//Arrancó el recambio La nueva generación del tenis argentino: quiénes son, cómo juegan y por qué hay futuro

Arrancó el recambio La nueva generación del tenis argentino: quiénes son, cómo juegan y por qué hay futuro

La irrupción de los Cerúndolo tapó el gran momento de Sebastián Báez y de otros jóvenes como Tomás Etcheverry. Radiografía de los nuevos valores del tenis. Hay vida después de los campeones de la Davis.

La consagración de Juan Manuel Cerúndolo en Córdoba. La final jugada por su hermano Francisco una semana más tarde en Buenos Aires. El gran comienzo de temporada de Sebastián Báez, con títulos en dos Challengers en Chile y su debut a nivel ATP. Y también de Tomás Etcheverry, que alcanzó su mejor ranking tras llegar a los octavos de final en la cita cordobesa de la gira sudamericana de polvo de ladrillo. La nueva generación del tenis argentino arrancó el 2021 con todo de la mano de estos cuatro jugadores, algunos de los más destacados de ese grupo. Talentosos y trabajadores, todos saben lo mucho que cuesta construir una carrera en el más alto nivel del tenis, pero comparten el amor por este deporte y sueñan a lo grande.

“Yo particularmente no siento presión por las expectativas que se están generando alrededor de nuestra camada. Sí una gran motivación. Porque pienso que, si otros creen en mí y me tienen confianza, yo también me la tengo que creer”, le comentó Juan Manuel a Clarín hace unas semanas, apenas unas horas después de levantar el trofeo del torneo cordobés, el primero de su carrera.

Su victoria ante el español Albert Ramos Viñolas, 47° del mundo, en la final lo convirtió en la cara más visible de esta NextGen nacional, aunque él es uno de los más chicos del grupo. Tiene 19 años y lleva el tenis en la sangre. Sus padres fueron jugadores y él siguió la tradición familiar, al igual que Francisco, tres años mayor. Es más, todavía hoy siguen entrenando en la academia Tenis Point que dirigen sus papás, Alejandro y María Luz, la misma en la que dieron sus primeros pasos.

Juan Manuel Cerúndolo levanta el trofeo del ATP de Córdoba. Foto: Javier Ferreyra/La Voz

Juan Manuel Cerúndolo levanta el trofeo del ATP de Córdoba. Foto: Javier Ferreyra/La Voz

Juan Manuel, 176° del ranking, mostró muchas condiciones desde chico. En 2013 ganó el prestigioso Orange Bowl en la categoría sub 12 y llegó a ocupar el noveno lugar del ranking junior de la ITF. En sus primeros años las cosas no salieron como esperaba, pero en Córdoba se destapó.

Arrancó en la qualy y terminó gritando campeón, con festejos incluidas ante dos top 50, el serbio Miomir Kecmanovic (41°) en octavos y Ramos Viñolas en la final. Así, se convirtió en el argentino más joven en ganar un título ATP desde Guillermo Coria en Viña del Mar 2001. En el primer debutante en gritar campeón desde 2004, cuando el español Santiago Ventura ganó en Casablanca. Y el tenista de ranking más bajo en levantar un trofeo desde el triunfo de Pablo Andújar en Marrakech 2008 como 355° de la clasificación.

La buena racha familiar continuó en Buenos Aires, con la destacada actuación de Francisco, que también se metió en el cuadro desde la qualy y llegó a la final, en la que cayó ante Diego Schwartzman, número nueve del mundo. El mayor de los Cerúndolo, hoy 115° de la clasificación, había ganado en Córdoba su primer partido ATP y vivió una semana soñada en el BALTC, que lo dejó muy cerca del top 100.

Francisco Cerúndolo, subcampeón en Buenos Aires. Foto Prensa Argentina Open

Francisco Cerúndolo, subcampeón en Buenos Aires. Foto Prensa Argentina Open

Profesional desde 2016, el año pasado, en una temporada atípica por la pandemia, dejó su marca en el circuito challenger, en el que ganó tres torneos en Campiñas, Guayaquil y Split. Y además, comenzó a estudiar Licenciatura en Management con orientación en Economía y Finanzas. En el arranque de este 2021 estiró su gran momento.

