//Liga Profesional de Fútbol: Marcelo Tinelli impugnó en la Justicia porteña las elecciones y el Gobierno puede jugar su partido

Liga Profesional de Fútbol: Marcelo Tinelli impugnó en la Justicia porteña las elecciones y el Gobierno puede jugar su partido

Los comicios estaban previstos para el 8 de abril, con un solo candidato: Cristian Malaspina; Tapia quiere liquidar la LPF y que el fútbol vuelva entero a AFA, con lo que.manejaría $ 20 mil millones.

Cristian Malaspina, de Argentinos Juniors, se probaba el traje de presidente de la Liga Profesional de Fútbol. Daba entrevistas televisivas y hasta proyectaba la sintonía futura de la Primera A con la AFA, que gobierna su aliado político Claudio “Chiqui” Tapia. La del presidente del Bicho era la única lista presentada antes de que se venciera el plazo para las elecciones del 8 de abril, fecha en la que se ungiría al sucesor de Marcelo Tinelli en el cargo.

De repente, una presentación judicial; una suerte de minuto extra en tiempo adicional. La hizo el propio conductor televisivo, que procura impugnar los comicios. Aduce irregularidades en la lista que encabeza el dirigente de La Paternal, y que también cuenta con Héctor “Yoyo” Maldonado, de Independiente, y David Garzón, Huracán, en los cargos principales. En las próximas horas se sabrá qué juzgado en lo Civil y Comercial de la Ciudad de Buenos Aires tendrá en sus manos el expediente. Y si habrá un fallo exprés para definir si las elecciones serán realizadas como estaban previstas.

La pregunta es por qué ahora. ¿Qué cambió de una semana a la otra para que Tinelli, cuyos aliados políticos en la Liga Profesional no reunieron siete avales para la candidatura de Mario Leito, de Atlético Tucumán, se decidiera a ir a la Justicia? “Fue Tinelli por su cuenta. Es el único que se enfrenta con Tapia y sus aliados. El resto de los dirigentes no se anima y permite todo tipo de atropellos”, aseguraron a LA NACION desde el entorno del animador televisivo. Sobre una hipotética intervención del Gobierno, las fuentes fueron tajantes: “Alberto Fernández no sabía nada de esto. Se enteró después”.

Otros tiempos: Tapia, con Hugo Moyano, Rodolfo D'Onofrio, Víctor Blanco y Jorge Ameal, el día en el que se oficializó al animador televisivo como presidente de la Liga Profesional de Fútbol.
Otros tiempos: Tapia, con Hugo Moyano, Rodolfo D’Onofrio, Víctor Blanco y Jorge Ameal, el día en el que se oficializó al animador televisivo como presidente de la Liga Profesional de Fútbol.@AFA

Enterada o no, el ala albertista del Gobierno puso manos a la obra. ¿La razón? Si por la impugnación de Tinelli los comicios fueren suspendidos o postergados (otra vez), la Casa Rosada tendría más tiempo para instrumentar su plan: imponer a un candidato “de consenso” que fuera aprobado por la mayoría de los 28 clubes de la primera A. El indicado es Víctor Blanco, de Racing, que tiene llegada a Tapia, a las otras cuatro entidades grandes y a La Cámpora. El presidente de la Academia se excusó de avalar a Leito, el candidato de Tinelli, para evitar herir susceptibilidades y matar para siempre un consenso que ni siquiera nació.

Según reconstruyó LA NACION mediante tres fuentes independientes, en los últimos días existió un llamado de Sergio Massa, presidente de la Cámara de Diputados y hombre fuerte de Tigre, al propio Leito. El ex intendente de Tigre le confió al legislador tucumano dos cosas: que el Gobierno va a jugar si obtiene el tiempo extra con la presentación judicial de Tinelli, y que al dirigente tucumano le conseguirán los avales necesarios para postularse. Leito nunca estuvo con Malaspina ni con Tapia. Y su postura no cambió: sigue dispuesto a enfrentarse con ellos.

Cristian Malaspina, el titular de Argentinos Juniors y candidato a presidente de la Liga Profesional, y Claudio Tapia, su par de AFA.
Cristian Malaspina, el titular de Argentinos Juniors y candidato a presidente de la Liga Profesional, y Claudio Tapia, su par de AFA.twitter @MalaspinaC

En la semana que pasó, Malaspina y sus aliados comenzaron a preparar el terreno para la asunción. Incluso se especuló con que, al haber una única lista, se adelantara la toma de posesión del cargo. Tal vez olfatearan que Tinelli, al que culparon de “falta de gestión” y le criticaron no haber ido a las reuniones del comité ejecutivo, jugaría un contragolpe judicial. Hubo empleados que, por lo bajo, se quejaron de que las autoridades todavía sin mandato dieran órdenes en las oficinas de Puerto Madero, sobre la calle Olga Cossettini, donde –todavía– funciona la Liga Profesional.

Una decisión deportiva, sin embargo, enardeció a algunos dirigentes: aceptar la orden que emanaba de la AFA de suspender los sorteos arbitrales. A partir de esta fecha –¡justo la de los clásicos!–, los hombres de negro son designados a dedo por la Dirección Nacional Arbitral, que encabeza Federico Beligoy. Sin bolillas. Y, como para que los clubes no tengan espacio para el pataleo, hay una innovación que compensa: en estos días son pulidos los últimos detalles del VAR, y se insiste en que estará listo desde la fecha siguiente, la octava. Así, la AFA revirtió una decisión que había tomado en 2021, cuando los arbitrajes estaban en tela de juicio. Aquella vez volvió a los sorteos para, en teoría, dar más transparencia y que no hubiese más quejas de los directivos por los árbitros designados.

“No van a llevársela de arriba” es el leitmotiv de quienes apoyan a Tinelli en la impugnación de las elecciones. El enojo con Malaspina –y, por elevación, con Tapia– radica en la carta pública que enumeró las falencias en la administración del animador. Pero también hay molestias porque no se hizo una asamblea en la que se evaluara la gestión, como sí marca el estatuto. Y, además, la misiva critica dos incumplimientos procedimentales: por un lado, el hombre de Bolívar aduce que Hernán Arboleya, de Lanús, no puede ser candidato a una función en la mesa directiva porque en su club no integra la comisión (es vocal suplente), y por el otro, Tinelli asegura que la lista que encabeza Malaspina no presentó toda la información que se necesita para estar homologada.