//River arrancó la fase de grupos

River arrancó la fase de grupos

El equipo de Gallardo dejó atrás su primer día de laburo en la nueva normalidad. Testeos, entrenamientos divididos en el River Camp y un foco claro: empezar a tomar impulso de cara a la reanudación de la Libertadores. Faltan 38 días…

La nueva normalidad, en definitiva, será esto. Reencontrarse con viejos conocidos, sentir ese incontenible deseo de abrazarlos y quedarse con las ganas. Es levantar la mirada y descifrar, por unos segundos, si el que está allí delante en una de las canchas del River Camp con un flequillo larguísimo es Milton Casco o si se trata de un afamado youtuber. O si aquel hombre estilizado que corre suelto por el predio es Lucas Pratto o un profesor de crossfit…

Casco y su look con flequillo largo. (foto: Prensa River).

Casco y su look con flequillo largo. (foto: Prensa River).

Todo resulta extraño para el plantel de Marcelo Gallardo y es entendible: luego de 150 días de confinamiento, de entrenamientos monótonos vía celular y de que les intenten inculcar que la pelota es algo así como un objeto diabólico, llegó el ansiado retorno al laburo. Divididos en seis grupos, sí, pero juntos. Sí, todos unidos en espíritu en pos de un objetivo: empezar a moverse de cara a lo que será la reanudación de la fase de grupos de la Copa LibertadoresFaltan 38 días para visitar a San Pablo, el 17/9, así que habrá que meterle, muchachos…

En sus autos particulares, fueron llegando de a poco los 27 jugadores convocados por Gallardo –sin Centurión (positivo de Covid-19), Quintero, Rojas (ambos cumpliendo la recta final de la cuarentena tras regresar de sus países) y Suárez, aún en Córdoba-, cada uno vestido con las mudas de ropa que les habían enviado desde la utilería del club. Pero hubo uno que así como llegó a Ezeiza, se volvió sin haber transpirado: Gonzalo Montiel dio positivo en el testeo serológico (los que pagó la AFA) previo al inicio del trabajo y lo mandaron de vuelta a su casa, como medida preventiva mientras esperan los resultados del hisopado PCR, que determinará si realmente padece coronavirus o si lo que le detectaron fueron simplemente anticuerpos. Un negativo, por tanto, le permitirá a Cachete reincorporarse al trabajo este martes.

El entrenamiento, dividido en tres turnos (9.30, 10.30 y 11.30), fue prácticamente una excusa para romper la monotonía: no hubo fútbol, pero sí se dieron el gusto de reencontrarse con la pelota -cada cual tenía la suya- bajo el sol matinal en Ezeiza. ¿Qué hicieron? Movimientos físicos-tácticos como para empezar a habituarse a la vieja rutina… Hubo caras nuevas, como la del marcador central Augusto Aguirre, una de las promesas de 21 años de la Reserva, y también noticias que llegaban desde lejos: desde China, el club Shenzen Kaisa les hizo llegar a los representantes de Juanfer una oferta formal de 10 millones de dólares para llevárselo.

Otra de las postales que dejó el primer día de práctica en el River Camp. (Foto: Prensa River).

Otra de las postales que dejó el primer día de práctica en el River Camp. (Foto: Prensa River).

¡Atención! Oferta millonaria desde China por Quintero

Mirá también

¡Atención! Oferta millonaria desde China por Quintero

¿Y Marcelo GallardoEl DT estuvo presente en el predio, claro, aunque durante gran parte de la mañana la dedicó a recorrer el lugar, las canchas, y observar de reojo lo que sucedía con los grupos de trabajo. Los encargados de comandar las prácticas fueron sus ayudantes, Matías Biscay y Hernán Buján, mientras que los laburos de los cuatro arqueros (Armani y Petroli por un lado, Lux y Bologna por el otro) fueron dirigidos por el entrenador de arqueros de la Reserva. ¿El motivo? Para este regreso a los entrenamientos, en el club tuvieron que tomar medidas precautorias con varios de los integrantes que son parte de grupos de riesgo por sus edades: son los casos de Tato Montes (entrenador de arqueros de la Primera), el PF Marcelo Tulbovitz, el kinesiólogo Jorge Bombicino, como así también los utileros Tula, Scarpelli y Quiroga.

En todo momento se cumplieron a rajatabla los protocolos de sanidad -cada jugador tenía su neceser con alcohol en gel y su botella de agua-, como así también de distanciamiento social a la hora del trabajo. Cada grupo se entrenó en una cancha distinta y separados entre sí. En el primer turno estuvieron por un lado Enzo Pérez, Franco Paredes, Cristian Ferreira y Elías López, mientras que en la cancha 2 se movieron Leonardo Ponzio, Ignacio Fernández, Martínez Quarta, Fabrizio Angileri, Lucas Beltrán y Julián Álvarez. Una hora después les llegó el turno a los cuatro arqueros, mientras que en el cierre del lunes estuvieron Javier Pinola, Milton Casco, Lucas Pratto, Santiago Sosa, Girotti, Bruno Zuculini (cancha 1), Rafael Borré, Jorge Carrascal, Nicolás De La Cruz, Paulo Díaz y el nuevito Aguirre (cancha 2). Y al finalizar cada bloque de laburo, los jugadores se cambiaron la ropa, se subieron a sus autos y se fueron sin bañarse, ya que los vestuarios no están habilitados.

La nueva normalidad ya empezó para River y sus jugadores. Será cuestión de acomodarse, de cruzar los dedos para que no surjan más imponderables respecto a los testeos por coronavirus, y aprovechar cada día al máximo. Este martes se repetirá la misma rutina por la mañana. A meterle, que una Copa -la más linda de todas- los espera… 

¿A dónde iría a jugar Quintero?

Mirá también

¿A dónde iría a jugar Quintero?