//Chela: “Diego está en excelentes condiciones para afrontar lo que viene”

Chela: “Diego está en excelentes condiciones para afrontar lo que viene”

El equipo de Diego Schwartzman hace una radiografía del trabajo diario que los ha llevado al borde del Top10 y destacan su conducta, la humildad y su mentalidad: “Siempre quiere más”.

Diego Schwartzman lo tiene claro, es una persona que suele apegarse a las rutinas: por ejemplo, no ser él quien mira el cuadro para enterarse de su rival. Menos aún, saber quienes podrían ser sus próximos contrincantes.

El encargado de hacerlo, entre tantas otras tareas, es su entrenador Juan Ignacio Chela. “Diego nunca mira los cuadros. Es más, cuando hacen el sorteo, lo veo primero yo”, asegura el ex No. 15 del FedEx ATP Ranking. De hecho, el contarle tampoco es un acto automático. “Antes de que le diga el nombre de su rival, el me pregunta si es ‘duro’, si es ‘muy duro’, si es una ‘piedra’… yo con mi criterio más o menos le doy pistas y le voy diciendo, hasta que llegamos al nombre”, describe el entrenador a ATPTour.com.

Esa es la tónica en todo momento dentro del equipo del argentino en el día a día: una suerte de orden descontracturado, en el que abundan los pequeños momentos de bromas y, al mismo tiempo, la conducta para trabajar con seriedad. Claro, nunca faltan los chistes de Chela, de quien dicen que renueva su repertorio constantemente.

“Los chistes y las bromas siempre están, pero por suerte sabemos manejar los momentos más relajados y los que no… A mi me gusta descomprimir bastante y el Circuito ya es demasiado exigente de por sí, la presión con la que se convive todo el tiempo… así que está bueno tener momentos para despejarse”.

En tanto, las ‘burbujas’ entre el complejo y el hotel establecieron nuevas dinámicas a las que Schwartzman y su equipo y debieron acostumbrarse rápidamente. “Ahora es más difícil ‘relajar’, no podemos salir a caminar y estas todo el tiempo conviviendo con tus rivales, otros jugadores y nosotros, el equipo, en el hotel. Tratamos de que esos tiempos estén bien separados”. Los divertimentos por estas horas son las cartas, las series y el afamado Mate, en la habitación.

“El trabajo diario lo coordinamos juntos. Yo le planteo lo que creo que es mejor que haga, y nos ponemos de acuerdo. Tenemos muy buen diálogo y eso es clave”, contó Chela. “Somos una familia ya, como un Gran Hermano. Van nueve semanas y media desde que viajamos a Bahamas antes de ir a Estados Unidos”, describe Martiniano Orazi, su PF.

Además del físico, el argentino cuenta entre sus filas con el kinesiólogo Luis D’Alessandro y el nutricionista Luis Spena. Además del cuerpo técnico, al argentino lo acompaña en todo momento su novia Eugenia de Martino, la primera en sumarse al tono desacartonado de Chela.

También Podría Interesarle: La Primera Experiencia De Ferrer En El Box De Zverev: “El Jugador Es El Bueno”

En ese contexto, a los 28 años, Schwartzman es puro disfrute y búsqueda constante de superación. “Como jugador uno no sabe cuando se le van a dar las cosas pero sí podes controlar cómo las haces y eso es para lo que trabajamos. Queríamos que aproveche ese tiempo para ser un mejor jugador”.

La Pandemia cambió la rutina del argentino pero supo encontrar en esos meses de baja forzada el tiempo que no tiene en competencia. “Siempre trabajamos para darle lo mejor a él como jugador y que sea eficiente… es un jugador que cada punto debe luchar al 100%, y físicamente tiene que estar 10 puntos, descansado y con su cabeza lúcida para pensar y luchar”, asegura Orazi (el mismo que manejó el cuerpo de Juan Martín del Potro siete años).

Este presente de Schwartzman no fue instantáneo y hubo que apelar a la paciencia. “Diego es un jugador de mucho ritmo, y al principio, la falta de partidos costó, sumando a un poco de ansiedad”, define Chela y concluye: “Siempre le transmitimos de que debe estar listo para esperar su mejor momento, sabemos todo lo que tiene para dar”.

El momento de los resultados llegó en Roma. “Fue la mejor semana de su carrera, jugando a un gran nivel en todo momento”, define su entrenador, que destaca, claro, la primera victoria en diez intentos sobre Rafael Nadal como una marca especial. “Ganarle a Rafa en tierra es para muy pocos, en un ATP Masters 1000. Obviamente eso te da confianza para todo lo que viene”.

¿Encaran este Roland Garros de forma especial? “Los partidos hay que ganarlos en la cancha y todos los rivales son durísimos. A medida que van pasando los partidos en los Grand Slams hay muchos factores, porque pueden ser partidos largos… Diego está en excelentes condiciones para afrontar todo lo que viene y hay que tener mucho cuidado en todo momento”.

Schwartzman ha dado ya sus dos primeros pasos firmes en París y quiere seguir rompiendo barreras en un Grand Slam, donde ha sido tres veces cuartofinalista. Queda mucho por delante. “Cuando termina un partido, ahí se entera el siguiente rival…”, asegura su entrenador.

“Mi Ranking hoy dice que debería mínimo hacer Octavos y entro con ese objetivo y a partir de ahí crecer para tener un gran torneo”, responde el jugador que reconoce que la derrota en la primera ronda del US Open ante Cameron Norrie lo hizo trabajar más fuerte. “Fue un duro golpe, pero desde entonces crecí un montón: me gusta jugar a cinco sets, vengo  sólido en mi juego, con pocos errores, con agresividad, y estoy sacando muy bien; espero seguir así”.

La final de Roma, en tanto, lo posicionó distinto al argentino en relación a sus rivales del Tour, a los colegas del top 20. Con rutinas que tienen pocas concesiones, los jugadores (con)viven con el análisis de la mirada ajena, el respeto o la falta del mismo, deportivamente hablando, las buenas rachas y Diego lo sabe. “Roma fue como un volver a sentirme bien con mi tenis… ”, describió y va más allá. “A nadie le va a gustar jugar conmigo viendo los resultados que tuve y en estas condiciones. Yo no querría jugar con un rival así. No van a disfrutar los partidos conmigo”.

El mensaje ha sido enviado. Solo resta saber hasta dónde llegarán las repercusiones en París.

fuente: Marcos Zugasti – ATP TOUR – Foto: © Peter Staples/ATP Tour