//Mucho más que buena muñeca: cómo es la preparación física y mental de los pilotos de Fórmula 1

Mucho más que buena muñeca: cómo es la preparación física y mental de los pilotos de Fórmula 1

¿Cómo competir durante casi dos horas en temperaturas extremas? ¿Cómo tomar la decisión correcta en una décima de segundo? Acelerar, sin mirar atrás. Escabullirse, para ganar. A veces todo se define en los primeros metros: un paso en falso, y la carrera pasa a ser un desfile de alerones traseros para el piloto. Hacen falta potencia en el auto, y reflejos y resistencia cardíaca, mucha resistencia cardíaca, en el conductor. Mente clara, pensamientos positivos y acción, mucha acción.

Ser un piloto de Fórmula 1 no es sencillo. Compiten en un escenario estresante, en que el miedo y la duda deben permanecer al margen: sus apariciones pueden implicar trágicos desenlaces. Por eso, la preparación debe ser llevada al extremo. Semejante desafío conlleva un trabajo invisible pero constante. Es en este punto donde el papel de los preparadores físicos cobra protagonismo y resulta esencial. Michael Italiano es el entrenador de Daniel Ricciardo (Renault), y Patrick Harding, el de Alex Albon (Red Bull), y dialogaron para LA NACION sobre sus métodos de trabajo y cómo debieron adaptarse al nuevo panorama por el coronavirus.

https://www.instagram.com/p/CAMgMhqAHS_/?utm_source=ig_embed

“Todos los pilotos están muy preparados, sobre todo después de tres meses de entrenamientos intensos. Las diferencias son mínimas y no pasan por el físico, creo. Por un lado están la potencia y la calidad del auto. Y por el otro, el restante factor clave, el mental. Ahí reside todo. Tener una mente tranquila, de reacción rápida, resistente y resiliente marca la diferencia entre los pilotos”, afirma desde Londres Italiano, que comenzó a entrenar al australiano de Renault en 2018.

Valtteri Bottas, a bordo de una bicicleta
Valtteri Bottas, a bordo de una bicicleta

“La diferencia no es física. Todos están en condiciones de manejar y no hay grandes errores en general, lo cual muestra una alta concentración por parte de los pilotos. Para mí, la diferencia es la habilidad técnica, que viene con el entendimiento de la estrategia de la carrera; con el conocimiento del auto, de sus partes, de sus gomas; con la adaptación a los diferentes escenarios en una misma carrera. Eso muestra cuán bueno se es como piloto”, añade Harding. “Todo esto se suma al aspecto mental, que consiste en la capacidad de ejecutar cuando las cosas están intensas, en mantener la calma para poder seguir el plan y mostrar las habilidades como piloto. En mantener una mente clara y enfocada, para poder ejecutar bajo presión”, profundiza el preparador del corredor tailandés.

-¿Cuán importante es la pretemporada para un piloto de Fórmula 1? ¿En cuáles aspectos se hace hincapié?

Harding: -Enero y febrero son duros; es importante mantener una buena dieta y hacer mucho descanso. Entre todos los deportes en los que trabajé, la pretemporada de Fórmula 1 es la más dura, y en ella el atleta alcanza su límite físico. Se sufre mucho, pero se ve el progreso. Cuando llegamos a Melbourne [sede de la primera fecha cada año] el piloto está más fuerte y más duro, y a medida que pasa el tiempo va soltándose y acomodándose, y en las últimas carreras ya empieza a sentir el final del año. La pretemporada abarca de 8 a 12 sesiones por semana durante casi diez semanas. El trabajo se divide en bloques. En las primeras cuatro semanas el objetivo está puesto en los trabajos de cardio, con mucha tarea aeróbica y anaeróbica. Los pilotos corren durante dos horas con un ritmo cardíaco de entre 70 y 90% de la exigencia máxima, entonces es importante hacer foco en esto con grandes sesiones de volumen cardíaco. Después hay tres semanas de fuerza y desarrollo de masa muscular. Por último están los aspectos más técnicos, que combinan ambos trabajos y tareas más específicas, en el cuello y la zona media. Son ejercicios intensos en potencia; unimos todo para que el volumen le permita al piloto tolerar la alta intensidad a una alta potencia. Entonces, cuando llegamos a la primera carrera el volumen es bajo pero la intensidad es muy, muy alta.

Verstappen, un integrante de la generación de pilotos atletas
Verstappen, un integrante de la generación de pilotos atletas

-¿Cómo adaptaron la preparación con la incertidumbre acerca del futuro del certamen 2020?

