//“Yo siempre quise ser, pero sin que se notara”: Pochola Silva y un legado que quedará marcado a fuego en el rugby argentino

“Yo siempre quise ser, pero sin que se notara”: Pochola Silva y un legado que quedará marcado a fuego en el rugby argentino

Terminaba 1971 y Héctor “Pochola” Silva había completado un año excepcional. Como capitán de los Pumas había liderado en julio una durísima gira por Sudáfrica que incluyó, en el cierre, un triunfo ante los Gazelles. En agosto, también con el seleccionado, doblegó dos veces al combinado británico de Oxford-Cambridge, en Ferro. Entre el 10 y el 12 de octubre, siempre como capitán, salió campeón con Buenos Aires del Campeonato Argentino jugado en Mendoza. Tres días más tarde viajó a Montevideo para disputar y ganar la final del VI torneo Sudamericano, comandando a un seleccionado repleto de jóvenes, entre los que estaba, en su debut, Hugo Porta. Y si bien con Los Tilos, su club, perdía más de lo que ganaba, en cada partido se producía esta situación que cuenta Héctor “Pipo” Méndez, su íntimo amigo desde los 5 años: “Cuando había un scrum en las 5 yardas, vos escuchabas que los rivales decían: ‘¡Ojo, con Silva!’, pero siempre, siempre, terminaba en try de Silva”.

Héctor Pochola Silva
Héctor Pochola SilvaArchivo La Nación

Si bien Pochola había sido designado capitán de los Pumas en 1968 y antes de 1971 el seleccionado le ganó aquí a Gales (1968), Escocia (1969) e Irlanda (1970), se trae a la memoria lo que ocurrió hace 50 años porque fue en esa temporada en la cual se consolidó rotundamente en ese rol. En Sudáfrica tuvo que tomar dos decisiones muy difíciles: dejar afuera del XV a dos emblemas que habían sido compañeros suyos en la gira de 1965, cuando nació la leyenda Puma. Para el último partido con Gazelles, que la Argentina lo tomó como test-match, los sacó a Aitor Otaño y a Luis García Yañez para que ingresen José Javier Fernández y Hugo Nicola. Otaño, a quien siempre Silva se refirió como “mi capitán”, lo aceptó sin chistar. García Yañez nunca se lo perdonó, pero en el sentido figurado, ya que nunca dejaron de ser amigos y, además, el Pato fue de las personas más nobles que vistieron la celeste y blanca.

Pochola tenía una frase célebre para sus jugadores: "Tranquilos que juegan con papá"
Pochola tenía una frase célebre para sus jugadores: «Tranquilos que juegan con papá»Prensa UAR – Archivo

En esa gira, Silva brilló y hasta llegó a jugar de fullback en un partido provincial, ya que estaban lesionados Dudley Morgan y Ricardo Espagnol. “Pochola me enseñó ahí lo que significaba un capitán: ni un sindicalista de los jugadores ni un secretario de los entrenadores”, me cuenta Méndez, quien formó parte de ese plantel que viajó a Sudáfrica.

En 1971, las finales del Argentino coincidieron con el Sudamericano. La UAR –no existía la URBA, creada recién en 1995– mandó a los mejores jugadores para que Buenos Aires gane el Argentino, mientras que a Uruguay envió a un plantel con enorme mayoría de debutantes. Cuando Buenos Aires se consagró campeón, Silva viajó a liderar al equipo en el Sudamericano. Antes de entrar en la cancha del Carrasco Polo, reunió a los jugadores y los arengó con su famosa frase: “Tranquilos que juegan con papá”. Fue 55-6 a Uruguay e hizo un try.

Héctor Silva, un apasionado del rugby
Héctor Silva, un apasionado del rugbyCaptura de video

Al año siguiente, en la plenitud de su carrera, la UAR lo suspendió por protagonizar un comercial. No se quejó ni dejó que nadie encabezara una protesta. Vio la parte del vaso lleno: aprovechó para terminar su carrera de veterinario y reforzar su amor por los caballos. Volvió en 1978, tras seis años sin jugar. Y se fajó con All Blacks, Wallabies, Springboks e ingleses. Un caso sin precedentes en ese nivel.

Este año se murió. Lo tackleó el Covid. No se recuerda en el rugby argentino tantas muestras de cariño y respeto por alguien. En todos los partidos del Top 12, sus hijos recibieron un cuadro con una camiseta de cada club con el 8 y la leyenda Pochola. Silva decía: “Yo siempre quise ser, pero que no se notara”. Fue y se notó. ¡Feliz Pochola!.

Fuente:Ir a notas de Jorge BúsicoJorge Búsico  PARA LA NACION – Fotos: REPRODUCCIONES CALVI„O – Archivo La Nación – Archivo La Nación – Prensa UAR – Archivo -Captura de video –