La selección argentina llegó a Bronnitsy, su búnker para el Mundial Rusia 2018

2703314w1033BRONNITSY, Rusia.- El retraso de más de una hora en la salida desde Barcelona y los seis grados que parecían muchos menos a orillas del río Moscú le bajaron la temperatura a la llegada de la selección argentina al Centro de Entrenamientos de Bronnitsy. Con un puñado de hinchas argentinos en la puerta del predio, no hubo banderazo ni una bienvenida multitudinaria cerca de la medianoche rusa. Unos 50 vecinos, en su mayoría jóvenes, se acercaron a recibir al micro que transportó a Lionel Messi y compañía, y aprovecharon para ver pasar de cerca al rosarino, el huésped más esperado.

La selección argentina llegó a Rusia en busca de algo de paz después de diez días de concentración en Barcelona. Atrás quedaron la polémica por los días libres, la cancelación del amistoso contra Israel que estaba previsto para este sábado en Jerusalén y la lesión de Manuel LanziniLa baja de Sergio Romero, hace solo 18 días, parece historia lejana después de semejante trajín. El conjunto nacional vivió jornadas intensas, por lo que Bronnitsy puede servir para calmar las aguas a una semana del debut mundialista. En un avión ploteado por los Rolling Stones -la selección compartirála lujosa aeronave contratada por la AFA con la banda de rock, que se encuentra en plena gira europea-, el plantel albiceleste cruzó el Viejo Continente desde el aeropuerto internacional Barcelona-El Prat para ahora dormir en un pueblo de 22 mil habitantes, sin ruido ni atracciones.

El vuelo partió en la tarde española y tocó suelo ruso a las 22.30 (las 16.30, hora argentina). Después, los futbolistas se dirigieron en el micro oficial, que ya lleva impresa la leyenda “Unidos por una ilusión”, hacia el Centro de Entrenamientos de Bronnitsy. Una llegada que revolucionó a un pueblo que se encuentra a 60 kilómetros de Moscú y que será la casa de la selección por las próximas semanas. Con el grupo instalado en el segundo edificio del complejo, ahora solo resta esperar por Enzo Pérez, que ya se encuentra en viaje en el vuelo LH511 de Lufthansa, con una breve escala en Frankfurt camino a Moscú. El plantel se completará en la tarde-noche de mañana, para cuando se encuentra programado el primer entrenamiento. Desde el lunes se abrirán las prácticas por algunos minutos, y los jugadores asistirán a conferencias de prensa diarias. La selección dormirá en Bronnitsy hasta el jueves, cuando viajará por ruta a Moscú, a la espera del debut mundialista ante Islandia. La AFA había intentado quedarse aquí, pero las negociaciones con la FIFA no llegaron a buen puerto y deberá mudarse a la capital un día antes del partido. Será tiempo del reconocimiento al estadio del Spartak y de la atención a la prensa por parte de Jorge Sampaoli. El DT tendrá cinco días para ajustar detalles, despejar las dudas y llegar con alguna definición del once inicial. En la recta final de la preparación para la Copa del Mundo, solo queda la puesta a punto. Y conseguir un poco de satisfacción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *