/Los Pumas – All Blacks: lo bueno (y lo malo) de enfrentar a una súper potencia después del impacto de San Juan

Los Pumas – All Blacks: lo bueno (y lo malo) de enfrentar a una súper potencia después del impacto de San Juan

El sábado, 27 en Christchurch, el primer examen, por la tercera jornada del Rugby Championship; los retoques y el abanico de posibilidades que analiza el entrenador Michael Cheika.

Por primera vez en la historia del Rugby Championship, los Pumas lideran la competencia luego de dos fechas. Llevan nueve tries en dos partidos, la mitad del máximo logrado en 2018 (18), pero con cuatro encuentros por delante. La proyección es auspiciosa. No obstante, cualquier especulación obliga a detenerse en lo cualitativo antes que en la frialdad de los números. El calibre de los próximos rivales obliga a la mesura. Al mismo tiempo, representan una inmejorable oportunidad de profundizar la transformación que atraviesa el equipo y continuar la línea ascendente camino a Francia 2023, al margen de los resultados. Nueva Zelanda es la primera escala, con dos partidos de visitante. Más exigencia que eso no hay.

Después de la victoria del sábado pasado ante los Wallabies, la más abultada de los Pumas en su historia ante un equipo del Tier 1 (48-17), el seleccionado argentino partió rumbo a Oceanía. Hizo escala en Sydney, donde el martes comenzó los entrenamientos con miras al primer duelo ante los All Blacks, el sábado 27. Permanecerán en la tierra del entrenador Michael Cheika hasta el martes próximo, cuando se mudarán a Christchurch, sede del primer Test. La confianza no puede estar en un nivel más alto. El desafío que enfrentan, tampoco.

Con el éxito sobre los Wallabies, los Pumas lideran por primera vez en la historia el Rugby Championship
Con el éxito sobre los Wallabies, los Pumas lideran por primera vez en la historia el Rugby ChampionshipJUAN MABROMATA – AFP

Nueva Zelanda llega al duelo aliviado luego del triunfo ante Sudáfrica en Johannesburgo, que cortó una racha de tres derrotas al hilo (y cinco en los seis partidos previos). Suficiente para salvar la cabeza del entrenador Ian Foster, que aun después de la victoria tenía en duda su continuidad. Finalmente, el martes fue ratificado en el puesto. Al mismo tiempo, Joe Schmidt, el ex head coach de Irlanda que oficiaba de asesor, fue ascendido a entrenador de ataque.

El sábado, los All Blacks al fin pudieron desplegar su mejor rugby y, no sin esfuerzo, consiguieron una victoria reconfortante. Visto desde la mitad occidental del hemisferio, un resultado que permite dos lecturas. De un lado, haber recuperado la confianza convierte a los de negro en un equipo temible, más acorde con su estirpe que el derrotero de desaciertos que venía acumulando, no sólo por resultados sino también por rendimiento y, especialmente, falta de respuestas anímicas.

El coach Michael Cheika y un abanico de nombres para diseñar diferentes estructuras en la gira de los Pumas por Oceanía
El coach Michael Cheika y un abanico de nombres para diseñar diferentes estructuras en la gira de los Pumas por OceaníaJUAN MABROMATA – AFP

Desde otra perspectiva, puede aventurarse que es preferible enfrentar a los All Blacks algo confiados y no vigorizados por la llegada de un nuevo staff técnico. Tener en el banco de enfrente a Scott Robertson (número puesto para suceder a Foster, cuando sea que esto ocurra), el multicampeón entrenador de Crusaders, eximio motivador, en la mismísima Christchurch, no era el escenario más alentador para quien se pusiera enfrente. En todo caso, lejos de menospreciar la mentalidad y el poderío de los All Blacks, mejor topárselos serenos y no sedientos de victoria. Después de todo, la única victoria en la historia fue la menos anticipada, en plena pandemia, en 2020.

