//River, sin espuma: Argentinos le apagó la euforia del último festejo con un golpe al mentón

River, sin espuma: Argentinos le apagó la euforia del último festejo con un golpe al mentón

En la antesala del Superclásico contra Boca, el equipo de Gallardo volvió a mostrar su versión irregular, sin efectividad en el área rival y endeble en la defensa.

Le bajó rápido la espuma a River tras el 12° título del ciclo de Marcelo Gallardo. La alegría duró solo unos días. El bombazo de Gabriel Florentín en tiempo de descuento que sorprendió a Franco Armani fue un golpe al mentón que revivió viejos fantasmas: un equipo impreciso e inconexo al que le costó acomodarse en partido, que repitió falencias defensivas y que volvió a ser poco eficaz en el arco rival. Argentinos Juniors se llevó un inesperado 1-0 en tiempo de descuento y redujo la potencia con la que el Millonario parecía llegar al superclásico del próximo domingo.

River-Argentinos: un golazo de Florentín dejó a Gallardo con las manos vacías

En sus últimas presentaciones, River había mostrado caras diferentes. Y la ventosa noche en el Monumental lo confirmó: hay una irregularidad de la que no se puede despegar. En el inicio de la Copa de la Liga Profesional fue superior a Estudiantes en La Plata con destellos de buen juego, pero perdió 2-1 con un jugador más por errores en el fondo. Luego, venció 3-0 a Rosario Central, le ganó 1-0 con lo justo a Platense con más problemas que luces y goleó 5-0 a Racing en la final de la Supercopa Argentina en una gran final. Ahora, nuevamente volvió a tener un rendimiento que no es propio de sus características habituales.

River dominó tiempos y posesión, pero le faltaron conexiones y estuvo acelerado por demás. Por primera vez desde su partida, pareció sufrir la ausencia de Ignacio Fernández. Le faltó esa pausa necesaria para tomar la mejor decisión y le sobraron revoluciones. Tanto Matías Suárez como Julián Álvarez no pudieron recibir la pelota en posición clara de ataque y ni Jorge Carrascal ni Nicolás De La Cruz pudieron hacerse cargo de la gestación en un primer tiempo con una sola ocasión de gol: un tiro en el travesaño de Milton Casco.

El festejo eufórico de Argentinos en el Monumental; el equipo de Milito ganó por primera vez en el campeonato
El festejo eufórico de Argentinos en el Monumental; el equipo de Milito ganó por primera vez en el campeonatoMAURO ALFIERI

Argentinos utilizó un esquema flexible: arrancó con un 4-3-3 y rápidamente mutó a un 5-3-2 que, por momentos, fue 3-4-3 para contragolpear. Así, se acomodó con un parado táctico similar al de River, que ayer buscó sorprender con un 3-4-1-2 con Carrascal de enlace. Y el Bicho lo incomodó: anuló movimientos, ocupó bien los espacios, estuvo firme para marcar, aceleró cuando tuvo campo libre, molestó con los balones largos entre los centrales y generó peligro. Si no convirtió antes, fue por Franco Armani, quien le ahogó el 1-0 a Gabriel Hauche en dos oportunidades.

Enzo Pérez, en la marca; el volante central volvió a ser nuevamente lo mejor del equipo, pero no alcanzó
Enzo Pérez, en la marca; el volante central volvió a ser nuevamente lo mejor del equipo, pero no alcanzóTelam / Fernando Gens

Aunque siempre parece tener una carta bajo la manga para destrabar los partidos, la tarea del Millonario deja abierta la pregunta a días del superclásico interzonal del domingo por la quinta fecha frente a Boca, que llega entonado tras el 7-1 a Vélez: ¿podrá mostrar su mejor versión como suele hacer en los partidos determinantes o sufrirá más de la cuenta por sus déficits defensivos y de generación que ayer volvieron a exponerse?

Carrascal choca con Torrén; el colombiano sólo jugó el primer tiempo
Carrascal choca con Torrén; el colombiano sólo jugó el primer tiempoMAURO ALFIERI

Así y todo, siendo un equipo más impreciso de lo habitual, la carta que nunca falla es Enzo Pérez. El volante central demostró toda su jerarquía pero, a la vez, dejó en claro que no puede hacer todo al mismo tiempo. Con su liderazgo característico, fue la figura con marca, quite, distribución e inteligencia para romper líneas, ya sea con un traslado en velocidad o con un pase filtrado. Fue el único eslabón que entendió cómo hacer jugar al equipo.

Un despeje de Martínez; River nuevamente mostró algunas falencias en el fondo
Un despeje de Martínez; River nuevamente mostró algunas falencias en el fondoFOTOBAIRES

No fue casual que Gallardo pateara el tablero en el entretiempo. Jonatan Maidana entró por Robert Rojas (sufrió un golpe); pero también ingresaron Agustín Palavecino por Carrascal y Rafael Borré por Suárez. Y los cambios lo potenciaron: de haber sido efectivo, River se llevaba el partido.

Esa imprecisión es otra falencia que se vuelve a repetir. Tanto Álvarez como Borré y Palavecino tuvieron acciones de gol, pero apareció el arquero Lucas Chaves para salvar a su equipo. Previamente, también hubo un penal que Nicolás Lamolina no sancionó de Carlos Quintana al delantero colombiano. Todas acciones que podrían haber cambiado la historia.

Los ingresos finales de José Paradela y Federico Girotti no cambiaron la ecuación y River se quedó con el sabor amargo tras el golazo de Florentín. Luego de dos triunfos en fila, la caída lo dejó a seis puntos de Colón, líder de la Zona A con 12 unidades, y lo obliga a replantearse diversos puntos para mejorar su rendimiento en la Bombonera. River sabe que puede y debe conseguir una mayor regularidad que le de tranquilidad.

Fuente:

Juan Patricio Balbi VignoloJuan Patricio Balbi Vignolo PARA LA NACION – Fotos: ALFIERI MAURO – Telam / Fernando Gens – FOTOBAIRES – LA NACION Deportes – Videos: ESPN – LPF – LA NACION Deportes