//River, a 115 años de su primer partido oficial: en la Boca, entre estudiantes de medicina y un futuro premio Nobel

River, a 115 años de su primer partido oficial: en la Boca, entre estudiantes de medicina y un futuro premio Nobel

El croquis de la cancha de la Dársena Sud en la que empezó a jugar River a principios del Siglo XX Crédito: Museo/River

Desde 1893, la organización institucional del fútbol dependía de la Argentina Associated Football League y muchos partidos empezaban cuando el centro-delantero preguntaba “¿All ready?”, y del equipo contrario llegaba la respuesta “Yes”. Por entonces, Alumni, un equipo integrado por jugadores con apellidos británicos, obtenía diez campeonatos en 12 años. Una hegemonía que procedía de la descendencia de la inmigración que había traído a nuestro país a altos funcionarios de empresas de ferrocarriles y tranvías, de bancos y escuelas británicas.

El fútbol criollo creció un poco más lejos de las aulas y la formación académica. Como el tango, tiene su origen en los arrabales, se acerca al Riachuelo. Osvaldo Bayer, en el libro “Fútbol Argentino”, cita que Sarmiento y Alberdi propugnaban la inmigración nórdica y sajona, pero en los barcos llegaron italianos y españoles.

River nació el 25 de mayo de 1901, en el barrio de la Boca, donde un grupo de jóvenes hijos de inmigrantes unificaron dos equipos, La Rosales y Santa Rosa. Hubo mucho debate sobre el nombre que bautizaría la fusión. Se propusieron los de “Forward”, “Juventud Boquense”, “La Rosales”. A veces el destino está en el entorno. Pedro Martínez vio cómo unos marineros descargaban en el dique 3 grandes cajones que llevaban la inscripción “The River Plate”. Lo propuso, pero encontró resistencia en los que defendían el de “Forward”. La discrepancia se dirimió en un partido de fútbol que ganaron los valedores de Forward, pero Leopoldo Bard y Martínez impusieron el de River Plate por su mejor resonancia fonética. Con ese nombre se firmó el acta de fundación y se constituyó la primera comisión directiva, presidida por Bard, hijo de austríacos, acompañado por dirigentes tan jóvenes como él -muchos no llegaban a los 20 años-, en su mayoría con progenitores españoles italianos.

Leopoldo Bard, primer presidente de River y futbolista en el partido del 30 de abrir de 1905 ante Facultad de Medicina.
Leopoldo Bard, primer presidente de River y futbolista en el partido del 30 de abrir de 1905 ante Facultad de Medicina. Crédito: Museo/River

En el lado este de la Dársena Sud se estableció la cancha, diseñada por Bernardo Messina, socio fundador, secretario de la primera comisión directiva y futuro arquitecto, partícipe en la construcción de los otros estadios de River. Mientras Alumni reinaba en la primera división, River se inscribió en Argentina Associated Football League y el 30 de abril de 1905, hace hoy 115 años, disputaba en su cancha, desde las 14, el primer partido oficial por la Tercera Liga (tercera categoría).

El debut de River en el fútbol institucionalizado fue con una derrota. La formación la integró el presidente Bard, que también fue el primer capitán. Esta doble función, que por entonces no era inusual, tiene un último antecedente en nuestro fútbol con Juan Sebastián Verón al mando de Estudiantes y jugador, con 42 años, del plantel que disputó la Copa Libertadores en 2017.

Aquel 30 de abril de 1905, River perdió 3-2 ante Facultad de Medicina. Jugó con la camiseta blanca cruzada por la banda roja prendida por alfileres que ya venía utilizando desde que un grupo de chicos le quitó a un carro que circulaba por la calle un trozo de seda roja. Dos goles de Julio González Lelong y uno en contra le dieron el triunfo a Facultad de Medicina, pero no hay registro de quién marcó los dos de River.

La primera formación oficial de River

S. Zanni; Damián Ceballos, L. Tarrico; Leopoldo Bard, P. Moltedo, E. Juanich; J. Kitzler, Pedro Martínez, E. Rolón, L. Flores, Enrique Zanni.

El fútbol era un impulso deportivo que no implicaba la realización personal de sus practicantes. Cada equipo aportaba un jugador como juez de línea. El representante de Facultad de Medicina, que vestía una camiseta bordó oscura con la letra M a la altura del corazón, fue Bernardo Houssay, condecorado en 1947 con el Premio Nobel de Medicina. Houssay dejó la línea de banda y jugó contra River el partido de la segunda rueda, el 4 de junio de 1905, cuando hizo dos goles para otra victoria por 3 a 2. Fue el último encuentro oficial del prestigioso científico, un amante del deporte, que también incursionó en rugby y atletismo. Décadas más tarde, cuando quedó atrapado por la ciencia y la investigación, Houssay confesó que ya no miraba partidos de fútbol.

River también estaba vinculado a la medicina a través del presidente Bard, que era practicante en el Hospital Muñiz, al igual que su compañero de equipo Livio Ratto. Por la carpintería del Muñiz pasó Bard para que le repararan un cartel callejero que colocó en la cancha con el nombre y los colores del club.

Bernardo Houssay, el Premio Nobel integró el equipo de la Facultad de Medicina que enfrentó a River
Bernardo Houssay, el Premio Nobel integró el equipo de la Facultad de Medicina que enfrentó a River Crédito: Twitter

Rodrigo Daskal, presidente del Museo de River, aporta el dato: Bard disputó 13 partidos oficiales en River (11 de Tercera y dos de la Copa Competencia El Diario).

Bard, presidente hasta 1908, en su libro autobiográfico se refleja en una metáfora de Nitzsche: “El mejor médico es aquel que se curó a sí mismo luego de caminar por las tinieblas”. Se especializó en higiene médica y laboral, y se instruyó con algunos de los padres de la medicina argentina. El examen final lo dio ante José María Ramos Mejía y José Borda.

Al fútbol y la medicina, Bard le sumó una tercera pasión, la política, con su militancia en la Unión Cívica Radical y su alineamiento con Hipólito Yrigoyen. “Fue un eximio orador de barricada”, lo describe Daskal.

Revista Río de la Plata, edición de agosto de 1938
Revista Río de la Plata, edición de agosto de 1938 Crédito: Museo/River

La entrada de River al fútbol oficial fue discreta, a la sombra de equipos que dominaban la escena grande, como Alumni, Lomas Athletic y Belgrano Athletic. Racing iba a irrumpir con fuerza en el amateurismo con futbolistas criollos (Olázar, Marcovecchio, Hospital, Perinetti) que cambiarían el paradigma británico.

River terminó penúltimo entre ocho equipos de una zona que se adjudicó Villa Ballester. Después de la presentación con derrota ante Facultad de Medicina, obtuvo su primer triunfo a la semana siguiente, con un 4-3 sobre General Belgrano. El ascenso a primera división lo concretó tres años más tarde, en 1908, tras un 7-0 a Racing. Después vendrían ciclos de crecimiento institucional y deportivo que se extienden hasta tiempos contemporáneos. Aquella caída iniciática contra Facultad de Medicina fue un malestar pasajero.

Fuente: Claudio Mauri – LA NACION DEPOORTES / JR – www.actualidaddeportiva.com.ar – Fotos: Crédito: Museo/River – Twitter – LA NACION DEPORTES