Los Pumas, no obstante, hacen bien en enfocarse en sí mismos sin mirar más que de reojo lo que pasa enfrente. Mantener el rendimiento alcanzado en San Juan como piso es el desafío primario. Nada sencillo, ya que la vara quedó alta. Mejoró en defensa -todavía hay margen-, dominó con el scrum y el maul, redujo los penales, mantuvo la intensidad hasta el minuto 80, excepto algún que otro bache que supieron disimular con rapidez. Una buena base como para aspirar a seguir construyendo.

Ante Australia, además, los Pumas desplegaron un abanico de variantes en ataque que potencia su peligrosidad y fueron quirúrgicos en el uso del pie, toda una novedad para este equipo. No estaban entre las prioridades que marcó Cheika, pero sí son aspectos que son clave en el juego moderno.

Cheika volvió a hacer pequeños retoques en el plantel en procura de dosificar las cargas al final de una temporada larga para los que actúan en Europa (la totalidad de los argentinos). Ausente ante los Wallabies, regresa Guido Petti Pagadizábal, una pieza fundamental. Tanto que los dos segundas línea jugaron los 80 minutos en San Juan. En cambio, les dio descanso a Juan Imhoff (un puesto que está bien cubierto) y a tres primeras líneas de peso: los dos pilares que más jugaron en el año con la celeste y blanca en Nahuel Tetaz Chaparro y Francisco Gómez Kodela y Agustín Creevy. El flanco izquierdo está cubierto con Thomas Gallo y Mayco Vivas, dos jóvenes que prometen tener bien cubierto el puesto por un buen rato. En el derecho, en cambio, tendrá un rol más activo Joel Sclavi, que debutó ante Escocia y rápidamente dio la talla, y aparece una nueva chance para Santiago Medrano; además se sumó Eduardo Bello, reciente incorporación de Saracens (26 años, 2 caps).

Juan Imhoff celebra, en el centro de la escena, con Emiliano Boffelli y Juan Cruz Mallia; el wing es una de los jugadores que tendrán descanso
Juan Imhoff celebra, en el centro de la escena, con Emiliano Boffelli y Juan Cruz Mallia; el wing es una de los jugadores que tendrán descansoJUAN MABROMATA – AFP

El esperado regreso de Benjamín Urdapilleta, marginado de los cinco partidos previos por una lesión, vuelve a abrir la incógnita sobre cuál es el plan de Cheika para el apertura: seguir apostando por el atrevimiento y crecimiento de Santiago Carreras o volver al plan original de tener un 10 más conocedor de las mañas de la conducción como el ex CUBA, o el mismo Nicolás Sánchez cuando se recupere. De cualquier manera, un lugar donde aparecen alternativas que antes no existían.

El reemplazo del lesionado Jerónimo de la Fuente también aparece como un desafío, ya que no hay un 12 natural en el plantel y tampoco está (y no estará en todo el año) Santiago Chocobares. ¿Volverá a mover a Matías Moroni como en Santiago del Estero? ¿Correrá al polifuncional Juan Cruz Mallía, que cumplió esa función en Pumitas y Jaguares? Si juega Urdapilleta de 10 y Carreras pasa de fullback, es una posibilidad tentadora.

Una gira que se prolongará por tres semanas y también servirá para seguir amalgamando al equipo, no sólo en cuestiones tácticas sino también como grupo humano. Después, un esperado regreso a Buenos Aires, donde no actúan desde 2019. Allí recibirán a Springboks, los campeones del mundo. Conviene aguardar el desenlace de esta gira para aventurar un análisis. Pero cabe apuntar que ya se agotaron las 15.000 entradas que fueron vendidas a través de los clubes (el remanente se pondrá a disposición del público en general el 26 del corriente). La expectativa es grande. Los propios Pumas la generaron.

El crecimiento de Santiago Carreras y el regreso de Benjamín Urdapilleta, dos alternativas que dispone Michael Cheika para la posición de apertura
El crecimiento de Santiago Carreras y el regreso de Benjamín Urdapilleta, dos alternativas que dispone Michael Cheika para la posición de aperturaNatacha Pisarenko – AP
Fuente: Alejo Miranda  PARA LA NACION – Fotos:Prensa: UAR – JUAN MABROMATA – AFP – Natacha Pisarenko – AP – LA NACION Deportes – Istagram: lospumasuar -LA NACION Deportes