//La historia de la argentina campeona mundial de patinaje que busca sponsor por las redes

La historia de la argentina campeona mundial de patinaje que busca sponsor por las redes

Giselle Soler volvió del Mundial con la medalla dorada y cuenta cómo es el duro camino de una patinadora en Argentina.

“No es que entro a una pista y soy Giselle Soler. No, soy la patinadora de Argentina…”.

Así lo subrayó, sin vueltas, quien viene de conseguir nada más y nada menos que la medalla dorada en la categoría de figuras obligatorias de patinaje sobre ruedas en el Mundial de Asunción. Pero esa humildad no es una característica casual de su personalidad sino que es fruto del esfuerzo y dedicación que la atleta de 24 años hace a diario para llegar a lo más alto, y desde allí arriba, no perder el eje.

Desde sus inicios en los clubes de barrio hasta el reconocimiento global representando a la Celeste y Blanca, Soler contó en diálogo con Olé cómo es el duro camino de una deportista amateur, y en una disciplina que necesita mucho más apoyo y visibilidad en el país.

Soler, la patinadora argentina multimedallista que sigue sumando éxitos (@gigisoler)

Soler, la patinadora argentina multimedallista que sigue sumando éxitos (@gigisoler)

“Estoy súper contenta. Todavía no caigo”, dice acerca de sus primeras sensaciones con la medalla. “Es una emoción absoluta, la estaba buscando hace rato. Pasé momentos personales difíciles y haberla conseguido es una satisfacción enorme”, aclara, mientras la sonrisa se apodera de su cara y el orgullo, de su cuerpo. Porque ésta no fue una presea más para Gigi sino que viene cargada por un montón de condimentos que la hicieron aún más especial. Mirá.

“En el peor momento de mi vida llegó el mejor momento de mi vida”

​Tras consagrarse en Paraguay, la patinadora escribió en sus redes: “Soy campeona del mundo, me explota el corazón. En el peor momento de mi vida llegó el mejor momento de mi vida. No lo puedo creer, tanto trabajamos para esto, tantos años, y lo logramos”Lo cierto es que meses antes de la gran cita, Gigi sufría ataques de pánico, ansiedad y estaba muy inestable emocionalmente, lo que ponía en duda su presencia como competidora: “Hice todo un trabajo con un psicólogo para poder llegar acá y gracias a Dios se pudo dar”.

​Cúmulo de causas por las que, por ejemplo, finalmente dio un paso al costado en la modalidad libre. Pero lejos de las similitudes con los conocidos casos de Simone Biles, o de Naomi Osaka (íconos de la gimnasia y el tenis que hicieron públicos sus cuadros de estrés y depresión, respectivamente), la patinadora explicó que el conflicto no tiene que ver con el deporte, sino con temas personales y familiares que atravesó en el último tiempo“No sentía presión pero sí responsabilidad. Lo más difícil es ver si uno está preparado para ir y representar dignamente a su país, que no tiene mucho que ver con la presión, que quizás uno como deportista la sabe manejar porque es algo con lo que uno vive constantemente”.

La crisis por la pandemia y cómo afectó a los patinadores

El Covid-19 obligó a suspender los torneos por casi dos años pero no a todos los deportistas les generó el mismo impacto ya que en América, por ejemplo, las medidas restrictivas fueron más duraderas. “Estuve seis meses entrenando en el garage de mi casa. Fue bastante difícil y uno se volvía loco porque veía cómo los otros países ya estaban avanzando en las pistas”, cuenta Soler, quien con su hermana se turnaba para utilizar el espacio que aclimataron con imaginación y voluntad. “Fue mucha predisposición”, recordó.