Dentro de la cancha, los Cerúndolo son muy distintos. Juan Manuel, zurdo, es un contragolpeador nato y muchos lo describen como un “ajedrecista del tenis” por su capacidad de ir buscando los puntos con paciencia y frialdad mental. Francisco, diestro, juega un tenis de mucha potencia y velocidad, mucho más agresivo.

La explosión de los Cerúndolo tapó un poco el gran momento de Báez, otro de los integrantes de esta nueva generación que viene pidiendo pista. Nacido en San Martín, Buenos Aires, hace 20 años, cuando tenía apenas diez -y llevaba ya ocho con una raqueta en la mano- llamó la atención de José Luis Clerc, que lo invitó a sumarse a su academia en Parque Roca y se terminó transformando en una especie de “padrino deportivo” para él.

Sebastián Báez con su primer trofeo de challenger, que conquistó en Concepción a fines de febrero. Foto Instagram @sebastianbaez1

Sebastián Báez con su primer trofeo de challenger, que conquistó en Concepción a fines de febrero. Foto Instagram @sebastianbaez1

Diestro y con revés a dos manos, aunque tiene a Roger Federer como ídolo, de chico prefería el cemento, pero le agarró el gustito al polvo de ladrillo. Con 14 años, ganó en 2015 el Orange Bowl en la categoría Sub 16 y llegó a ser número uno del mundo junior en 2018.

Aunque hace más de tres temporadas comenzó a jugar algunos torneos profesionales, explotó en este 2021. A fines de febrero se coronó en el Challenger de Concepción, en Chile. Tras caer en la qualy de Buenos Aires, superó la fase previa en Santiago de Chile y se metió por primera vez en el cuadro de un ATP (perdió en el debut ante el danés Holger Vitus Nodskov Rune). Y una semana más tarde, en esa misma ciudad, consiguió su segundo título a nivel challenger. Así, llegó al 216° escalón del ranking, su mejor ubicación.

Etcheverry es otro de los jugadores que vivió una gran semana en Córdoba, al igual que los Cerúndolo, con quienes tiene una gran relación y comparte entrenamientos diariamente. Es más, el año pasado, en plena pandemia, los tres viajaron juntos a Italia con Andrés Dellatorre, entrenador de Juan Manuel, para volver a competir.

Tomás Etcheverry llegó a octavos de final en el ATP de Córdoba, tras superar la qualy. Foto Instagram @tomasetcheverry123

Tomás Etcheverry llegó a octavos de final en el ATP de Córdoba, tras superar la qualy. Foto Instagram @tomasetcheverry123

Platense y de 21 años, Tomás comenzó a practicar tenis a los cinco años en el club Open Tennis de su ciudad natal. Empezó a jugar Futures con solo 15 años en 2014. Ganó dos en 2018 y otros tres, aunque bajo la nueva denominación de ITF M15 y M25, en 2019. El año pasado logró afianzarse en el circuito Challenger. Su mejor actuación la consiguió en Sibiu, Rumania, donde llegó a la final. En su camino al partido decisivo eliminó justamente a sus compañeros de viaje, Juan Manuel y Francisco Cerúndolo, en segunda ronda y semis, respectivamente. Unas semanas más tarde, disputó por primera vez la clasificación de un torneo ATP en Cerdeña, Italia, pero cayó en el debut.

En enero pudo debutar en un ATP. Fue en Delray Beach, al que entró directamente por las múltiples bajas de jugadores por el aumento de casos de coronavirus en la zona y las restricciones de viaje vigentes en Estados Unidos. Perdió en primera ronda con el estadounidense Christian Harrison. Pero en Córdoba se tomó revancha y tras superar la qualy, se anotó su primera victoria en el circuito mayor, antes de despedirse frente a Ramos Viñolas.

