//River se llenó de dudas: con todos sus titulares, perdió las llaves en el momento menos oportuno

River se llenó de dudas: con todos sus titulares, perdió las llaves en el momento menos oportuno

Sin su intensidad y dinámica habitual, se vio en el empate ante Atlético Tucumán (1-1) un equipo lento, cansino, previsible y liviano.

River jugó las últimas dos fechas de la Copa de la Liga contra los últimos de la tabla, pero solo pudo sacar un punto de los seis posibles y ahora el panorama de la Zona 1 de la Copa de la Liga se apretó por demás. El miércoles pasado, con el equipo alternativo, cayó 1-0 ante Talleres. Y este domingo por la tarde noche, en el Monumental y con todos sus titulares, empató 1-1 con Atlético Tucumán con una pobre versión futbolística sin encontrar nunca la llave del partido. Espeso, poco lúcido e inconexo, tuvo demasiadas limitaciones e imprecisiones para generar juego y volvió a mostrar una mandíbula floja que los rivales aprovechan para vencer su arco con facilidad.

El equipo de Marcelo Gallardo necesita trabajar, machacar e insistir hasta el cansancio con su idea para convertir, pero sus adversarios le convierten más de lo que deberían con lo poco que le generan.

River no fue River. Durante ningún tramo de los 90 minutos se asemejó a un once del Muñeco. Sin su intensidad y dinámica habitual, se vio un equipo lento, cansino, previsible y liviano. No perdió únicamente porque Atlético Tucumán tiene limitaciones propias de un equipo que está en el fondo de la tabla con siete puntos en 12 fechas, que no gana hace ocho con tres empates y cinco caídas y que solo sumó un triunfo de sus últimos 21 juegos.

Marcelo Gallardo se fue masticando bronca
Marcelo Gallardo se fue masticando broncaLA NACION/Mauro Alfieri

Después de la rotación masiva en Córdoba, Gallardo decidió utilizar lo mejor que tenía a disposición. Únicamente quedó afuera del banco de suplentes Nicolás De La Cruz por una dolencia en su rodilla derecha y, en su lugar, estuvo Agustín Palavecino. El resto del equipo lo conformaron los habituales titulares que parecen salir de memoria. Pero terminó sintiendo muchísimo la ausencia del propio De La Cruz y de sus desequilibrantes Juan Fernando Quintero y Esequiel Barco, ambos con lesiones musculares. Fue evidente la falta de la explosión que ellos tres pueden aportar.

El primer tiempo fue una señal de alerta para River. Incómodo, maniatado y con poca participación de sus mediocampistas para generar juego, le costó mucho asociarse con precisión, verticalizar los ataques al recuperar rápido la pelota en campo rival y encontrar las líneas de pases necesarias para romper el bloque defensivo de los tucumanos. Sin ir más lejos, iba camino a terminar los 45 minutos iniciales sin remates al arco y solo contar con aproximaciones aisladas con remates de media distancia desviados o pelotas detenidas. Pero apareció la jerarquía individual para rescatar al equipo.

Enzo Fernández anota, de penal, el 1-0 de River ante Atlético Tucumán
Enzo Fernández anota, de penal, el 1-0 de River ante Atlético TucumánLA NACION/Mauro Alfieri

Cuando la primera mitad se moría, Julián Álvarez inventó un pase filtrado exquisito de zurda para dejar a Matías Suárez en posición de gol en el área rival. Pero, antes de que pudiera acomodarse para rematar, Manuel Capasso se tiró a barrer, derribó al delantero y le cometió un penal clarísimoEnzo Fernández, con su efectividad habitual, anotó su cuarto penal consecutivo -no falló nunca- y alcanzó los ocho goles en 39 partidos con la camiseta millonaria para ser el goleador del equipo en la Copa de la Liga con cinco festejos.

Para Atlético Tucumán el gol fue un baldazo de agua fría. Aunque no lastimaba en ataque y dependía exclusivamente de la velocidad de sus volantes externos -Ciro Rius y Ramiro Ruiz Rodríguez- o del talento de Ramiro Carrera para gestionar una jugada ofensiva, tampoco sufría en defensa.

River vs Atletico Tucuman. 24/04/22
River vs Atletico Tucuman. 24/04/22LA NACION/Mauro Alfieri

El equipo de Lucas Pusineri llevó adelante a la perfección cada línea de su libreto con mucho orden táctico y una defensa en un bloque de pocos metros para tener controlado a un River que no pudo mostrar su mejor versión. Pero ese chispazo de talento individual de Álvarez lo despojó del 0-0 antes del entretiempo.

Y en el tramo inicial de la segunda mitad, cuando River controlaba, dominaba y lastimaba y parecía estar al caer el 2-0, llegó el otro baldazo de agua fría pero para el equipo de Marcelo Gallardo. Tras un mal control de David Martínez y una mala salida larga de Paulo Díaz, la defensa se desarmó y Rius aprovechó para lastimar por la banda derecha: remató y, aunque Franco Armani tapó el tiro, dejó un rebote corto en el área que aprovechó Ruiz Rodríguez de cabeza para marcar el 1-1 con el arco en soledad. Tres partidos en una semana y tres malas actuaciones del arquero millonario en una semana para el olvido.

Lo mejor del partido

De mitad de cancha para adelante, cuando acelera y está lúcido, River es un equipo temible. Con su idea de juego indeleble y sus figuras de siempre, busca el arco rival de manera incansable. Pero, de mitad de cancha para atrás, ya no parece tener esa solidez defensiva del final del 2021. Es un equipo con menos orden y más distracciones, al punto tal que le convirtieron en seis de los últimos ocho partidos que jugó. Solo tuvo la valla invicta ante Alianza Lima (1-0) y Fortaleza (2-0), aunque contra los brasileños en el Monumental sufrió más de lo que el resultado terminó marcando.

El cierre del partido tuvo la misma tónica: River insistiendo hasta el hartazgo y Atlético Tucumán poniéndole paños fríos constantes al juego. Pero el Millonario ni siquiera con los ingresos de Cristian Ferreira, Tomás Pochettino y Braian Romero pudo torcer la balanza y nunca pudo hacer emerger esa rebeldía necesaria para festejar ante su gente, al punto tal que terminó con solo dos remates al arco en todo el encuentro. Así, fue Atlético Tucumán quien celebró un punto de oro en Núñez y le dejó dudas futbolísticas y la necesidad de reaccionar a un River que el miércoles se jugará una ficha crucial en Chile contra Colo-Colo en el gran objetivo: la Copa Libertadores. Si quiere pelear al máximo en el torneo continental, sabe que necesita ofrecer otras respuestas.

Fuente:Ir a notas de Juan Patricio Balbi VignoloJuan Patricio Balbi Vignolom  Para LA NACION – Fotos: LA NACION/Mauro Alfieri – Video: ESPN.com – LA NACIONB Deportes