//El caso Raúl Pérez Roldán. Graciela Pérez, la primera víctima: “Ese señor para mí está muerto”

El caso Raúl Pérez Roldán. Graciela Pérez, la primera víctima: “Ese señor para mí está muerto”

El ex tenista Guillermo Pérez Roldán, número 13 del mundo en 1988, sacudió al deporte mundial, y en especial al tenis argentino, al confesar en mayo pasado en LA NACION, haber “sufrido maltrato físico y sido estafado” por su padre y ex entrenador, Raúl Pérez Roldán.El crudo relato, casi tres décadas después, generó muchas reacciones y nuevas voces de ex jugadores afectados por el estilo de la escuela que Pérez Roldán condujo en el Club Independiente de Tandil. Muy afectada, Graciela Pérez, la “primera víctima” de Raúl, no había podido dar su testimonio, pero en las últimas horas se refirió, sin dar detalles, a aquel padecimiento.

Graciela Pérez fue la primera tenista en destacarse de la escuela de Pérez Roldán en Independiente, representando a la Argentina en torneos sudamericanos y europeos, y siendo número 1 del ranking nacional de juveniles y juniors entre 1979 y 1983. “Fui la primera en padecerlo”, reconoció Graciela sobre Raúl Pérez Roldán, en el diario El Eco de Tandil. Y añadió: “Todo lo que se pueda contar es poco. Es como dijo Guillermo [Pérez Roldán], que ha contado el 10%, o el 1%, me animaría a decir”.

Graciela Pérez entiende que en la actualidad no podría recibir aquel maltrato. “Tal vez él [Raúl] no llegaría hoy a tanto, porque los chicos son distintos, porque las redes sociales hacen su gran aporte, los chicos y chicas no tienen miedo. Nosotros, no digo que fuimos educados con miedo…”, dijo la ex tenista, reconociendo que en aquel momento se vinculaba el “respeto” con el “miedo”.

Raúl Pérez Roldán, en octubre de 2017 en Tandil, cuando la AAT llevó la Copa Davis al club Independiente.
Raúl Pérez Roldán, en octubre de 2017 en Tandil, cuando la AAT llevó la Copa Davis al club Independiente. Fuente: Archivo

Graciela Pérez y Raúl Pérez Roldán siguen viviendo en la misma ciudad: Tandil. ¿Qué recuerdo tiene Graciela sobre su ex entrenador? “No existe ese señor para mí. Está muerto. No le deseo ningún mal, pero…”, confesó.

Consultada sobre por qué Guillermo Pérez Roldán tardó más de 25 años en contar lo que le había hecho su padre, Graciela expresó: “También tuvo miedo, respeto, esperó y dio oportunidades y siguió esperando que su padre y su madre reaccionaran, se dieran cuenta. Cuando fueron a su casamiento en Chile me contó que su padre -no sé su madre- le había pedido perdón, pero al poquito tiempo ya lo había vuelto a defraudar (…) No sé cómo, pero sí que lo había decepcionado nuevamente. Y que ahora había estado esperando, porque nació su tercer hijo. Les mandaba a los padres fotos de las ecografías y jamás tuvo una respuesta”.

Guillermo Pérez Roldán pega un revés, bajo la mirada de Raúl, durante una pretemporada en Tandil en los 80.
Guillermo Pérez Roldán pega un revés, bajo la mirada de Raúl, durante una pretemporada en Tandil en los 80. Crédito: Gentileza “Historia del Tenis en la Argentina/R. Andersen y E. Puppo”

Graciela Pérez dijo no haber ganado buen dinero con el tenis, ya que en esa época no tuvo sponsors y lo único que recibió fueron zapatillas, indumentaria y raquetas. Además, explicó que si bien tenía buena proyección como profesional, padeció un obstáculo extra tenístico. Así fue el diálogo entre ella y la periodista Ana Pérez Porcio, autora de la entrevista en El Eco.

-¿Su padres la apoyaban?

-Me dejaban.

-No estaban muy contentos, digamos.

-Creo que no. Nunca me lo dijeron.

-¿Ganó mucha plata con el tenis?

-Nada. Casi no teníamos sponsors. Te daban las zapatillas, la ropa, tal vez la raqueta pero plata nada y yo jugué casi todo de junior. Como profesional, al no tener plata no me podía bancar la carrera tampoco.

-Y por eso la dejó.

-Entre otras cosas.

Graciela Pérez (4a desde la izquierda), junto con otros juniors y entrenadores, como Raúl Pérez Roldán (2do desde la derecha).
Graciela Pérez (4a desde la izquierda), junto con otros juniors y entrenadores, como Raúl Pérez Roldán (2do desde la derecha). Crédito: Gentileza Guillermo Corti

-¿Se pueden conocer las otras cosas?

-Algunas voces dijeron que podría haber estado entre las primeras veinte mejores del mundo. Me enteré después de algunos años. En su momento era porque estaba “muy gorda”.

-¡Apa! ¿Cómo fue eso?

-Creo que por conveniencia porque en ese momento ya que empezaban a andar muy bien Guillermo y Mariana (Pérez Roldán), Franco y Patricia Tarabini y había que viajar con ellos y yo era una persona de confianza para manejar el monstruo que era la escuela de tenis del Independiente.

-¿Conveniencia del Club o de Pérez Roldán?

-De esa persona.

-No puede ni nombrarlo.

-… Es mi idea, es lo que pienso y también porque después con los años, viajando, hablando con periodistas y entrenadores supe que hubo posibilidades pero que nunca llegaron a mis oídos.

-¿Posibilidades?

-De entrenadores.

-¿Mano negra?

-A mí me sirvió lo que hice, hasta dónde hice. No fueron todos buenos momentos pero aprendí mucho, como por ejemplo lo que nunca iba a hacer con mis alumnos. Hasta hace unos años hacía competición, tuve muchos chicos y muy en claro lo que no quería para ellos. Me sirvió como jugadora, entrenadora y me sirve hoy para ganarme la vida (se sonríe).

Fuente: LA NACION DEPORTES – Fotos: Crédito: Diario El Eco de Tandil – Archivo – Crédito: Gentileza “Historia del Tenis en la Argentina/R. Andersen y E. Puppo” – Crédito: Gentileza Guillermo Corti – LA NACION DEPORTES