//Platense, entre Goyeneche y Gardel: cómo es el plan de para cumplir el sueño de volver al predio de Pedraza y Crámer

Platense, entre Goyeneche y Gardel: cómo es el plan de para cumplir el sueño de volver al predio de Pedraza y Crámer

El club presentó un proyecto de ley para ser el concesionario del Polideportivo ubicado en esa esquina; emoción e ilusión en las audiencias públicas; todo podría concretarse en los próximos días, cuando se realice la segunda lectura en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.

Suele decirse que lo imposible sólo tarda un poco más. Y en el caso de Platense, eso se traduce a números. Que son contundentes. Aunque todos los caminos parecen conducir a un final feliz.

Desde hace 18.409 días, el club Calamar sueña y desea con todas sus energías volver al predio ubicado en la avenida Crámer y Manuela Pedraza. Allí donde llegó en 1917 y edificó su estadio, y del que se vio obligado a irse el 7 de diciembre de 1971, durante el gobierno de facto de Alejandro Agustín Lanusse. Cincuenta años, cuatro meses y 23 días más tarde Platense siente que, por fin, esta reparación histórica está a punto de concretarse.

El proyecto de ley “Volver a Manuela Pedraza y Crámer” (Expediente 1027-P-2021 COMISIÓN: PRESUPUESTO) propone que la Ciudad de Buenos Aires le otorgue, en concesión de uso por 10 años, al Club Atlético Platense el predio correspondiente al Polideportivo, ubicado en la intersección de las calles Manuela Pedraza y Crámer. No procura la expropiación de ningún espacio, sino que busca el cambio en la asignación del uso del dominio público de la ciudad.

El alma mater de esto tiene nombre y apellido, aunque él repita en más de una ocasión que “es algo que abarca a toda la familia calamar”. Con la paciencia de un arqueólogo, Gustavo Lupetti comenzó en 2016 a unir las piezas de un rompecabezas que estaban alejadas entre sí. Pero que, a la vez, tenían la necesidad de finalmente unirse. Volver a Saavedra fue entonces su bandera de campaña, como candidato a presidente de Platense.

“Como en ese año vencía la concesión, se presenta un proyecto de ley para adjudicarle por 10 años la administración del Polideportivo al mejor oferente. Yo había perdido las elecciones, pero para esa ley llaman a una audiencia pública. El que gana la votación es Fernando Wendt, que en un gran gesto me llama y me dice: ‘Vos fuiste el que trabajó sobre este tema, así que vayamos juntos a esa audiencia’”, resume con entusiasmo Lupetti, socio vitalicio, en diálogo con LA NACION.

El hecho de que gente vinculada a Platense se presentara en esa audiencia logró evitar que saliera la ley por 10 años para un privado. Es entonces cuando el Gobierno de la Ciudad le da al concesionario de ese momento un nuevo contrato por tres años. En 2019, cuando se debe renovar ese vínculo, se presentan tres empresas: la que estaba y otras dos. Al concesionario vigente lo descalifican y le dan una preadjudicación a otro. Pero el que quedó al margen impugna esa preadjudicación y la nueva licitación se judicializa. Sin querer, eso juega a favor de Platense.

Continúa Lupetti: “Justo en 2019 hay otra vez elecciones y armamos una lista de unidad en el club. Pablo Bianchini asume como presidente y yo me sumo como secretario de Relaciones Institucionales. Y vuelvo con los temas que quería impulsar. Apenas comienzo con mi nuevo rol me encuentro con este contexto. Era el escenario ideal. Entonces, con un compañero de la CD comenzamos a trabajar. Viene la pandemia, y en ese tiempo se nos ocurre presentar un proyecto de ley”. La presentación fue encabezada por el presidente Bianchini, el secretario Eduardo Fernández Rousseaux y el propio Lupetti, acompañados por otros integrantes de la actual dirigencia.

La Comisión Directiva de Platense posa en la puerta de la Legislatura, el día que presentaron el proyecto de ley "Volver a Pedraza y Crámer" (Prensa Platense)
La Comisión Directiva de Platense posa en la puerta de la Legislatura, el día que presentaron el proyecto de ley «Volver a Pedraza y Crámer» (Prensa Platense)

El modo pausa en el que ingresó la Argentina desde marzo de 2020 hasta casi fin de año no detuvo el entusiasmo. El legislador Claudio Ferreño, que ingresó en la Legislatura en 2019 y en la actualidad es el presidente del bloque Frente de Todos, casualmente es hincha de Platense. Es uno de los primeros que vio con mucho entusiasmo el proyecto. Pero desde la dirigencia le dejan en claro que la intención del club es que el proyecto de ley sea de Platense. Que más allá del apoyo o no que tenga, no quieren politizarlo o que sea presentado por un determinado bloque. Y así se presentó en marzo de 2021. Como un proyecto de ley de Platense. Incluso, por un tema técnico, está a nombre del propio Lupetti, de 54 años, abogado y empleado en Aeropuertos Argentina 2000.

