//River lo hizo posible: un titulo diseñado por “arquitectos de la casa”

River lo hizo posible: un titulo diseñado por “arquitectos de la casa”

Los contratiempos obligaron a Gallardo a recurrir a los chicos surgidos en el club, que no fallaron.

El 2021 será recordado para Marcelo Gallardo como el año de las adversidades. Entre el contagio masivo de Covid-19, los constantes lesionados, las convocatorias, las eliminaciones y los apretados calendarios, el técnico de River debió construir su equipo más artesanal. Casero. Bien propio. Y tuvo un aliado vital: las divisiones inferiores que le empezaron a dar los frutos del proyecto integral infanto-juvenil que desde 2016 encabeza el DT. Así, para sostenerse en la pelea de la Liga Profesional tras quedar afuera de la Copa Argentina y la Copa Libertadores, el DT se amparó en la clase Sub 23. Los jóvenes dieron la cara. Y el Millonario pudo gritar campeón con las respuestas de los más chicos.

El partido más crucial del campeonato se dio en Córdoba, frente a Talleres. Líder y escolta se enfrentaron en la 17a fecha y River logró un contundente 2-0 a pesar de jugar durante más de 83 minutos con un hombre menos. En aquella noche cordobesa, Gallardo dispuso un equipo con 25 años de promedio de edad y seis jóvenes de las inferiores menores de 23: Felipe Peña (20), David Martínez (23), Enzo Fernández (20), Santiago Simón (19), Benjamín Rollheiser (21) y Julián Álvarez (21).

Talleres 0 vs. River 2, el partido crucial

Esa escena se repitió en diversos tramos del torneo: los chicos pusieron el pecho. Y lo hicieron con creces. Álvarez se volvió la gran joya del 2021 al ser el goleador del torneo con 17 tantos en 19 partidos (16 como titular) en 1457 minutos. Con técnica, visión de juego, capacidad goleadora, fuerte mentalidad y un gran profesionalismo, en el último tramo del torneo se puso el ataque del equipo al hombro ante las lesiones de Matías Suárez y Braian Romero: logró 16 goles y seis asistencias en 13 partidos. Números irrisorios para el cada vez más austero fútbol argentino. Pero no estuvo solo.

Los festejos de Julián Álvarez

En el fondo, Martínez ya es una garantía. El central lleva 15 partidos (14 como titular), sumó 1304 minutos y fue amonestado solo una vez. Habitual convocado a la selección paraguaya en las eliminatorias sudamericanas, este año se ganó su lugar como segundo marcador central en la zaga junto a Paulo Díaz. Zurdo, tiempista, con un gran control y pase de pelota y una marcada agresividad para los duelos aéreos y en campo, es una pieza central del equipo. Y ahora en el club velan por su futuro: River le vendió a Defensa y Justicia el 50% de su pase en 900 mil dólares y, en febrero, volvió con un préstamo sin cargo y sin opción hasta diciembre. Por eso, en Núñez deben renegociar para retenerlo en 2022.

Cuando no estuvo Martínez, apareció la figura de Peña. Con 20 años, fue titular en siete partidos con 461 minutos y una carta salvadora para el entrenador. En la fecha FIFA de agosto y septiembre en la que no había defensores centrales para jugar contra Sarmiento e Independiente, el joven respondió con solvencia para ocupar ese rol a pesar de que en la reserva venía siendo volante central. Más allá de su expulsión tempranera en el 2-0 a Talleres, fue una rueda de auxilio vital. Y todo River sufrió con su llanto al romperse el ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha contra Patronato. Recién podrá regresar en el segundo semestre de 2022.

La lesión de Felipe Peña

https://youtu.be/KxFD2rZbrk4

En el medio campo, Enzo Fernández se volvió una fija. Primero, como apoyo de Pérez. Y luego, como un falso enganche moviéndose detrás de Julián Álvarez. En ambas posiciones se lució. En el torneo acumula 18 encuentros (14 como titular) con 1264 minutos disputados, marcó un gol de penal contra Vélez, dio tres asistencias y fue amonestado en tres ocasiones.

Santiago Simón, Julián Álvarez y Enzo Fernández, tres juveniles de River que fueron fundamentales en la conquista del título en el Torneo 2021, el campeonato local que le faltaba a Marcerlo Gallardo
Santiago Simón, Julián Álvarez y Enzo Fernández, tres juveniles de River que fueron fundamentales en la conquista del título en el Torneo 2021, el campeonato local que le faltaba a Marcerlo Gallardo@RiverPlate

Después de jugar un gran partido contra Banfield en plena fecha FIFA con el equipo diezmado y de reemplazar con creces a Nicolás De la Cruz, a los 23 minutos, en el 3-1 a San Lorenzo, se ganó su lugar como un volante central siempre dispuesto a cortar y jugar la pelota con el mejor pase posible. Se hace cargo de ser el nexo entre la defensa y los mediocampistas ofensivos y releva siempre a sus compañeros para ser rueda de auxilio en el retroceso. Un futbolista en pleno crecimiento al que Scaloni ya le puso el ojo y lo convocó para la selección mayor.

Misma situación vive Simón, quien hoy también vive un presente de selección pero recién tuvo sus primeros minutos en la 7a fecha al ser titular contra Gimnasia. A partir de ahí, comenzó a ganarse un lugar y ya lleva 14 partidos (13 de titular), con tres asistencias, 1063 minutos y solo una amarilla. Volante derecho externo con técnica, dinámica y panorama, a los 19 años recibió un gran espaldarazo del técnico: tras cumplir una sólida tarea como lateral derecho contra Arsenal y responder en el medio campo frente a Central Córdoba en Santiago del Estero, lo premió con la titularidad en el superclásico frente a Boca. Y el juvenil respondió con un partidazo en el que además asistió a Álvarez en el segundo gol.

La palabra de Santiago Simón

Con posibilidades de ubicarse en cualquier sector de la banda, Gallardo encontró en él un mediocampista que aporta en defensa y en ataque: tiene proyección y desequilibrio, pero también cumple en la recuperación y el despliegue para retroceder, al punto tal que frente a Arsenal jugó de lateral derecho y cumplió con creces. Su polifuncionalidad cotiza en bolsa.

En el ataque, Rollheiser fue un gran socio para Álvarez. El delantero, de 21 años, que hoy se recupera de un desgarro suma 17 encuentros (10 de titular) con 769 minutos y una asistencia. A pesar de que nunca completó los 90 minutos, demostró su habilidad para romper defensas: zurdo, puede jugar por afuera o por adentro y se destaca por su gambeta y su desequilibrio. Quizá, su cuenta pendiente fue el gol: no pudo convertir su primer gol en el club en los 18 remates que tuvo en el torneo.

 

Con ellos, River disfruta de un título especial y diferente. No solo porque puede llegar a ser el último de Marcelo Gallardo mientras su continuidad todavía está por definirse, sino porque la cantera millonaria volvió a ponerse en los primeros planos con futbolistas jóvenes y talentosos que dieron la talla. Una nueva corona hecha en casa.

Fuente:Ir a notas de Juan Patricio Balbi VignoloJuan Patricio Balbi Vignolo  PARA LA NACION –  Fotos: Archivo – @RiverPlate – LA NACION Deportes – Tweets:PASION RIVER@PasionRiverRP – SportsCenter@SC_ESPN – LA NACION Deportes – Videos: Club Atlético River Plate  You Tube – ESPN Fans  You Tube – TNT Sports Argentina – You Tube – Noticias Futbol Argentino – You Tube – LA NACION Deportes