//¿Otro Boca? Los resultados apuntalan al equipo de Sebastián Battaglia, aunque tanto no cambió

¿Otro Boca? Los resultados apuntalan al equipo de Sebastián Battaglia, aunque tanto no cambió

En apenas 26 días, el entrenador pasó de casi ser despedido a acceder a la final de la Copa de la Liga y tener la chance de confirmarse como el primero en el Grupo E de la Copa Libertadores; qué piensan en la intimidad.

Ni siquiera se puede decir que fue un mes intenso en Boca. No porque no lo haya sido, sino porque el tiempo transcurrido entre tantos vaivenes apenas alcanzó 26 días. La tarde del 21 de abril no fue una jornada más: el equipo de Sebastián Battaglia había dejado una pésima versión en la Bombonera frente a Godoy Cruz (1-1), que mereció golearlo la noche previa, y las posteriores fueron horas clave para la continuidad del entrenador. No por nada, apenas arribó al predio de Ezeiza y antes de ponerse cara a cara con el Consejo de Fútbol, puso la guardia en alto advirtiendo públicamente que estaba con fuerzas para seguir al frente: sabía que Juan Román Riquelme y su gente estaban esperando a un hombre debilitado para evitar echarlo, por lo que su postura convenció y lo mantuvo al mando del encuentro con Central Córdoba que su equipo ganó (2-1) para darle aire a su cargo.

Este martes recibirá a Corinthians (desde las 21.30) por la Copa Libertadores en un cruce importante, pero con otro semblante y el mismo técnico: cinco victorias y vallas invictas al hilo, incluyendo la clasificación por penales del pasado sábado ante Racing que lo depositó en la final de la Copa de la Liga Profesional y jugará el domingo, en Córdoba, ante Tigre. A las claras está que hay otros resultados más agradables, pero ¿cuán cambiado está realmente Boca?

El mejor partido del ciclo Battaglia

Mejorado, se podría afirmar, sin que esto todavía confirme un renacer total. Desde el juego encontró pequeños avances: la palidez y el desorden quedaron de lado para empezar a brindar una mejora de manera debidamente progresiva, evitando picos de muy alta expectativa y, de repente, bajar a uno que borrara las esperanzas. Con Racing pasó algo así: de vencer contundentemente (2-0) a Defensa y Justicia pasó inmediatamente a ser llevado por delante futbolísticamente, sin rematar al arco en la semifinal. ¿Qué hizo la diferencia? La clasificación. En el club y los hinchas esperan que la timidez mostrada en Lanús haya sido sólo una piedrita en este camino que viene siendo ascendente.

¿Qué pasa con las sensaciones recientes del Consejo y de los dirigentes? Raúl Cascini, ladero de Riquelme, aseguró -hace casi dos semanas- que lo atravesado había sido un mal momento, pero que no hay dudas sobre el técnico: “Claro que hay Battaglia para rato”, no le tembló la voz para dar semejante seguridad que, más adelante, puede jugarle en contra: sus palabras “hicieron pensar” que en el club no hubo reuniones importantes vinculadas al DT.

Sebastián Battaglia festeja con Juan Krupoviesa, su ayudante de campo, la clasificación a la final de la Copa de la Liga 2022
Sebastián Battaglia festeja con Juan Krupoviesa, su ayudante de campo, la clasificación a la final de la Copa de la Liga 2022ALEJANDRO PAGNI – AFP

Riquelme, en cambio, fue más claro cuando habló en la noche de lunes con ESPN: “Todavía nos falta un poco más para decir que somos un gran equipo. Quisiera que juguemos siempre como lo hicimos con Defensa, en Bolivia (ante Always Ready) o con Tigre. Así tendremos chances de seguir ganando. Pero sabemos que para competir en la Copa Libertadores tenemos que jugar mejor”, dejando en claro indirectamente que no le gustaba lo que estaba viendo.

Battaglia, por su parte, va dando pistas (quizás, sin quererlo) de lo que parece sentir: “¿Si siento el apoyo del Consejo? Siento el apoyo de la gente”, dijo -justamente sin decir- antes de viajar a Santiago del Estero, horas después de aquella reunión. “Que Riquelme viaje con nosotros significa que tiramos todos para el mismo lado”, respondió en Bolivia la consulta acerca de lo que opinaba de la presencia -no habitual en los viajes- del vicepresidente.

Por su parte, los directivos están más tranquilos con esta actualidad de resultados positivos, la final local que hay por delante y del optimismo que predomina para enfrentar a Corinthians: creció con el triunfo a Always Ready (1-0), en la altura de La Paz, que le permitió pasar de estar hundido en el último puesto al segundo sin escalas. Incluso, ganando este martes le permitirá a Boca soñar con clasificar siendo primero, algo inimaginable hace menos de un mes.

El festejo de los jugadores de Boca Juniors
El festejo de los jugadores de Boca JuniorsLA NACION/Mauro Alfieri

No obstante, esos mismos directivos son conscientes de que la imagen con Racing no fue buena y que Corinthians es otra gran medida para entender qué tan afirmado está el equipo de la mano de Battaglia. Ser campeones ante Tigre, entienden, será un plus, pero son cautelosos y no dan ningún objetivo por ganado ni se creen mejorados definitivamente. Es decir, aún no existe esa garantía plena sobre el técnico y los jugadores: en medio de esas jornadas turbulentas varios opinaban que el ciclo del ex volante central estaba finalizado. Aunque también es cierto que el manto de dudas se empequeñeció porque se ven los resultados tan prometidos por Battaglia como inesperados desde fuera del plantel.

No así los jugadores. Es cierto que durante un largo trayecto de este semestre (y parte del año pasado) lo observaron de reojo, pero los días cambiaron para bien. Lo sucedido con Agustín Almendra también aportó en el quiebre: su firmeza para hacerse respetar y no dar el brazo a torcer en su determinación de separarlo del plantel por la falta de respeto recibida por parte del chico, de 22 años, fue fundamental para avisar que “estamos a muerte con él”.

Faltaba lo futbolístico, hasta que empezó a darse y el mismo Battaglia lo reveló cuando sintió una gran satisfacción tras vencer al Halcón: “Cuando uno va tomando más confianza, va teniendo más confianza en sus compañeros y cree en lo que hacemos, nos vamos fortaleciendo como equipo”. Además, lo de Almendra fortaleció al grupo, que se alineó a Battaglia en no querer más situaciones semejantes.

Boca empieza a recuperar la sonrisa y lo que pase con Corinthians será importante para el futuro en la Copa Libertadores, pero también para ver si el equipo de Battaglia retoma la mejora o se estanca para sentir nuevamente las dudas.

Fuente: Franco Tossi – LA NACION Deportes – Fotos: Prensa Boca – ALEJANDRO PAGNI – AFP – LA NACION/Mauro Alfieri – LA NACION Deportes – Video: ESPN – You Tube – LA NACION Deportes