El proyecto es lindo, sano, una causa noble. La ventaja de nuestro proyecto es que Platense es una asociación civil sin fines de lucro. Entonces, no es nuestra intención lucrar con la concesión del Polideportivo. Al contrario: queremos promover más participación de los vecinos y de los alumnos del barrio. Ofrecerles más deportes y actividades”, destaca Lupetti. Y compara: “El privado, en cambio, naturalmente busca obtener una ganancia. Si no, no es negocio. Nosotros no lo necesitamos. Gracias a eso podemos becar a más alumnos, becar a los jubilados de PAMI para que vayan a hacer natación u otra actividad allí. Se alinea mucho mejor una propuesta como la de Platense que lo que pueda proponer un privado”.

El entusiasmo de Lupetti es contagioso: “Absolutamente todos los bloques nos recibieron de la mejor manera. Nuestro único temor era enfrentar a un concesionario poderoso, con empuje. Sin embargo, en una cantidad de proyectos relacionados con el deporte, se nos pone en sesión. Para dar una concesión por 10 años debe superar un proceso llamado de “doble lectura”. Lo tienen que aprobar las dos terceras partes, luego va a una audiencia pública y, finalmente, lo tienen que volver a aprobar con las dos terceras partes en el recinto.

El proyecto avanza a paso firme. En diciembre pasado, en primera lectura, se registraron 49 votos afirmativos, 0 negativos y 5 abstenciones. Con eso, de alguna manera, se evidenció que es algo posible, válido y que hay intenciones de aprobarlo. Más allá de que antes y después, en las charlas con los vecinos y con autoridades de los distintos establecimientos educativos del distrito escolar 10, el escrito se fue puliendo y mejorando, para erradicar cualquier tipo de dudas.

Gustavo Lupetti, alma mater del proyecto de ley de Platense "Volver a Pedraza y Crámer" (Prensa Platense)
Gustavo Lupetti, alma mater del proyecto de ley de Platense «Volver a Pedraza y Crámer» (Prensa Platense)

El interés de los vecinos por el asunto fue notable. A la audiencia pública, que se llevó a cabo de manera virtual en siete jornadas de marzo, se inscribieron cerca de 1300 personas. En esa etapa, cada uno planteó sus inquietudes o explicó por qué acompaña el proyecto.

El mayor temor de los vecinos del barrio era que Platense, detrás de esta concesión, escondiera el plan a futuro de mudar la cancha. Y nada que ver. No solo por lo económico, sino porque nuestro estadio está ubicado en un lugar privilegiado de accesibilidad y le hemos hecho reformas”, afirma Lupetti. Y destaca: “Y por si quedase alguna duda, ¡el mismo proyecto de ley lo prohíbe! Nunca estuvo esa idea en el plan. Platense lo único que plantea es ser el concesionario del Polideportivo ubicado en la manzana de Crámer y Pedraza. Allí, además, hay una escuela primaria y una plaza públicas.”

Fue Lupetti quien realizó la presentación del proyecto. La Constitución de la Ciudad de Buenos Aires tiene un artículo, el número 32º, que afirma: ‘Esta Constitución garantiza la preservación, recuperación y difusión del patrimonio cultural, cualquiera sea su régimen jurídico y titularidad, la memoria y la historia de la Ciudad y sus barrios’. “Ese artículo parece hecho para Platense”, celebra el dirigente.

En su exposición, el directivo destacó: “Platense es una asociación civil sin fines de lucro. No debe dar ganancia. Una empresa privada, sí. No es el fin de Platense iniciar allí una actividad rentable. Lo económico es solo un medio para alcanzar su verdadera finalidad: satisfacer necesidades deportivas y culturales de la comunidad. El proyecto de Platense incluye distintas actividades de interés y necesidad para el barrio”.

Durante las presentaciones de los vecinos hubo muchísima emoción. Hubo personas que apenas pudieron hablar antes de que las lágrimas se lo impidiesen. “Hay un vecino que hizo toda su exposición llorando, hablando de lo que significa Platense para él, para su familia y para su vida. Toda gente con un sentimiento y una identificación con el club realmente muy marcados. Gente que nació cuando allí estaba emplazada la cancha y que sufrió muchísimo cuando el gobierno de facto de Lanusse nos obligó a irnos del barrio. De eso se trata el derecho de pertenencia y de la identidad de los barrios”, comparte Lupetti.

En las audiencias también apareció el nombre de Roberto Goyeneche, uno de los hinchas más emblemáticos del club. Y uno de los vecinos empezó su exposición leyendo un párrafo de la novela El Sueño de los Héroes, de Adolfo Bioy Casares, en donde se hace referencia al escudo de Platense. “Yo era muy chico cuando nos dijeron que nos fuéramos. Nos echaron ilegalmente. Y eso está mal. Nos tuvimos que ir sin muchas explicaciones”, recordó Juan Carr, que como hincha del Calamar destacó el compromiso del club con las causas solidarias, que él también impulsa desde la Red Solidaria.

