//La Fórmula 1 dio de baja el Gran Premio de Rusia y Haas presentó el monoplaza de Mazepin con el blanco como predominante

La Fórmula 1 dio de baja el Gran Premio de Rusia y Haas presentó el monoplaza de Mazepin con el blanco como predominante

La carrera en Sochi estaba prevista para septiembre; tres campeones se habían pronunciado ayer en contra de su realización.

Así como en su momento el coronavirus hizo estragos en los calendarios deportivos, ahora es el conflicto entre Rusia y Ucrania el que condiciona la programación en distintos deportes. En las primeras horas de este viernes, la UEFA le quitó a San Petersburgo la sede de la final de la Champions League. Ahora, la Fórmula 1 decidió cancelar el GP de Rusia, que estaba previsto para septiembre en Sochi, localidad ubicada a unos 400 kilómetros de Ucrania. “El jueves por la noche, la Fórmula 1, la FIA (Federación Internacional del Automóvil) y los equipos discutimos el posicionamiento de nuestro deporte y la conclusión es que, teniendo en cuenta la opinión de todas las partes afectadas, es imposible organizar el Gran Premio de Rusia en las circunstancias actuales”, explicó el promotor de la F1, Formula One, en un comunicado.

En otra parte del texto, se menciona: “El Campeonato Mundial de Fórmula 1 de la FIA visita países de todo el mundo con una visión positiva para unir a la gente, uniendo a las naciones. Estamos observando los acontecimientos en Ucrania con tristeza y conmoción y esperamos una resolución rápida y pacífica de la situación actual”.

La decisión de dar de baja ese Gran Premio estaba al caer: ayer, Sebastian Vettel (cuatro veces campeón), Max Verstappen (actual monarca) y Fernando Alonso (bicampeón) habían sido críticos para con Rusia por la invasión a Ucrania y, por consiguiente, a la realización del gran premio ruso de Fórmula 1 este año. “Cuando un país está en guerra lo correcto es no correr allí”, había mencionado el crack de Países Bajos y piloto de Red Bull. Asimismo, ya se había suspendido la venta de entradas para ese GP y la FIA había advertido que “seguiría muy de cerca el desarrollo de la situación”. Ahora, el comunicado le dio el toque final a la sede de Sochi.