//La historia de los delanteros que siguen marcando goles en el fútbol argentino, sin fecha de vencimiento (y el espejo de las figuras mundiales)

La historia de los delanteros que siguen marcando goles en el fútbol argentino, sin fecha de vencimiento (y el espejo de las figuras mundiales)

Bergessio, Boselli, Pulga Rodríguez, Cvitanich y Tanque Silva sacudieron el mercado y siguen en sus clubes símbolos como Sand y Ruben: los veteranos no piensan colgar los botines.

La Premier League, la mejor competencia doméstica por equipos del mundo, reúne entre sus cuatro primeros artilleros a dos intérpretes inoxidables. Jamie Vardy, de Leicester, con 9 tantos y Cristiano Ronaldo, de Manchester United, con 8. El británico cumplirá 35 años el próximo 11, mientras que el portugués cumplirá 37 el 5 de febrero. Vardy es un fuera de serie, Cristiano representa a una leyenda. Colosos del área -y sus inmediaciones-, no tienen fecha de vencimiento.

Un típico gesto de Cristiano Ronaldo, en Manchester United, con el fervor de Old Trafford de fondo
Un típico gesto de Cristiano Ronaldo, en Manchester United, con el fervor de Old Trafford de fondoRui Vieira – AP

“No importa la edad, se trata de la mentalidad. En los últimos cinco años empecé a pensar en el proceso de verme fuera del futbol. Sin embargo, ¿quién sabe qué pasará en los próximos meses, años…?”. Días atrás, se supo que adquirió una “máquina que evita lesiones”, una muestra más de su poderío atlético, de la prepotencia de seguir escribiendo la historia. De no derrumbarse plácidamente sobre un sillón.

Vardy festeja de todas las formas posibles, como si fuera un niño
Vardy festeja de todas las formas posibles, como si fuera un niño

Hay otros casos que recorren el mundo: la alimentación, la responsabilidad, el compromiso físico, el talento y una vida sin lesiones rencorosas, hacen el resto. El símbolo mayor es Zlatan Ibrahimović, que a los 40 años mantiene a un Milan sin figuras colosales a un punto de Inter, en la Serie A.

La voz del genial sueco, a veces, es más rutilante que sus destrezas. Esta vez, su reflexión excede su soberbia: resulta imprescindible. “Para todos los jugadores, es muy difícil retirarse. Durante tu carrera, estás programado. Todos los días te levantas, desayunas, entrenas, terminas de entrenar, y luego alguien te cuida, te preparamos el almuerzo, vienes a casa, descansas, pasas el rato con tu familia o lo que sea, y al día siguiente es lo mismo. Pulsas ‘repetir’. Estamos programados en nuestras cabezas. Y han pasado veinte o veinticinco años para mí. Ya no estás programado y estás entrando en un nuevo capítulo en tu vida. Y eso me asusta. Después de mi carrera, quiero desaparecer… Cuando vives en este mundo tanto tiempo como yo, sabes lo que has pasado mental y físicamente. Entonces, solo quiero desaparecer y disfrutar de mi vida”.

Zlatan Ibrahimovic, mucho más que un personaje, a los 40 años
Zlatan Ibrahimovic, mucho más que un personaje, a los 40 añosAntonio Calanni – AP

En ese espejo, se replican las figuras de nuestro medio. Los veteranos (experimentados en serio), que superan los 35 años. Son los +35: artistas del área, amantes del gol, que se niegan en colgar los botines. Los que están convencidos después de más de dos décadas (¡más de 20 años!), que no hay nada más bello que levantarse bien temprano, desayunar y compartir un puñado de minutos al aire libre, bajo el sol y sobre el césped, con jóvenes que recién empiezan.

La comparación es brutal: Julián Álvarez, la figura de nuestro medio, nació el 31 de enero de 2000, en Cachín, un pueblo de Córdoba. La mayoría de los fuera de serie de esta historia, hicieron su presentación en el fútbol argentino antes del nacimiento del pichón de crack de River. Es, apenas, una muestra. Puede faltar alguno (más allá de su nivel), pero el simbolismo lo excede todo: no juegan con el DNI en el bolsillo. Y quieren más, se preparan como si se tratara de su primera pretemporada.

Lo que viene es extraño: una competencia con 28 equipos. Más allá de los disparates de nuestro medio, ellos representan la seriedad, el compromiso, la vigencia. La previsibilidad.

Seguirá en este torneo el grito furioso de Pepe Sand, el más grande
Seguirá en este torneo el grito furioso de Pepe Sand, el más grandeGustavo Garello – Getty Images South America

Pepe Sand sigue en Lanús, a los 41 años. Marco Ruben -luego de un retiro espiritual- permanece en Rosario Central, a los 35. Con 15 gritos, quedaron a tres de Julián, la estrella de la vuelta olímpica. Y con 20 años de diferencia, en el caso del ídolo granate. ¿Cómo hace? Se entrena una hora más que el resto, se cuida con las comidas y bebidas, sale poco. “Me gustaría que más jugadores sigan jugando a mi edad”, exclama.

Marco Ruben, uno de los últimos ídolos de nuestro medio
Marco Ruben, uno de los últimos ídolos de nuestro medioLuciano Bisbal – Getty Images South America

A los 41, vuelve el hombre del grito desaforado. Juega -jugaba- con una pasión desbordante. Después de casi dos años sin poder ingresar en una cancha, Santiago Silva superó un serio contratiempo judicial y actuará en Aldosivi. El uruguayo, expresó su alegría -la felicidad de un niño- en un diálogo con TyC Sports: “Estoy más vigente que nunca físicamente y mentalmente mucho más reforzado, mi edad es un número. Tengo muchas ganas de demostrar lo que fue mi resiliencia en todo este tiempo que me tocó esperar”.

https://twitter.com/EduardoJSpinosa/status/1477648588276744193?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1477648588276744193%7Ctwgr%5E%7Ctwcon%5Es1_&ref_url=https%3A%2F%2Fwww.lanacion.com.ar%2Fdeportes%2Ffutbol%2Fla-historia-de-los-delanteros-que-siguen-marcando-goles-en-el-futbol-argentino-sin-fecha-de-nid08012022%2F