En ese predio, Carlos Gardel fue a ver un Platense-Racing, el Polaco Goyeneche cantó tangos y cada uno de los hinchas también tenemos nuestras historias. Mi mamá aprendió a patinar y a andar en bicicleta en ese lugar y mi abuelo iba a jugar a la cancha de bochas”, aporta Lupetti.

Por su parte, Nora Irene Cristoff, Presidenta de la Vecinal de Saavedra, destacó en las audiencias su apoyo al proyecto de ley: “Lo hacemos porque no solo creemos justa la memoria y la identidad cultural, sino porque los clubes e instituciones sociales sin fines de lucro, administrados colectiva y democráticamente por los vecinos, son un instrumento indispensable en el camino de alcanzar más y mejores niveles de igualdad. A estos clubes no los mueve el interés mercantil, sino que la recaudación de fondos son un medio para alcanzar las actividades culturales, sociales y deportivas que se proponen, y que pueden estar al alcance de todos los vecinos. Estas instituciones son garantes del acceso al derecho a la igualdad”.

En esas charlas entre los principales involucrados se dio una situación tan curiosa como risueña. La preocupación de las cooperadoras de los colegios era conseguir más becas para los alumnos. De 8 a 17 las escuelas públicas del barrio tienen la prioridad para ir a hacer deporte al Poli, pero se planteó la necesidad de que los chicos pudieran tener actividades extracurriculares. Y entonces, desde el club les explicaron que están en la misma sintonía, ya que sus autoridades pretenden que los chicos del barrio se queden lo máximo posible dentro de las instalaciones.

Vista aérea actual del predio ubicado en Manuela Pedraza y Crámer
Vista aérea actual del predio ubicado en Manuela Pedraza y Crámer

“Yo les dije a las escuelas algo que estuvo en el espíritu siempre. Porque más allá de las causas de reivindicación histórica y del sueño de volver al barrio e izar nuestra bandera en ese predio, nosotros queremos que este sea un proyecto de todos. Que todos los involucrados de la comunidad salgan contentos. Que todos lo celebren. Las escuelas del distrito escolar 10 hicieron un concierto en el parque Saavedra. Hicieron un torneo de fútbol intercolegial en el parque Sarmiento. ‘Eso lo tendrían que hacer en Pedraza y Crámer’, les dije. Y me respondieron: ‘¡Eso es lo que queremos’. ‘¡Nosotros también!’, les contesté. ¿Qué más puede querer Platense que el hecho de que todas las escuelas públicas de la zona norte de la ciudad hagan su intercolegial y su reunión coral, o cualquier otra actividad cultural, en el club?”, comparte Lupetti.

Y agrega: “También acordamos que, esté o no en la ley, haremos una mesa de trabajo integrando a todas las cooperadoras y a Platense. Porque nosotros no nos sentimos controlados por ellos, sino acompañados. Además, para otorgar becas es fundamental que sean ellas las que lo definan. Sobre todo, por un tema académico y por la condición socioeconómica de cada chico. Hoy el trabajo de los clubes es fundamental para sacar a los chicos de la calle”.

En la actualidad, dentro de “El Poli” se realizan actividades deportivas. La propuesta de Platense plantea sumarle más deportes, pero también agregarle ofertas culturales, como por ejemplo talleres de teatro. En una zona de la ciudad que abarca a todos los niveles sociales, y que para algunos chicos son propuestas inaccesibles económicamente. En el proyecto de ley también se destaca priorizar a los vecinos con menos facilidades económicas, y darle a los alumnos un carnet escolar, además de becarlos para que aprendan natación, tanto ellos como los jubilados de PAMI. Todo bajo la supervisión de la Comuna, que también podrá utilizar esas instalaciones para lo que considere, como por ejemplo un centro vacunatorio.

Hay dos causas distintas que confluyen. Una es la significación que tiene la vuelta para Platense, que considero que para el barrio también lo es. Que un barrio tenga identidad con esas cosas, que son sanas, hace bien. Pero a esa causa la acompañás con la otra, que es darle un servicio a la comunidad. Hay tanta necesidad de darle a los chicos cosas: deporte, actividades, entretenimiento, amistades, ¡contención! Platense plantea justamente unificar esas dos causas administrando la concesión del Poli”, cierra con emoción Lupetti.

Los próximos pasos se esperan con ansiedad y optimismo en el club calamar. Luego de la audiencia pública se realizó un informe. Y en los próximos días se debe convocar a la segunda lectura, que es en el recinto. Las devoluciones son, hasta el momento, muy positivas. De continuar por estos carriles, Platense podría convertirse en el concesionario del Polideportivo por los próximos 10 años. Y celebrar su 117º aniversario, el próximo 25 de mayo, con un sueño concretado: volver a Pedraza y Crámer.

Suele decirse que lo imposible solo tarda un poco más.

Vaya si lo sabrá Platense…

Fuente:Ir a notas de Pablo LisottoPablo Lisotto  LA NACION – Fotos: Prensa Platense – LA NACION Deportes – Video: LegisCABA – LA NACION Deportes