Italiano: -La cuarentena nos tomó en Perth y fue un desafío. Teníamos todo planeado para dos meses de entrenamientos, y fue un volver a repartir. Tuvimos que cambiar los enfoques y las rutinas, porque, si no, se hacían monotemáticos más de tres meses intensos de trabajo. Además estábamos los dos solos [Ricciardo y él] en Perth, trabajando. Hubo aspectos buenos en estos meses extra de trabajo: creo que eso llevó a que la preparación de los pilotos se elevara y a que hoy veamos a todos los pilotos más que entrenados. Además, no tener jet lag y viajes le viene bien al cuerpo, y nos hicimos más flexibles. Hoy en día Daniel está en una condición física excepcional. El calendario cambió mucho. Todos los años afrontamos un campeonato estresante, apretado y de muchos viajes; ahora vino bien tener tiempo de planeamiento. Creo que tener un plan es clave y da mucha ventaja; pone un paso al frente.

Harding: -Fue difícil el comienzo de la temporada. Habíamos trabajado muy bien; era la primera temporada de Alex desde el inicio en Red Bull. Estábamos en Australia, nos llamaron y a las ocho horas estábamos volviendo a Inglaterra. Fue un subibaja de emociones duras. Le di un espacio unos diez días, porque muchas cosas estaban pasando: la ansiedad por la carrera, la desilusión, y sobre todo la incertidumbre por la pandemia, la salud, la familia… Nadie sabía mucho sobre lo que venía. A Melbourne llegamos de la mejor manera, con Alex lo más entrenado que iba a poder estar en la temporada. No podíamos mejorar mucho más; necesitábamos procesar emocionalmente lo que estaba pasando. Después, nos sentamos y pusimos todo en perspectiva. Había una ventana de trabajo para seguir mejorando y llevar el nivel de intensidad un escalón más arriba; ése fue nuestro objetivo. No podemos controlar el calendario ni lo que pasa con la pandemia; nos pusieron este tiempo para trabajar. Además, como él no tuvo presión, ni medios, ni hinchas ni nada, pudo hacer un trabajo mental muy intenso, despejarse, tomar aire.

View this post on Instagram

9️⃣ days to go #Season2020

A post shared by Max Verstappen (@maxverstappen1) on

Daniel Ricciardo, en plena labor con las pesas en el gimnasio
Daniel Ricciardo, en plena labor con las pesas en el gimnasio

-El nuevo calendario incluye tres “triple header” [tres fechas en semanas consecutivas]. ¿Cuánto qué desgaste implica y cómo adaptaron la preparación física los pilotos?

Italiano: -Tener tres grandes premios seguidos no da mucho margen de entrenamientos; se trata más de mantenimiento y recuperación. El desgaste es muy alto, entonces la relajación y la recuperación física son importantes. Pero sobre todo recuperar la parte mental es clave. El mundo de la Fórmula 1 es muy exigente, y alcanza límites muy altos; distenderse entre carrera y carrera cuando son seguidas es parte del entrenamiento. No tenemos que mejorar nada entre carreras, sino hacer foco en que Daniel tenga de nuevo confianza para competir y se sienta recuperado, energizado y descansado.

-¿Cómo encaran los aspectos mentales, sobre todo el miedo?

Italiano: -Daniel es calmo y sabe manejar la presión. Cree en los entrenamientos mentales, está abierto a aprender y a trabajar en ellos. Es superpositivo, y eso ya es un paso más de éxito. Es muy importante entender cómo y qué piensa durante las carreras, por qué tomó tal decisión en tal curva y qué estaba pensando durante tal otro movimiento. Si uno comprende qué y cómo piensa, tiene puntos de partida para trabajar. El miedo es un factor clave y determinante, pero del cual no hablamos. No hablamos en sí sobre eso, pero está enmarcado en todos nuestras tareas. Hay muchos miedos y están siempre presentes: miedo al fracaso, miedo a los malos resultados, miedo a chocar, miedo a perder… Pero eso pasa en todas las mentes de élite, por eso nos enfocamos en la positividad, trabajamos con eso como base. Se trata de ser positivos para crear, y si hay un miedo puntual, lo tratamos de raíz e intentamos erradicarlo. Lo trabajamos con la meditación, las respiraciones y las rutinas de estiramiento que calman y dan oxígeno. Tenemos una rutina matutina que incluye ejercicios de respiración y estiramientos dinámicos.

