/La palomita olímpica

La palomita olímpica

Ya pasaron 18 años del increíble momento para el básquet argentino. Aquel 15 de agosto de 2004 cuando Ginóbili generó, posiblemente, el doble más impactante de la historia nuestra dentro de una competencia internacional. Lograba en forma de palomita la canasta ganadora ante Serbia en el inicio de los Juegos Olímpicos de Atenas. Inolvidable. Mágico. Épico.

Sin dudas un partido con mucho en juego, sobre todo pensando en lo que representa cada partido en un Juego Olímpico. Y como agregado la presencia de Serbia, quien dos años antes nos había dejado sin el Mundial tras la definición del torneo en Indianápolis con el polémico arbitraje final en suplementario ante la ex Yugoslavia. Condimentos de sobra y un cierre sencillamente maravilloso.

 

Los instantes finales fueron una verdadera película. Serbia llegó al frente 81 – 78 a falta de 23s tras un libre clave malogrado por Bodiroga y la ofensiva para Argentina. Ginóbili a mano fuerte concretó el doble y falta yendo al canasto para igualar con 16s.

La penetración de Serbia usando toda la ofensiva y Tomasevich es cortado con foul con 3.6s. Malogró el primero, anotó el segundo y rápidamente la bola a Montecchia abierto por la izquierda sin marca. El puma con un par de dribbling, giro y apareció del otro lado Ginóbil, quien logró desembarazarse de la marca, toma la bola y en forma de palomita lanza con 0.2s restando para anotar de tablero.

«El doble más significativo de mi carrera» Así lo subrayó el propio Manu Ginóbili en una nota con Canal DeporTV cuando explicó el cierre de partido paso a paso hasta recibir la bola y ejecutar para la victoria 83 – 82 ante Serbia iniciando el camino hasta terminar en el oro olímpico frente a Italia. La palomita olímpica para ver y lagrimear las veces que sean necesarias.

Fuente: José Fiebig (@Josefiebig en twitter) – Pick and Roll – Foto: Pick and Roll – Videos; DEPORTV – Facundo Castro – Pick and Roll