//Mundial de media maratón en Polonia: una argentina batió dos récords y el equipo femenino tuvo una actuación histórica

Mundial de media maratón en Polonia: una argentina batió dos récords y el equipo femenino tuvo una actuación histórica

Tres mujeres argentinas corrieron este sábado la carrera de sus vidas. Ninguna de ellas había recorrido jamás la distancia de media maratón a esa velocidad. Y lo hicieron en el momento preciso, en el lugar indicado. A más de 10.000 kilómetros de sus hogares, en la ciudad polaca costera de Gdyna, el Mundial de Media Maratón fue la primera gran cita internacional del atletismo en un calendario anual sacudido por la pandemia. Florencia Borelli bajó dos marcas nacionales y con sus compañeras Daiana Ocampo y Marcela Gómez completó un resultado histórico para el equipo femenino albiceleste.

Las tres llegaban al este europeo con sus bolsos cargados de sueños y sus entrenamientos adaptados a la cuarentena. No fue un arribo fácil; hasta surgió el fantasma de no poder participar en la carrera una vez allí por el resultado del test de Covid-19. Pero una vez paradas en la línea de largada olvidaron todos los contratiempos, recordaron por qué se habían entrenado tanto y salieron a acelerar. A las 11 de la mañana, con 8° de temperatura en el norte de Polonia, escribieron con sus zancadas una página gloriosa del atletismo argentino.

“Flor logró el 100% de su rendimiento. Repitió el tiempo los dos parciales; eso es infernal”, exclama Jorge Basiricó, entrenador integrante del equipo en Polonia. Y detalla sorprendido: “Fueron 33m28s en los primeros 10 kilómetros y 33m28s en los segundos 10”. La atleta de Mar del Plata marcó un impresionante tiempo de 1h10m30s, llegó en la 22ª posición y generó una lista de logros: la mejor marca argentina en su paso por los 15 kilómetros (superando a quienes hicieron sólo esa distancia), la mejor nacional en media maratón y la segunda histórica de Sudamérica, en la que empató. “Ni miré el reloj. Iba demasiado concentrada en correr”, cuenta Florencia desde Polonia, luego de cruzar el arco de llegada, mirar al cielo y cubrirse la cara con las manos: “En ese momento, lo único en que pensé fue mi hijo”.

Daiana Ocampo hizo la mejor marca de su vida; un día feliz para el atletismo nacional.
Daiana Ocampo hizo la mejor marca de su vida; un día feliz para el atletismo nacional.

“En los días previos viví las presiones de estar en este lugar único, pero esta mañana me levanté muy decidida”, relata, por su parte, Daiana Ocampo, y lo justifica: “Estaba confiada en que todo el trabajo estaba hecho”. Estaba hecho porque, primeramente, pasó numerosas semanas corriendo en una cinta dentro de su casa; luego, se entrenó sola por calles vacías, cuando le otorgaron un permiso como proyecto olímpico, y, finalmente, en las avenidas de la ciudad polaca. Daiana paró el reloj en 1h11m50s, la mejor marca de su vida. Eso habría sido récord argentino absoluto, pero delante de ella llegó Borelli.

Poco después de Florencia y Daiana terminó Marcela Gómez, dueña del récord argentino femenino de maratón. No le importó que le hubieran impreso el dorsal con faltas de ortografía (decía “Gomes”). Hizo la carrera en 1h14m18s y logró también el mejor registro de su vida en la distancia. La bandera argentina figuró en el tablero final en las posiciones 22ª, 45ª y 72ª, pero ellas fueron 1ª, 3ª y 5ª entre las sudamericanas y lograron el 13er puesto en el nivel mundial, sólo detrás de México entre las representantes de América. Histórico.

La llegada de Florencia Borelli, el momento en el que pensó solamente en su hijo.
La llegada de Florencia Borelli, el momento en el que pensó solamente en su hijo. Crédito: Captura de TV

Más tarde completaría el desempeño del equipo argentino Joaquín Arbe, corriendo en 1h3m55s, para quedar en el puesto 77. “El circuito tenía un falso llano de subida y luego bajada, que se repetía cuatro veces”, detalla Basiricó. “Fue una carrera de muchos cambios de ritmo”, agrega.

La competencia golpeó fuerte también en el más alto nivel mundial: la keniata Peres Jepchirchir logró el récord de una dama sin hombres en carrera. Y en medio de ese positivo impacto general que tuvo la media maratón polaca, para la Argentina hubo aun más alegría. Sobre la costa del mar báltico, las mujeres se sobrepusieron a la cuarentena. Antes de la prueba, Florencia declaró para LA NACION: “Creo que entrenarnos en un marco de pandemia nos hace fuertes”. Este sábado lo dejó en claro.