//La genial charla entre Manu y Delpo

La genial charla entre Manu y Delpo

La charla entre Manu y Delpo

Ginóbili y Del Potro transmitieron a dúo por Instagram. Un encuentro top, imperdible: el retiro de Delpo, el problema de Manu para andar en bici y más. Todo acá.

Imperdible. Sin desperdicio. Juan Martín del Potro y Emanuel Ginóbili compartieron este domingo una charla en vivo vía Instagram. En Olé te mostramos los principales videos y contenidos de este encuentro único. Hablaron de la prevención del coronavirus, de la pelea de Delpo contra el retiro, de la vida de Manu alejado de las canchas y muchas anécdotas, como el momento en el que aprendió a andar en bicicleta. Acá, toda la conversación.

La angustia de Delpo y Manu por el coronavirus

Mirá también

La angustia de Delpo y Manu por el coronavirus

DEL POTRO: “Se hace un poco aburrido. Espero que la estén pasando bien. Manu me dijo que estaba terminando de ver Jumanji con los hijos. Se caga de risa Manu. ¿Cómo nos conectamos? Se está riendo. Me está volviendo loco”.

MANU GINOBILI: “Vino mi mujer a salvarme, ella me salvó, ja. Ahora sí. Acá estamos de cuarentena, cerraron todos los negocios, sólo abren los imprescindibles”

DP: “La cuarentena acá es obligatoria y cuando se dictaminó, mucha gente quiso romper la cuarentena. No acataron las normas y cuando te hablé, si hay alguien que me puede ayudar para que la gente se queda en casa sos vos. Me gustaría que vos lo hicieras”.

MG: “Es una emergencia, hay que acatar. No es joda eso. Va a llegar un momento en que vamos a estar afectados el 50 por ciento. Si hacemos cuentas, el sistema de salud no va a aguantar. No es un capricho.

Del Potro: la pelea contra el retiro y la gran anécdota con Djokovic

Mirá también

Del Potro: la pelea contra el retiro y la gran anécdota con Djokovic

DP: “Yo creo que como estuvimos escuchando, tuvimos suerte de que haya llegado más tarde. Las medidas que tomaron son las correctas. Yo duermo poco. Creo que vos también, me pasaron el dato. Viste que te mandan videos, memes. Uno me emocionó de un nene mandando un audio a su abuelo, que lo decía que lo extrañaba. El abuelo le contestaba que lo amaba y había que tener paciencia. Cuanto antes ese niño pueda ver a su abuelo, será mejor. En cuanto respetemos las normas. Yo ir a Tandil a ver a mis viejos, la gente hacer sus actividades. Los doctores y enfermeros ir a descansar, porque están poniendo en riesgo su vida”.

MG: “En Argentina recién empieza… Son los primeros días de muchos y hay que respetarla. Cuantos menos lo hagamos, más víctimas habrá…”.

DP: “Me anoté algunas preguntas para hacerte y quería saber cómo manejabas el tema de la ansiedad y los nervios durante tu carrera…

MG: “Al principio, nada. Estaba empujado por una especie de obsesión por querer ganar, crecer, sin importarme tanto el nivel mental. Después bajé un cambio y pude tomarlo de una manera distinta, me di cuenta que si quería ser el mismo la iba a pasar muy mal. Así que bajé un cambio con el paso de los años y busqué ayuda”.

DP: “La única forma que conozco es la tuya. He visto otros jugadores que seguro la pasan mejor que yo o ves que se lo toman de otra manera, pero cuando no te sale natural o lo tomás como una forma que es la correcta y los resultados acompañan, por ahÍ es el camino. Hace varios años cuando te mandé un mensaje, era por esto. ¿Cómo hace Manu para manejar algunas cosas? Era difícil encontrar un punto en común. Es medio personal”.

Por más Delpos y Manus

Mirá también

Por más Delpos y Manus

MG: “Durante 15 años fui muy obsesivo, iba directo al grano, competitivo. Alguno quizá puede competir y pasarla bien, pero son los pocos… Hay pocos que te pueden contar cómo atravesar estas situaciones”.

DP: “A lo largo de mi carrera, las lesiones fueron los partidos más difíciles. Me volvió a pasar lo de la rodilla cuando estaba tres del mundo y creía que iba por Rafa, Djokovic y todos. No poder recuperarme me frena. Tengo ganas de volver a jugar. Pero me está costando por los problemas de la rodilla, me operé dos veces. Que los médicos son optimistas. Dicen que voy a andar bien. Pero cuando la realidad no es tanto como ellos lo planifican, vos sabés las cosas que pasan por la cabeza. Es complicado”.

MG: “Los momentos mas difíciles fueron las derrotas y las lesiones”.

DP: “He tenido altos y bajos. El momento de buscar otro camino, dejar de sufrir tanto, de mirar para otro lado. Tengo días que no, que no me quiero ir así de algo que amo. Ahora estoy a pesar de los dolores, en ese modo. Ahora, rutina a la tarde… El único golpe que te puedo enseñar es el drive. El revés y esas cosas flojo…”.

MG: “Pegarle como cualquier tenista del tour ya sería ideal. Un golpe de todos ustedes sería perfecto. De a poquito el revés va saliendo… Antes era 1 de 20 los golpes, ahora son cinco, ja. Tengo un profe compañero y algunos ex compañeros. Pero no tengo ambición de dominar el deporte y ser mucho mejor. Esa etapa ya pasó…”.

Ginóbili: la bici, la comida en Argentina, su vida tras el retiro y más

Mirá también

Ginóbili: la bici, la comida en Argentina, su vida tras el retiro y más

DP: “Sí, en el tenis se da un poco de vos contratás a alguien para que te cague a pedos, te haga trabajar. Y es medio raro. No sé si pasa en muchos deportes. A lo largo de mi carrera, tuve pocos. He tenido buena relación con todos. Es fundamental. Vivimos en cuarentena. Viajamos muchos, no podemos volver a casa. Me ha pasado ganar un torneo en Europa y lo festejo por Skype con mi familia y amigos y después perdía una primera ronda y ya el torneo que había ganado quedaba lejos. Los viajes, estar separados… Es algo que venimos peleando y discutiendo con la ATP con un calendario más flexible”.

MG: “El calendario empieza fin de septiembre, termina en mayo. Cuatro meses en recuperarte en un descanso físico y mental. 100 partidos en 200 dias, estoy quemado, tengo tiempo de pensar en otras cosas…”.

DP: “Me contaron que aprendiste a andar en bici hace poco…”.

MG: “No sabía andar en bici. Nací en la ciudad, de chiquito no me dieron ninguna, nunca la tuve. Soy el tercero de la familia, no me dieron pelota, ja. Cuando tenía 10 o 12 años todos sabían y yo no me iba a poner rueditas. Llegué a la adultez sin saber andar en bici. Pero ni bien me retiré me puse a andar casi a los 40 con mis hijos, ja. Empecé tempranito a la mañana cuando no había ningún vecino que me pudiera ver. Fueron 32 años sin subirme a una, ja… ¿Vos cómo llegabas a los finales de temporada y cómo aguantabas los campeonatos tan seguidos?”.

DP: “Nos pasa eso en Basilea, Paris. Y Copa Davis. Llegamos agotados y tenés que seleccionar. SI clasificaste al Master, tenés que tomarlo más relajado. Tenes los torneos previos y la final de la Davis, en Croacia. Era ir tranquilos y tirar los cañones. Yo me salteé luego Australia, no me daba el cuerpo para arrancar. Las vacaciones son sagradas. A nosotros nos queda un margen de tres o cuatro semanas para vacas y pretemporada. Tenes que acomodarte. Los mejores tiene respiro, no necesitan un torneo de adaptación. Los más normales otra planificación. Es difícil y muy intenso”.

Mirá también

Backstage: los “problemas técnicos” de Delpo y Manu

MG: “Mis primeros 13 años de carrera me sentí que en todos tenía chances de ser campeón, eran ganas de ser campeón y competir… Despues era “no vamos a ningún lado”. Pero muchos años llegué quemado y muerto”.

