//La australiana, número uno del mundo, volvió a festejar 10 años después de haberse consagrado con el título juvenil en el torneo más tradicional del tenis

La australiana, número uno del mundo, volvió a festejar 10 años después de haberse consagrado con el título juvenil en el torneo más tradicional del tenis

La australiana, número uno del mundo, volvió a festejar 10 años después de haberse consagrado con el título juvenil en el torneo más tradicional del tenis.

Ashleigh Barty y Karolina Pliskova resultaron las protagonistas de una final femenina inédita y que entregó una nueva campeona en Wimbledon. La australiana Barty alcanzó la gloria tras vencer a la checa por 6-3, 6-7 (4) y 6-3 en 1 hora y 55 minutos de juego. Así, la número 1 del mundo volvió a festejar en el All England a 10 años de haber celebrado en esta mismo lugar el título juvenil. Un ejemplo de perseverancia, enfoque y superación.

Barty fue la primera australiana que llegó a la final de Wimbledon desde que la legendaria Evonne Goolagong Cawley lo hizo en 1980. Del otro lado de la red, Pliskova apuntaba a celebrar su primer titulo grande en Londres. La checa, decimotercera del ranking, llegó varias veces en su carrera a cuartos de final y semifinales de Grand Slams, pero hasta aquí no pudo conquistar ninguno. “Espero haber hecho sentir orgullosa a Evonne”, dijo Barty en la pista tras la premiación. “Esto es increíble”, agregó.

El encuentro se jugó bajo un cielo nublado, con el techo retráctil del Centre Court abierto a pesar de la amenaza de lluvia. Por esa razón, Barty y Pliskova realizaron una sesión de calentamiento bajo techo en la Cancha 1, y en ocasiones se encontraron lado a lado golpeando pelotas.

El comienzo de Barty en la definición del All England fue arrollador, a tal punto que ganó los primeros 14 puntos de la final ante Pliskova. Imparable, la australiana se llevó el primer set en apenas 28 minutos y lució mucho más suelta en el juego.

En el segundo, más allá del quiebre de desventaja, la checa repuntó en su juego, se apuntaló en su derecha y logró igualar la final. En una cancha central repleta de fervor, Pliskova ganó el tie-break por 7-6 (4) en 49 minutos). Barty sacó para quedarse con el partido y tuvo el encuentro en sus manos, pero se le escapó.

En el tercer y definitivo set, Barty logró un quiebre sobre el servicio de la checa, se adelantó 3-0 y con su saque manejó el partido hasta ganarlo por 6-3. Muy activa con las piernas, la australiana se deslizó con soltura e impacto con firmeza. Pliskova descontó y logró acercarse, pero no le bastó. En el game final, la campeona lo cerró con un ace y en el último punto festejó después de que la checa dejara la pelota en la red tras un revés. La estadística crucial del partido fue probablemente la siguiente: Barty ganó 22 de 32 puntos que duraron nueve golpes o más.

Barty, de 25 años, es la número 1 del ranking desde el 24 de junio de 2019, pero solo contaba en su palmarés con un título de Grand Slam, precisamente el Roland Garros que le sirvió para encabezar la clasificación mundial. Después sufrió una eliminación prematura en Wimbledon (octavos de final) y prefirió quedarse en Australia durante la pandemia de Covid-19, sin competir en 2020 para no tener que someterse a las duras burbujas sanitarias impuestas en el regreso a la actividad. Comenzó el 2021 muy envalentonada, con tres títulos (Yarra Valley, Miami y Stuttgart), una final (Madrid), un cuarto de final en el Abierto de Australia, aunque tuvo que retirarse de Roland Garros por dolores en la cadera.

Ashleigh Barty celebró en Wimbledon el título más importante de su carrera
Ashleigh Barty celebró en Wimbledon el título más importante de su carreraAgencia AFP – AFP

En semifinales, Barty había superado en sets corridos a la alemana Angelique Kerber por 6-3 y 7-6 (7-3), luego de remontar una desventaja de 5-2 en el segundo set y demostró por qué es la número 1 del tenis femenino. Su rival, Pliskova, había dejado en el camino a la segunda favorita, la bielorrusa Aryna Sabalenka, por 5-7, 6-4 y 6-4. Hoy, la número 1 del mundo llegó a la gloria en el torneo de tenis más tradicional del mundo. El mismo espacio en el que había ganado el título juvenil cuando apenas tenía 15 años.

“Hoy ha sacado lo mejor de mí”, aseguró Barty. “No dormí anoche, pero hoy me sentí como en casa en la cancha”, añadió.

Fuente: LA NACION Deportes – Foto: ap – Pool Reuters – Agencia AFP – AFP – TwitterImagenWimbledon@Wimbledon – LA NACION Deportes