//Gloria a vos

Gloria a vos

El Estadio Ciudad de Santiago del Estero fue testigo del momento álgido de la serie final de la Liga Nacional entre dos de los máximos exponentes. Sin margen de error, la noche del lunes mostró el último capítulo de una serie llena de matices, donde solo había un lugar para ingresar en el libro de los grandes campeones nacionales. Mucho en juego en un partido donde la táctica y el corazón ocuparon un rol protagónico en partes iguales.

El partido empezó con total paridad. Ambos equipos priorizaron el juego interior para ganar confianza con el tiro corto, donde las defensas estuvieron permisivas frente a las penetraciones y con dificultades a la hora de cerrar el cerco reboteador. Por el local, Terry (5) le ganó el duelo a Romano y Mauro Cosolito (6) estuvo certero desde los 6.75 con dos bombas.

El conjunto de Lucas Victoriano no se quedó atrás, con rompimientos de la primera línea defensiva y con un Martín Cuello muy activo en ofensiva con 11 puntos (dos triples). Si bien los porcentajes de la visita fueron contundentes, el punto bajo fueron las pérdidas (4) que le permitieron anotaciones en transiciones rápidas al local, para cerrar los primeros 10 minutos con el electrónico 25 a 23 en un encuentro sin dueño.

El segundo parcial continuó con la tendencia de paridad en un Estadio Ciudad en ebullición. En La Fusión, la doble base de Brussino – Baralle le dio dinámica en ambos costados del parquet, pero sin dudas fue el base de Cañada de Gómez quien marcó el ritmo, no solo anotando (11 puntos), sino con su buena visión (5 asistencias) abasteciendo a un Eric Anderson que empezó a crecer en la zona baja.

La Gloria, sin embargo, no perdió su intensidad y de a poco empezó a tomar el control de las facetas de juego, a partir de una gran performance del Loku Cuello (16) y el crecimiento exponencial de Nico Romano (10) sumado a su arma predilecta, el triple, con altos porcentajes (5/8 3pt) para cerrar la primera mitad de la finalísima, 47 a 46 a favor del local.

El comienzo de la segunda mitad tuvo a Instituto tomando la iniciativa en ofensiva a partir de un buen ingreso de Whelan con siete puntos seguidos en un juego donde cada pelota valía oro. Paradójicamente, a pesar de goleo alto, La Gloria creció defensivamente, principalmente por obligar al rival a buscar alternativas en su funcionamiento. El banco local no gravitó como en el cuarto juego (solo 8 puntos en el partido) pero el poder de sus extranjeros cumplió con creces en un partido en el que ambos conjuntos alternaron el liderazgo.

Instituto fue superior en la lucha de los tableros y, con la salida de Terry, encontró una ventaja en los emparejamientos con Nicolás Romano tomando buenas decisiones en ofensiva y con el tiro de larga distancia que rompió la paridad para que La Gloria saque una máxima de 7, al cierre del tercer chico, 71 a 64.

Solo 10 minutos separaban a ambos conjuntos de la gloria. No había tiempo para dudas ni errores, era a todo o nada. Bajo esa premisa, Quimsa dio un paso hacia delante defensivamente con Reyshawn Terry como estandarte para cerrar la pintura y achicar la distancia en un partido que con el correr de los minutos se volvió más emotivo y, por sobre todo, disputado con el cuchillo entre los dientes.

En el momento más delicado del encuentro, la defensa de Instituto creció con mucha dinámica en los switcheos para meter en problemas a Quimsa, que vio como la visita sacaba una máxima de 9, 83 a 74. A pesar de la adversidad, el local no bajó los brazos en un partido caliente, principalmente por los reclamos excesivos de ambos técnicos (moneda corriente en toda la serie) y, lo que parecía una diferencia cómoda para la visita, dejó de serlo.

La buena defensa santiagueña, más una anemia ofensiva de los pupilos de Victoriano, se tradujo en un parcial de 8 a 0 para Quimsa que puso la definición del campeonato 83 a 82 a favor de la visita, pero con la última pelota para el local con 18 segundos en el reloj y pulsaciones al límite dentro y fuera del campo de juego.

Al reinicio de las acciones, la pelota fue para Baralle que no encontró red en una bandeja flotada sobre Gallizi, aunque un rebote en Cuello le dio a La Fusión una última oportunidad con solo seis segundos.

Romano cortó a Terry con foul y el norteamericano metió ambos para poner al frente al local y le pasó la presión al conjunto cordobés con cuatro segundos para revertir el marcador.

La pelota fue a parar a manos de Martín Cuello que penetró y encontró contacto de Terry, en esas faltas que a veces no se cobran pero que fue bien sancionada y, ante una lluvia de silbidos, fue Loku el que le devolvió el liderazgo a la visita con sangre fría desde la línea de libres.

Quimsa intentó un pase de lado a lado del campo que no encontró destinatario y terminó por sentenciar el encuentro 85 a 84 a favor de Instituto que se consagró campeón de la Liga Nacional por primera vez en su historia.

En una final que podría haber caído merecidamente para ambos conjuntos, Instituto fue un justo ganador, no solo desde el juego, sino también desde el coraje de ganar un partido definitorio en condición de visitante (primera vez en la historia de la Liga) bajo la conducción de Lucas Victoriano, que se convirtió en el único campeón como jugador y como técnico dentro de la rica historia de nuestra liga. Salud Campeón.

El goleador del encuentro y MVP de las finales fue Martín Cuello con 21 puntos (4/4 3pts) y 6 rebotes, promediando en las finales 18.8 puntos, 4 rebotes y 2.8 asistencias, con su punto más alto en el segundo juego con 30 unidades.

Síntesis

Quimsa (84): Brussino 15; Thomas 14; Cosolito 12; Terry 14 y Anderson 21 (F.I) Baralle 5, Acevedo; Ascanio; Gramajo 3; Lugo y Toretta. D.T: Sebastián González.

Instituto (85): Whelan 13; González 6; Cuello 21; Romano 20 y Gallizi 6 (F.I) Chiarini 5; Copello 10; Fierro 4 y Vicens. D.T: Lucas Victoriano.

Parciales: 25 – 23; 47 – 46 (22 – 23); 64 – 71 (17 – 25); 84 – 85 (20 – 14).
Árbitros: Fabricio Vito – Juan Fernández – Pablo Estévez.
Estadio: Ciudad, Santiago del Estero.

Fuente: Raul Della Rosa (especial para www.pickandroll.com.ar) – Pick and Roll – Fotos: Pick and Roll