Las hermanas Soler, misma pasión por los patines (@gigisoler)

Las hermanas Soler, misma pasión por los patines (@gigisoler)

De Villa Ballester a Boedo y a la Selección 

Soler se inició en patinaje artístico a lo tres años siguiendo los pasos de su hermana mayor, Elizabeth (28), con quien comparte el amor sobre ruedas: “Eli siempre me apoyó, desde el día cero. Todo el tiempo estuvo ahí”. Comenzó en la Asociación Di Montazzoli, pasó por la Sociedad de Fomento Villa Zagala (en Villa Ballester), Tristán Suárez y finalmente se fue a para el Azulgrana: “San Lorenzo es un club al que le tengo mucho aprecio desde chiquita y siempre trato de estar al tanto de lo que pasa, si hay partidos…”. Y como conocedora de decenas de canchitas de papi fútbol, que en su mayoría cumplen una multifunción en las instituciones barriales (como en este caso, pista de patinaje), agregó: “No soy fanática del fútbol pero sí me gusta seguir a la Selección”.

Giselle Soler, identificada con San Lorenzo (@gigisoler)

Giselle Soler, identificada con San Lorenzo (@gigisoler)

Giselle Soler y toda una vida dedicada al patinaje artístico (@gigisoler)

Giselle Soler y toda una vida dedicada al patinaje artístico (@gigisoler)

Ser patinadora en Argentina

Tras toda una vida dedicada al patinaje, la joven de 24 años suele detenerse y valorar su evolución. Pero a pesar de sus 17 medallas en campeonatos mundiales, la porteña se las rebusca día a día para poder estar entre las mejores y poder subsistir. “Solventamos todos nuestros gastos de entrenamiento por nuestra parte, excepto que alguien se te acerque y de buena onda te ofrezca ayuda”, explicó quien recibe apoyo económico por parte del Enard y de la Secretaría de Deportes, pero que a veces ello ‘no alcanza’.

Soler obtuvo la medalla de plata en la disciplina libre femenina en los Juegos Panamericanos Lima 2019 (foto EFE)

Soler obtuvo la medalla de plata en la disciplina libre femenina en los Juegos Panamericanos Lima 2019 (foto EFE)

“Soy muy agradecida con el Enard, que desde el 2011 me ha pagado todos los viajes aunque para eso tuve que mantenerme entre los primeros puestos, tanto a nivel nacional como internacional”, añadió quien además de dar clases particulares de patín, estudia dos carreras: la Licenciatura en Logística en la Universidad de Tres de Febrero y la Tecnicatura de Deportes sobre Ruedas, en la Universidad de Flores.

Gigi, ganadora de la de Oro en los Panamericanos de Toronto 2015 en la disciplina femenina libre (foto EFE)

Gigi, ganadora de la de Oro en los Panamericanos de Toronto 2015 en la disciplina femenina libre (foto EFE)

“Si no venía con la beca, no sabía si iba a poder viajar”

Y en ese sentido, visibilizó la falta de apoyo económico que hay en la disciplina: “De todos los patinadores argentinos que viajamos a este Mundial, sólo a cuatro nos pagaron todo. Y los que vinimos pagos, sabemos que el próximo viaje depende de los resultados que vayamos consiguiendo…”. 

“Si no venía con la beca, realmente no sabía si iba a poder viajar porque no tenía manera de pagármelo”, se sinceró mientras revela que tuvo la confirmación de dicha asignación semanas antes al evento. “Yo tuve esa suerte, pero hay otros chicos que no, y de no tener la ayuda económica, posiblemente no hubiera venido”.

Luego del Mundial de Asunción, incluso la propia campeona tuvo que salir a pedir el apoyo de alguna marca por redes sociales: “Para quienes no saben, me llamo Giselle Soler y me consagré campeona del mundo hace unos días. Quisiera aprovechar esta oportunidad para decirles que busco sponsor ya que me serian de mucha ayuda en mi carrera deportiva. Cada retweet suma muchísimo para difundir. Muchas gracias”.
¿Su sueño? Revalidar el título y también conseguir medalla en ambas disciplinas (figuras obligatorias y modo libre) en el Mundial del año que viene, que será en el país. Además, la provincia de San Juan será la anfitriona de los Juegos Sudamericanos de Deportes sobre Ruedas, a realizarse entre el 25 de febrero y el 15 de marzo de 2022, donde estará incluido el patinaje artístico.
Fuente:Sasha LondonSASHA LONDON  Olé – Fotos: @gigisoler – EFE – LA NACION Deportes