Tras esa actuación consiguió su mejor ubicación en el ranking: el 222° escalón. Jugador agresivo dentro de la cancha, diestro y con revés a dos manos, hoy se ubica 228°.

Los Cerúndolo, Báez y Etcheverry lideraron el gran arranque de su generación esta temporada, pero por detrás aparecen también otros nombres que prometen.

Thiago Tirante, por ejemplo, otro platense que con 19 años se ubica 392° en el ranking. Para él, el tenis es una cuestión de familia. Vivió hasta los cinco años en el club de tenis de su abuelo y hasta hoy es entrenado por su tía Vanesa. Fue campeón del Orange Bowl Sub 14 en 2015 y llegó a la cima del ranking junior en diciembre de 2019. El año pasado sumó su primer título profesional en el M15 de Monastir, Túnez. Y a principios de este mes jugó su primer partido ATP tras ingresar al main draw de Buenos Aires gracias a una invitación especial de la organización.

Otro nombre destacado es el de Facundo Díaz Acosta, doble medallista olímpico (plata en singles y oro en dobles junto a Báez) en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Buenos Aires 2018. A los 13 años dio un salto de calidad cuando llegó a la academia de Mariano Monachesi Mariano Hood, que todavía son sus entrenadores. ​El porteño de 20 años, zurdo y 405° del ranking mundial, es dueño de dos Futures y ya jugó dos veces el ATP de Buenos Aires, en 2020 y 2021, sin registrar triunfos.

Una gira para potenciar a los más jóvenes

Esta camada de talentosos jugadores podría recibir esta temporada un empujón muy grande gracias a la nueva gira sudamericana que arrancará en abril y que será una gran ayuda para los nuevos jugadores de la región en su afán de insertarse y mantenerse en los niveles más altos del circuito profesional.

Impulsado por el ex jugador Horacio de la Peña y con al apoyo de grandes referentes del tenis de Sudamérica -además de la Asociación Argentina de Tenis, con Agustín Calleri a la cabeza, lo respaldan Gustavo KuertenNicolás MassúLuis HornaSantiago Giraldo y Nicolás Lapentti, entre otros-, el circuito contará con 37 torneos (masculinos y femeninos) que se disputarán en nueve países sobre polvo de ladrillo, cemento y césped. Serán 12 torneos challengers, 12 ITF M15, otros tantos ITF W15 y W25 y un Masters.

La idea es darles a los jugadores los espacios para que puedan prepararse de la mejor manera para las qualys de los Grand Slams. Por eso los primeros se disputarán sobre canchas lentas. Se jugarán, por ejemplo, challengers sobre esa superficie en Santa Cruz de Sierra, Bolivia el 12 de abril, Concepción, Chile, el 19; Buenos Aires, desde el 26; y Lima a partir del 3 de mayo. Todo de cara a Roland Garros.

También habrá un challenger sobre césped en San Pablo, el 14 de junio, en la previa de Wimbledon. Y otros en cemento en septiembre y octubre en Ecuador y Colombia, con el US Open como objetivo.

“Había que pensar en todos esos chicos que viajan por el mundo solos, festejando cumpleaños lejos de casa, haciendo esfuerzos inhumanos para conseguir algún punto y justificar los esfuerzos familiares”, dijo De la Peña.

También se preocupó por las chicas, que suelen tener más dificultades para insertarse en el profesionalismo. Los certámenes femeninos arrancarán en suelo cordobés con paradas en Villa María, la próxima semana, y en la capital provincial, siete días después.

“Es una oportunidad única para cientos de chicos y chicas… La Legión nació de un circuito muy similar. Queremos que ésta sea una nueva fábrica de tenistas”, se ilusionó Calleri.

Fuente: Clarín.com Deportes – Fotos: Twitter @CordobaOpen – Javier Ferreyra/La Voz – Prensa Argentina Open – Instagram @sebastianbaez1 – Instagram @tomasetcheverry123 – Clarín.com Deportes – Instagram Foto del perfil de thiagotirante