//Un empate bajo cero

Un empate bajo cero

Racing y Vélez aburrieron en el inicio del campeonato. Con la mente puesta en la Libertadores, se conformaron con un punto que tuvo pocas emociones.

No hay buenas sensaciones en Racing. El sabor sigue siendo a poco. El ciclo de Pizzi continúa en los mismos parámetros donde quedó en el semestre pasado. Sigue siendo una gestión avalada más por los resultados que por el rendimiento. La Academia está lejos de brillar y suele protagonizar partidos aburridos. Le alcanzó para ser finalista de la última Copa de la Liga Profesional, está en ventaja en octavos de final de la Copa Libertadores contra San Pablo (empató 1-1 en Brasil) y sigue con vida en la Copa Argentina. Desde los objetivos hay poco para recriminarle al técnico. Pero en Avellaneda hay sensación de que falta evolución. Al DT, hasta el momento, tampoco lo ayudaron desde la dirigencia. El mercado de pases es muy pobre, con apenas la vuelta de Lisandro por decisión propia y la llegada de Javier Correa, un delantero que llegó de México tras una temporada con apenas un gol. Pero Pizzi tampoco parece empujar a más.