DP: “No puedo ver los torneos por tv, la rutina. Yo creo que voy a vivir en Tandil. Eso es lo poco que tengo claro. Ahí la vamos a pasar bien, al tenis, básquet, bici por las sierras. Fue toda una transición de muchos años. Con la muñeca estuve cerca, no la veía. Cuando volví a jugar en 2016 jugaba silice y no le podía pegar a dos manos. Me hacían correr. Tuve un antes y un despues en los juegos de Río. El partido con Djokovic quebró mi situación. Pude despegar y me reacomodé con lo que tenía. Yo creo que sí, hasta ese momento para mi era frustrante no jugar como jugué toda mi carrera. No poder pegarle de revés como siempre lo hice. Estaba caminando por la villa cuando hacen el sorteo. Nadie se me asomaba a decir con quién jugaba. Tenían pánico a decirme que jugaba con Nole. Hasta que se acerca uno, vos jugás con tal, vos con el otro. Y me dicen tranquilo que vas a andar bien. Yo no tuve que preguntar con quién me había tocado. Automáticamente, salí. Viste que teníamos el patio de comidas. Papa frita, hamburguesa todo. Le dije que vinieran a acompañarme a dos chicos. Me saqué la presión y bronca haciendo eso. Cuando jugué, fue uno de mis mejores partidos en lo tenístico y emocional. Lo disfruté, fue espectacular”.

MG: “En cuanto al retiro, yo exprimí y exprimí… Lo venía considerando hace dos temporadas, capaz tres. Lo digería de a poco, respiraba y sabía que se terminaba. Jugué tranqui porque ahora la prioridad mía es mi familia, mi mujer y después el juego”.

DP: “Vos me has ayudado mucho en estos meses para recuperarme. Hemos hablado, me has recomendado médicos y tratamientos. Estoy muy agradecido. Esa cena en Miami, fue una situación parecida. Lo que es la vida, en un momento de lesión de la muñeca. Ahora haciendo esto. Ojalá que todo pase, yo estar bien, vos disfrutando. Supongo que tu mujer feliz que te tiene, ja”.

MG: “En estos días de cuarentena capaz no está tan feliz… Hoy se enojó conmigo porque no le entendí un meme, no me causó gracia, y se fue. Pero estoy feliz. Y antes hablabas de la comida, no me cuido tanto como antes, pero en Argentina son todos permitidos. Tengo tres meses de excesos, es difícil cuidarse allá… Algún gusto más que antes me daba, pero allá los horarios son un despelote. La merienda es lo peor que le puede pasar a un atleta en el mundo. Alfajorcitos, medialuna, torta negra… Cada vez que vamos, que es poco, viene gente a visitarte y es imposible que no caigan con algo. Acá es más fácil ordenarse, a las 19 estas cenando”.

DP: “El mate nuestro, terrible. Aca en cuarentena, casa ves que pasamos por la comida, manoteamos algo. La charla era para distraer un poco a la gente, divertirlos un rato. Tenés que ver otra película ahora, ja”.

MG: “Ya vimos Jumanji, la dos… Y ahora volvemos a la normalidad. Acá hay patio, llueve, los nenes te pican la pelota al lado, se te trepan… Se vienen épocas difíciles, mucha gente se va a quedar sin trabajo. Hay que pasar este momento y estar guardados todo lo que se pueda. Hay que hacer el esfuerzo, cuidarnos, cuidarse y estar cerca emocionalmente de los que uno quiere”.

DP: “Hay que respetar las reglas. No sabés la cantidad de gente en riesgo en Argentina trabajando para que los enfermos se curen, la gente tenga comida, la gente esté segura. Repositores, policías… Esa gente si está en riesgo. Me sumo. Tenemos que respetar. No parece ser tan difícil. Acatemos”.

MG: “Que pronto nos podamos volver a ver”.

DP: “Ojalá el próximo encuentro sea un asado en Tandil. Ahí no vamos a comer sano. ¿ Me contratás como coach?”.

MG: “A Tandil fui dos o tres veces con amigos, es tranquilo, tenés cercanía con Buenos Aires… Tengo una banda importante, caemos como 10 a comer el asado, ja. Si estás bien y te toca volver y estás en condiciones, adelante. Sino ya hiciste más que los 200 millones que quieren estar en tu lugar, así que tranquilo y sin presiones”.

Fuente: Olé / JR – www.actualidaddeportiva.com.ar – Foto: Olé – Videos: Olé