Harding: -Alex trabaja con un psicólogo deportivo, a la distancia, durante momentos puntuales de la temporada. Creo que es muy importante este aspecto. Porque si hacemos una buena pretemporada y alcanzamos los límites físicos, lo que queda es el desarrollo de lo mental y su instrumentación, para la ejecución bajo presión. Si no entrenamos este aspecto tanto como la parte física, estamos dando mucha ventaja. No creo que deba llamarlo “miedo”, porque cuando ellos manejan están tan metidos en la carrera y en el juego que no perciben el miedo, ese miedo a morir. Creo que se trata más bien de ansiedad por ganar, que la adrenalina se debe a eso. Alex se pone nervioso como todos, pero por la competencia, y la cuestión es aprender a manejar la ansiedad para estar lúcido para rendir. En esa transición desde que se cambia de ropa hasta que se sube al auto, juega la práctica mental. Se trata de bajar los nervios, focalizarse, pensar… Ese momento es clave. Y el de la largada es crucial. Es la parte más técnica de la carrera porque todos quieren tener un buen comienzo, y esa primera vuelta es la más importante porque determina seguramente en qué posición se va a terminar.

View this post on Instagram

9️⃣ days to go #Season2020

A post shared by Max Verstappen (@maxverstappen1) on

-¿Cómo se logra controlar los nervios? ¿Cómo se maneja físicamente la adrenalina?

Harding: -Subiendo el ritmo cardiaco, subiendo la temperatura corporal, y para eso hay trabajos. Nosotros hacemos un ejercio en el que se piensa en los lugares donde Alex se sintió calmo y en control. Para que cuando esté dentro del auto recree ese momento, los sentimientos, y así bajar el ritmo, reducir la temperatura, que son dos factores importantes porque interactúan con el sistema nervioso. La idea es estar en control de los sentimientos, sacarlos a la luz y nombrarlos, y sumar una estrategia técnica para sobrellevar la competencia. Tener en claro lo que se quiere y saber que lo que sentimos es normal, que son sentimientos necesarios y los que llevan a uno a ser piloto.

El comienzo de la temporada

El 5 de julio se desarrolló la primera carrera, un Gran Premio de Austria que puso en perspectiva el trabajo realizado. El segundo desafío, en el mismo escenario una semana más tarde, encontró más acomodados a los pilotos.

“Daniel tuvo un buen comienzo, si bien los resultados en la tabla no lo muestran. Confío en que va a recuperarse en la clasificación, porque sabe cómo hacerlo y su mente está preparada para este tipo de desafíos”, apunta Italiano, que celebró con Ricciardo la cuarta ubicación en Silverstone. En su debut en el toneo, el australiano abandonó por problemas técnicos. Luego alcanzó dos octavos puestos y ese cuarto en Inglaterra y el reciente en Bélgica que lo sitúan octavo en el campeonato.

https://www.instagram.com/p/CEJwxhoJW92/?utm_source=ig_embed

En tanto, Albon no logró coronar en resultados su trabajo personal. Desertó a dos vueltas del final en Austria pero más tarde consiguió bastantes puntos, con un cuarto lugar, dos quintos, un sexto y dos octavos, que lo encuentran cuarto en la tabla, aunque lejos, con 48 puntos, de los tres primeros (Lewis Hamilton -Mercedes-, 157; Max Verstappen -Red Bull-, 110, y Valtteri Bottas -Mercedes-, 107).

“Si uno se enfoca en el resultado, empieza perdiendo. Tenemos que ir compromiso por compromiso, concentrados en lo que debemos hacer en cada momento. Creo que en lo que va del certamen Alex tuvo un buen rendimiento, mostró mucha madurez mental. Está desarrollando como un piloto de élite y dando grandes avances”, opina Harding.

https://www.instagram.com/p/CC82HRNscq9/?utm_source=ig_embed

-¿Hay tiempo para el disfrute en medio de tanta presión?

Harding: -Muchas veces nos olvidamos de que antes que pilotos son personas, y de que tienen las mismas necesidades que todos. Necesitan del amor de la familia, la compañía de los amigos, las distracciones cotidianas. Por eso parte del entrenamiento es darles tiempo para esto, para estar en familia. A Alex le gustan muchos los videojuegos, la Playstation. Pasa mucho tiempo en eso, juega al golf… Cosas normales de un chico de 24 años.

Italiano: -El mundo de la Fórmula 1 es muy demandante entre viajes, carreras, cambios de hoteles. Lleva a un cansancio extremo. Pero eso es parte del trabajo, que se disfruta y mucho. Por eso en los lapsos libres en los que Daniel está en Mónaco intenta relajarse, pasar tiempo con los amigos, salir andar en bicicleta, hacer trekking. Disfruta de las actividades al aire libre. Además, tener nuestro propio tiempo reenergiza la relación. Es entonces cuando yo aprovecho para desarrollar mi propio emprendimiento, Michaelitaliano.com.