//A partir del 11 de julio La ATP y el coaching en cancha, una decisión que volvió a dividir opiniones en el circuito profesional

A partir del 11 de julio La ATP y el coaching en cancha, una decisión que volvió a dividir opiniones en el circuito profesional

El anuncio oficial trajo repercusiones positivas y negativas entre los tenistas. Cómo funcionó entre las jugadoras en la WTA.

El tenis es de los pocos deportes en los que los jugadores entran a la cancha y deben tomar decisiones para resolver situaciones por sí solo. Su entrenador puede apoyarlo y alentarlo desde la tribuna, pero no darle instrucciones. Eso, en teoría y según el reglamento. La realidad es otra. Porque son muchos los tenistas que suelen recibir coaching desde sus boxes durante los partidos, lo que suele provocar enojo en rivales y hasta algunas sanciones para los involucrados, cuando los umpires notan la violación a las reglas. En el circuito masculino, desde hace años, se venía discutiendo la posibilidad de «legalizar» esa práctica. Finalmente, esta semana, la ATP se animó a romper la tradición y reveló que la testeará en el segundo semestre de este 2022.

«La fase de pruebas -que comenzará el 11 de julio y se extenderá hasta el final de la temporada- será sometida a evaluación colectiva para determinar la potencial inclusión del coaching fuera de pista en próximas temporadas», explicó el organismo en un comunicado.

Y aunque esa decisión buscaba seguramente poner fin a las polémicas que suelen generarse cuando se hace evidente el coaching en algún partido, el anuncio volvió a dividir el circuito. Porque hubo quienes aplaudieron el cambio y otros que lo criticaron con fuerza, como ya había ocurrido en el pasado.

https://twitter.com/ATPTour_ES/status/1539242273606606848?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1539242273606606848%7Ctwgr%5E%7Ctwcon%5Es1_&ref_url=https%3A%2F%2Fwww.clarin.com%2Fdeportes%2Fatp-coaching-cancha-decision-volvio-dividir-opiniones-circuito-profesional_0_kqixX6aJig.html

Para la fase de prueba -que incluirá todos los torneos ATP del resto de la temporada, y también el US Open y las ATP Finals de Turín-, la asociación del tenis masculino estableció algunas reglas.

Se permitirá a los entrenadores dar instrucciones durante los partidos de fase previa y cuadro principal, siempre que estén sentados en los asientos designados para ellos por el torneo.

El coaching solo estará permitido si no interrumpe el juego ni crea molestias al oponente durante el punto. El verbal, que debe consistir en frases cortas o palabras (no conversaciones), se podrá realizar solo cuando el jugador esté en el mismo lado de la cancha que su coach. El no verbal (señas con las manos) está autorizado en cualquier momento del encuentro. Y está prohibido el diálogo entre entrenadores y jugadores cuando éste último abandona la cancha (para ir al baño, ser atendido por el médico, etc). Además, los jueces podrán sancionar si advierten un abuso de esas normas.

«Además de asegurar consistencia en el deporte para beneficio de jugadores y aficionados, esta fase de pruebas también intentará incrementar los momentos de intriga y cercanía para mejorar la experiencia de los espectadores», explicó la ATP.

Apostolos Tsitsipas, padre y entrenador de Stefanos, durante las semis del Abierto de Australia ante Medvedev. "No para de hablarle", se quejó el ruso. Foto AP Photo/Simon BakerApostolos Tsitsipas, padre y entrenador de Stefanos, durante las semis del Abierto de Australia ante Medvedev. «No para de hablarle», se quejó el ruso. Foto AP Photo/Simon Baker

El coaching legal no es algo nuevo para el tenis masculino. En la Copa Davis, los capitanes de los equipos se sientan en el banco con sus jugadores y suelen darles indicaciones y consejos entre punto y punto. En el circuito profesional, ya se probó esa práctica en algunas ediciones de las Next Gen Finals, primero habilitando la comunicación entre entrenadores y tenistas a través de auriculares y, el año pasado, de manera directa.

En el ATP Tour, sin embargo, siempre estuvo prohibida, aunque ocurre con bastante frecuencia. En los últimos años, quien suele protagonizar polémicas por violar esa regla es Stefanos Tsitsipas, quien en 2021 se expresó públicamente a favor de «legalizarla». «Debería estar permitido en cada punto. Háganlo legal. Es cuestión de tiempo para que ocurra», había comentado.

En el último Masters de Montecarlo que se disputó en abril, por ejemplo, el griego fue criticado por Fabio Fognini, a quien venció en la segunda ronda, por haber hablado demasiado con su padre/entrenador Apostolos. Unos meses antes, Daniil Medvedev se había quejado de lo mismo durante el choque de semis del Australian Open. «Todo el mundo lo está viendo, no para de hablarle», le reclamó el ruso al umpire.

Incluso Rafael Nadal fue señalado en un algún momento por algunos de sus colegas, que aseguraban que su tío Toni, cuando todavía era su entrenador, solía darle indicaciones con señas de manos y con alguna palabra específica que le marcaba, por ejemplo, adónde sacar. El suizo Stan Wawrinka lo comentó alguna vez. El mismo Fognini se lo reclamó al umpire durante la final de Hamburgo 2015 que perdió con el español: «Siempre hace lo mismo. ¡Siempre lo mismo!». Y hasta el padre de Novak Djokovic, tras una derrota de su hijo ante el mallorquín en Roland Garros, aseguró: «El problema de Novak es que Toni hace coaching durante los partidos».

