//Roland Garros: Gusti Fernández y un día especial en el Chatrier, junto a su mejor adversario

Roland Garros: Gusti Fernández y un día especial en el Chatrier, junto a su mejor adversario

El cordobés jugó por primera vez en el estadio central del abierto francés, con el japonés Kunieda como compañero.

PARÍS.- Jugar en el court central Philippe Chatrier. Un sueño para cualquier tenista, o persona que haya tomado alguna vez una raqueta. Por supuesto, también para ellos, las grandes figuras del tenis adaptado, que hasta aquí había jugado siempre en las canchas secundarias de Roland Garros.

Pero este viernes, el tenis sobre silla de ruedas llegó por primera vez al court principal del Abierto de Francia. Y uno de los cuatro protagonistas es argentino: Gustavo Fernández. El jugador de Río Tercero participó de este encuentro inaugural como compañero del japonés Shingo Kunieda, y en un duelo por las semifinales del certamen de dobles, en el que se vencieron a los franceses Stephane Houdet y Nicolas Peifer por 7-6 (7-0) y 6-1. El encuentro llegó como eje de una iniciativa tendiente a darle más visibilidad al tenis en silla de ruedas, que contó con el apoyo de la Federación Francesa, que abrió la puerta del estadio principal para este cotejo.

Fernández, 3º del ranking mundial ITF, y Kunieda, 2º y considerado de manera unánime como el mejor tenista de la historia sobre silla de ruedas, suelen jugar juntos en la mayoría de los torneos del circuito de esta especialidad. A los 28 años, el cordobés ha jugado en grandes escenarios, pero le faltaba disputar un encuentro en el Chatrier. Y lo pudo disfrutar el viernes.

Gustavo Fernández y Shingo Kunieda festejan frente a Stephane Houdet y Nicolas Peifer, en el dobles adaptado de Roland Garros
Gustavo Fernández y Shingo Kunieda festejan frente a Stephane Houdet y Nicolas Peifer, en el dobles adaptado de Roland GarrosRyan Pierse – Getty Images Europe

“La verdad es que estuvo lindo. El estadio está hermoso. Había ido a ver un par de partidos, pero con las remodelaciones que le hicieron quedó hermoso. Después, está bueno que se haya dado este paso. Creo que nosotros hicimos méritos para estar jugando ahí, para que se nos dé ese espacio. La oportunidad está buena, y más allá de que muchas veces nosotros luchamos por conseguir esto, también somos agradecidos de que nos hayan dado esta chance”, le contó Gusti a LA NACION. Y agregó: “Como deportistas, como argentino, es hermoso jugar ahí. Yo vi toda mi vida Roland Garros, millones de partidos por tele, pero estar ahí es otra cosa”.

-¿Es muy distinto de otros grandes escenarios?

-Hay que acostumbrarse. Como deportista uno se tiene que adaptar a los grandes estadios. Jugué en el (Arthur) Ashe, en la cancha Armstrong (del US Open), en algunos estadios del Australian Open menos el principal, pero siempre es una nueva situación. A esta altura estoy más acostumbrado, pero igual es hermoso.

-¿Cómo es jugar al lado de un referente como Shingo Kunieda, que además va a ser tu rival en la final de singles?

-Tenemos muy linda relación. Siempre le dije que me formé mirándolo a él, después tratando de ganarle. Pero el que puso la vara tan alta fue él. Shingo revolucionó este deporte. El me respeta mucho, yo también lo respeto, y tenemos una excelente relación, pero en una final nos sacamos los cuernos. Hace un par de meses jugamos como tres horas. Competitivamente hablando, nos impulsamos mucho. Él me ganó un millón de veces, y yo siempre supe perder con él, y cuando se dio vuelta la situación pasó lo mismo, siempre con muchísimo respeto. Es muy lindo competir de esa forma.