido

En la semifinal ante Hanfmann, el rosarino dominó a voluntad y se impuso en sets corridos ante un rival al que también le había ganado las otras tres veces que se enfrentaron, en los challengers de Panamá 2017, Almaty (Kazajistán) 2018 y Guayaquil (Ecuador) 2019. Tras el partido de hoy, inclusive, utilizó el traductor de su teléfono celular para decir algunas palabras de agradecimiento en sueco. Su comentario fue celebrado por la voz del estadio y aplaudido por los espectadores, mientras él, feliz, saludaba riéndose.