Serena en la final del US Open 2018, en la que fue acusada de recibir coaching y perdió la calma. Foto Danielle Parhizkaran-USA TODAY SPORTSSerena en la final del US Open 2018, en la que fue acusada de recibir coaching y perdió la calma. Foto Danielle Parhizkaran-USA TODAY SPORTS

Opiniones encontradas.

Desde que se empezó a discutir la posibilidad de reglamentar el coaching, las opiniones estuvieron divididas. Roger Federer, por ejemplo, siempre se expresó en contra. Patrick Mouratoglou, ex entrenador de Serena Williams y actual de Simona Halep, apoyó la idea en el pasado. Y esta semana ratificó su posición a favor.

«Felicitaciones a la ATP por ‘legalizar’ una práctica que se utiliza en casi todos los partidos desde hace décadas. No más hipocresía», escribió el coach francés, que durante la final del US Open 2018 fue acusado de «entrenar» a Williams, quien recibió una advertencia por eso, perdió la calma, discutió aireadamente con el umpire y terminó opacando la victoria de Naomi Osaka.

 

Gilles Cervara, entrenador de Medvedev, número uno del mundo, coincidió: «Estoy a favor, sobre todo para romper esta hipocresía en el ambiente y falta de consistencia con las sanciones a los entrenadores. A veces el juez de silla no se atreve, de repente al día siguiente se atreve por un coaching menos llamativo. Luego hay entrenadores que son multados por decir simplemente ‘¡Vamos!’ durante el juego. No es una situación estable, no está bien regulada».

Nick Kyrgios respondió al tweet de Mouratoglou con una mensaje claro. «Estoy completamente en desacuerdo. Se pierde una de las particularidades que solo tiene este deporte. El jugador tiene que manejar el partido por sí mismo. Esa es la belleza de esto. ¿Qué ocurre si un jugador de los top juega contra uno de perfil más bajo, que no puede permitirse un entrenador?», reflexionó el oceánico.

Carlos Moyá, ex número uno de singles y coach de Nadal, también respaldó la tradición.

Moyá, coach de Nadal, opinó: "El entrenador te debe ayudar previamente. En el partido, el jugador está solo. Yo no tocaría nada". Foto AP Photo/Michel Euler)Moyá, coach de Nadal, opinó: «El entrenador te debe ayudar previamente. En el partido, el jugador está solo. Yo no tocaría nada». Foto AP Photo/Michel Euler)

«El tenis se caracteriza por la ausencia de ayuda en pista, es una batalla en solitario para el tenista. Nada que ver con otros deportes. Es parte del nivel mental de cada jugador el gestionar de la mejor manera posible el tiempo entre punto y punto con las pulsaciones a mil y poder pensar con claridad la táctica y controlar sus emociones. El entrenador te debe ayudar previamente, el partido en sí es como un examen donde el jugador está solo. Yo no tocaría nada», comentó.

Y agregó: «Además acrecentará las diferencias entre jugadores, no las igualará como se cree. Pensemos en ese jugador que viaje sin entrenador por ejemplo. Se verán discusiones, peleas, encontronazos verbales entre jugadores y entrenadores».

La ATP rompió la tradición y propuso un cambió que podría ser histórico. ¿El coaching llegará para quedarse o las opiniones en contra evitarán que se legalice esa práctica en el circuito masculino?

La WTA abrió el camino.

El coaching está permitido desde hace varias temporadas en el circuito femenino. En 2018, la WTA, organismo que rige el tenis profesional de mujeres, puso a prueba una regla que le permite a los entrenadores entrar a la cancha y darles indicaciones a sus jugadoras en el banco, en momentos específicos del partido. Y en 2020, abrió un período de testeos para permitir esa misma práctica desde las gradas, que se suspendió luego por la pandemia.

Naomi Osaka recibe indicaciones de su entrenador Wim Fissette en el torneo de Brisbane 2020. Foto WTA TourNaomi Osaka recibe indicaciones de su entrenador Wim Fissette en el torneo de Brisbane 2020. Foto WTA Tour

«El coaching es una parte del deporte y seríamos hipócritas si negamos que existe. Pero tiene que hacerse bien», comentó a fines de abril Steve Simon, presidente de la WTA, en una charla con The Tennis Podcast.

«Tomamos la decisión de probar el coaching desde las gradas, pero se frenó por la pandemia. Y por ahora seguiremos permitiendo el coaching al costado de la cancha, con el que terminaremos las pruebas este año. Funciona muy bien. Les gusta a las jugadoras y a los entrenadores. Hemos logrado hacerlo de una manera que es discreta, no los ves gritando o haciendo ademanes a través de la cancha. Y además le dio legitimidad, porque el coaching viene ocurriendo en el tenis por años, aunque algunos no quieran admitirlo. Ese sistema funciona para nosotros y seguiremos por ese camino, aunque estamos también abiertos a una evolución en el futuro», agregó.

El reglamento 2022 de la WTA plantea que una jugadora podrá solicitar la presencia de su entrenador en cancha una vez por set; cuando su oponente pide un descanso para cambiarse la ropa, ir al baño o recibir asistencia médica; o cuando se detenga el partido por, por ejemplo, la regla de calor extremo y en el descanso de diez minutos permitido entre el segundo y tercer set.

Fuente: Clarín.com Deportes – Fotos:  Thomas Lovelock/Pool via AP – AP Photo/Simon Baker –  Danielle Parhizkaran-USA TODAY SPORTS – AP Photo/Michel Euler – WTA Tour – LA NACION Deportes – Tweets: ATP Tour en Español@ATPTour_ES –Patrick Mouratoglou@pmouratoglou –Nicholas Kyrgios@NickKyrgios – LA NACION Deportes