//Rugby. La noche en la que todos quisieron acompañar a sus hermanos del Hurling y honrar la memoria de Lucas Pierazzoli

Rugby. La noche en la que todos quisieron acompañar a sus hermanos del Hurling y honrar la memoria de Lucas Pierazzoli

Jugadores y ex jugadores de diferentes clubes, y hasta de los Pumas, estuvieron en el entrenamiento del club.

La emotiva reunión de anoche, en el club Hurling, para recordar a Lucas PierazzoliLa emotiva reunión de anoche, en el club Hurling, para recordar a Lucas Pierazzoli

“Siempre ayudó a la gente, siempre se preocupaba por quienes lo rodeaban, pero también por muchos a quien no conocía, por eso esto es lo que él hubiese querido y estaría muy feliz al saber que alguien vive en parte gracias a él. Lucas era generoso, pensaba más en el prójimo que en sí mismo. Lucas era la mejor persona del mundo”. Así, en medio de la angustia y la emoción, Mateo Pierazzoli reflejó cómo era su hermano Lucasfallecido el domingo último luego de una acción desafortunada durante un partido de rugby de la URBA entre su club, Hurling, y Sitas el día anterior. La familia ya había decidido donar sus órganos, tal él deseo de Lucas, que tenía 28 años.

Lucas Pierazzoli
Lucas PierazzoliTwitter

Las muestras de afecto, de acompañamiento, de solidaridad, no se detienen. Y el ambiente del rugby se movilizó no sólo con la familia de Lucas Pierazzoli, sino también con su club y con sus compañeros. Con todos los que lo conocieron y lo trataron a diario. Los que sabían de sus condiciones humanas y compartieron una y otra jornada a su lado. Sabían que sería muy especial ese primer entrenamiento sin Lucas. Y allí estuvieron. Allí fueron llegando en la noche del martes. Desde los anónimos hasta los ilustres. El relato, firmado por Daniel Dionisi y volcado en las páginas de Facebook en las últimas horas, retrata un momento muy especial bajo el lema “Corazones Unidos”, que se comparte a continuación:

CORAZONES UNIDOS

Anoche, en el primer entrenamiento sin Lucas, los hombres de Hurling no estuvieron solos.

No era un entrenamiento más. La oscuridad de la noche del martes era más oscura atravesada por el dolor que, desde el sábado, invadió a Hurling y a todo el rugby argentino. Pero de pronto en el club del trébol aparecieron las pequeñas luces del afecto solidario para iluminar la noche. Poco a poco empezaron a llegar hermanos de todas partes. Los vecinos, rivales y, hoy mas que nunca amigos, de Curupaytí y Matreros decidieron suspender sus entrenamientos para darles un abrazo del alma. También se acercaron los amigos de Regatas, SITAS, Mariano Moreno y los que vinieron de mas lejos: Newman, Banco Nación, Champagnat, el SIC, la gente de Virreyes, que llegó en un micro. Así lo contó Marcos Julianes, el presidente de Virreyes. “Le dijimos a los chicos: ‘la verdad es que somos hermanos y cuando pasa una cosa así los hermanos tienen que estar juntos’ y nos subimos a un bondi, nos fuimos para allá y nos encontramos con esa cosa increíble de tanta gente, no se si había 800 o mil personas, y creo que dentro de algo tan devastador, fue una demostración de amor de todo el rugby”.

Hombres de todos los clubes, pumas de todos los tiempos, se sumaron: Diego Cash, Aguja Gómez, Diego Albanese, Rolando Martin, el entrenador de Los Pumas, Mario Ledesma. Los cientos de hermanos armaron una ronda que abarcó toda la cancha, abrazando a la ronda del plantel del Hurling que formó su círculo en el medio. El capitán Andrés Wade y el presidente Andrés Quinn hablaron y pusieron en palabras lo que significa Lucas Pierazzoli para el club. Luego llegaron los abrazos y el acompañamiento afectuoso.

Joaquín Tomé, capitán de Curupaytí, el clásico de Hurling, se emociona; “Fue conmovedor, te das cuenta de que Lucas dejó un legado impresionante. Todos hablaban no solamente de lo bueno que era adentro de la cancha, de lo cual doy fe, sino también de lo buen tipo, lo divertido, lo amable, lo todo que era afuera de la cancha. Hablé varias veces con él y era super apasionado de Hurling. Todo el plantel de Curupa se pudo hacer presente y acompañarlos en un momento tan nefasto como este. Uno ante esta situación no tiene respuesta, mas que tratar de convivir con el dolor. Ojalá puedan salir adelante a su manera, con sus tiempos y con Lucas desde arriba mirándolos y cuidándolos”.

El dolor es inevitable y hay que atravesarlo. Hacerlo con la compañía de cientos de corazones que laten como uno solo, ayuda.

Daniel Dionisi.

Fuente; LA NACION Deportes – Fotos: LA NACION Deportes – Twittergorda@fabigordi – LA NACION Deportes