//La picardía de la jugadora de la selección argentina para evitar que Paraguay sacara del medio tras el golazo de la clasificación para el Mundial

La picardía de la jugadora de la selección argentina para evitar que Paraguay sacara del medio tras el golazo de la clasificación para el Mundial

En pleno festejo por el 2-1 en el encuentro por el tercer puesto de la Copa América, Marina Delgado tomó a cuatro compañeras y las llevó a prolongar la celebración en el campo.

El final del partido que el seleccionado argentino de fútbol femenino le ganó a Paraguay por el tercer puesto de la Copa América de Colombia generó un cúmulo de sensaciones. La más importante, sin dudas, fue la alegría de conseguir la clasificación para el Mundial Australia-Nueva Zelanda 2023 al dar vuelta el marcador sobre la hora e imponerse por 3-1. Poco antes, en el festejo del segundo tanto, una actitud “bilardista” pasó casi inadvertida y expuso el grado de concentración de una de las chicas con la mira en el gran objetivo.

Con el marcador 1-1 en el estadio Centenario, de Armenia, y a pocos segundos de cumplirse los 90 minutos, Florencia Bonsegundo ejecutó un tiro libre desde la medialuna y su remate se convirtió en un golazo, el que ponía a la Argentina al frente y le aseguraba un lugar por la Copa del Mundo. Todas las argentinas salieron corriendo en el descontrolado festejo. Algunas fueron a abrazarse con el cuerpo técnico y las suplentes; otras persiguieron a la goleadora y la atraparon fuera del campo, detrás de la línea de fondo, para reunirse en un racimo de algarabía.

 

En ese instante, y con las jugadoras paraguayas rumbo al medio para reanudar el partido, Marina Delgado, la número 16, observó que sus compañeras titulares de campo estaban fuera de la cancha y que solamente la arquera había quedado dentro, lo que habilitaba por reglamento a sus rivales a poner la pelota en juego, sin oposición. Pero, en lo que sería un homenaje a Carlos Bilardo, Delgado ejecutó una acción determinante.

Delgado tomó a cuatro de las siete compañeras con las que estaba abrazada, las llevó hacia atrás y extendió el festejo, pero en el campo paraguayo. Así, sumaron segundos en la celebración, mientras el reloj ya corría en tiempo adicional, y evitaron que las chicas albirrojas pudieran mover el balón.

El golazo de Florencia Bonsegundo, de tiro libre, le abrió a la selección argentina las puertas del Mundial Australia-Nueva Zelanda 2023.
El golazo de Florencia Bonsegundo, de tiro libre, le abrió a la selección argentina las puertas del Mundial Australia-Nueva Zelanda 2023.PAOLA MAFLA – AFP

Desde que la pelota ingresó al arco hasta que las argentinas volvieron a sus lugares y Paraguay salió en busca del empate, pasaron casi dos minutos. De todos modos, hubo margen para ampliar la diferencia, un minuto después, cuando selló su doblete Yamila Rodríguez, que había logrado el empate parcial a 12 minutos del final del tiempo regular.

El contraataque para el tercer tanto selló la clasificación argentina y, tras esa reacción a lo grande, quedará como anécdota la actitud de Delgado, pícara para leer lo que necesitaba ese festejo para ser completo y que la fiesta continuara sin sorpresas.

La Argentina disputó la Copa del Mundo en tres ocasiones, 2003, 2007 y 2019, y siempre resultado eliminada en la etapa de grupos. La espera el cuarto Mundial, al que afrontará mejor preparada que nunca.

Fuente: LA NACION – Fotos:PAOLA MAFLA – AFP – LA NACION Deportes – Video: LA NACION Deportes