//Rugby. Algo está cambiando en el juego: un banco de pruebas con nuevas reglas en pos de generar mayor interés

Rugby. Algo está cambiando en el juego: un banco de pruebas con nuevas reglas en pos de generar mayor interés

Además, aparecen jugadores que le dan otra frescura al juego altamente estratégico que los europeos vienen ejecutando sin resultados a la hora de los Mundiales.

Al menos en estas dos primeras fechas, sobre todo la del último fin de semana, el rugby europeo de selecciones mostró intenciones de cambiar su chip de juego. Hacía tiempo que en el 6 Naciones no se veían ataques superando a las defensas ni partidos como el que Francia e Irlanda disputaron en París. Quizá la gira del año pasado por Sudáfrica –con derrota incluida– de los British&Irish Lions significó el ultimátum para ese juego de choque y choque, más parecido al catch que al rugby. Aunque falta más de un año y medio para la Copa del Mundo de Francia, un tiempo largo en el deporte profesional, los grandes del Norte están dando algunas señales para pelear la enorme supremacía del Sur, cuyos tres países se han llevado hasta aquí ocho de los nueve títulos.

Jugadores como el medio scrum francés Antoine Dupont, el apertura inglés Marcus Smith y el 10 escocés Finn Russell le dan otra frescura al juego altamente estratégico que los europeos vienen ejecutando sin resultados a la hora de los MundialesIrlanda, en tanto, en noviembre venció a los All Blacks y está en un altísimo nivel, aunque, se sabe, suele llegar a su pico antes de tiempo. De hecho, nunca atravesó los cuartos de final de una Copa del Mundo. Se percibe un 6N con otra cara, más peleado. Francia, el líder, tendrá el sábado 26 una durísima visita a Murrayfield, mientras que dos que se recuperaron de una derrota inicial, Inglaterra y Gales, vivirán lo que seguramente será un gran clásico en Twickenham. ¿Italia? Cada vez más lejos. Lleva 34 derrotas consecutivas en el torneo. En dos encuentros recibió 70 tantos en contra (10 tries) y marcó apenas 10 (1 try). Sólo la mantiene una cuestión geográfica y económica.

Antoine Dupont durante el partido de Seis Naciones entre Francia e Irlanda; el medio scrum francés le aporta frescura al juego
Antoine Dupont durante el partido de Seis Naciones entre Francia e Irlanda; el medio scrum francés le aporta frescura al juegoFRANCK FIFE – AFP

Ese suspiro que proviene del 6 Naciones ancla en una necesidad que tiene el rugby a nivel global de revertir la imagen instalada de ser un deporte que produce lisiados de cuerpo y cerebro. Una contracara a esa foto es la del seven, que por algo arrastra cada vez más adeptos, además de la popularidad que recibió al integrarse a los Juegos Olímpicos. Pero el fuerte sigue siendo el juego tradicional, el de XV, por lo cual se continúan buscando, sobre todo a través de los cambios reglamentarios, atajos y caminos en pos de ubicar al rugby como un anzuelo aún mayor para satisfacer las necesidades de las pantallas y de los patrocinadores. El rugby, que sin dudas se ubica entre los deportes más importantes del mundo, todavía no está ni cerca del volumen de negocio que manejan los más poderosos.

Este año será, como en otros en las últimas dos décadas, banco de pruebas para nuevas reglas. Estas son algunas de las que se están experimentando en la norteamericana Major League Rugby: el try debajo de los palos valdrá 7 tantos, sin necesidad de conversión; la tarjeta roja durará 20 minutos y no el resto del partido, por lo cual el jugador que la reciba podrá ser reemplazado luego de ese lapso; se reducirá de 90 a 60 segundos el tiempo para realizar una patada a los palos (conversión o penal) y en cuanto al scrum, se permitirá un solo reseteo.

En el Super Rugby Pacific también se establecerá la regla de la tarjeta roja por sólo 20 minutos. Es muy probable que ese cambio se empiece a utilizar en breve en el resto de las competencias de alto nivel, ya que un jugador menos desde el primer tiempo, por ejemplo, es una ventaja casi definitiva. El torneo, organizado por la Sanzaar, empezará mañana con el debut en un campeonato anual profesional de un equipo de Fiji, Fijian Drua, que enfrentará a los Waratahs australianos. Otro dato de lo descolocada que quedó la Argentina en el concierto internacional, más allá de haber renovado hasta 2025 el vínculo para jugar el Rugby Championship.

Fuente:Ir a notas de Jorge BúsicoJorge Búsico  PARA LA NACION – Foto: FRANCK FIFE – AFP – LA NACION Deportes