//La fiesta de River: la noche en la que Marcelo Gallardo fue hincha… y showman

La fiesta de River: la noche en la que Marcelo Gallardo fue hincha… y showman

El Monumental celebró la Copa Libertadores ganada a Boca en 2018; el DT cantó con los hinchas, saltó, fue ovacionado y dijo: “Imaginen si no hubiese pasado… El dolor que estaríamos sintiendo”.

No importa que no haya partido que convoque, mucho menos que menos de 24 horas antes Boca, el rival de toda la vida, se haya consagrado campeón de la Copa Argentina. River no se inmuta y vive de fiesta, porque River es una fiesta. ¿Pero cómo hizo este club en sólo una década para resurgir desde el más profundo de los infiernos y vivir en permanente estado de celebración? Seguramente mucho haya tenido que ver el haberse sanado dirigencialmente y acertar en la contratación de esa suerte de mesías deportivo que es Marcelo Gallardo. Pero mucho tendrán que ver, también, los hinchas de este club, acostumbrados históricamente a los triunfos holgados y a las alegrías permanentes que a veces inconscientemente les hacían elegir aquellos partidos de gala para reventar el Monumental.

El descenso de 2011 fue el golpazo más duro e inesperado para esa parcialidad acostumbrada al fútbol total y a la lluvia de goles, y la patria millonaria se sintió movilizada a participar reventando cada cancha del interior argentino durante esa larga peregrinación en la B Nacional. Algunos prefirieron hacer ese viaje introspectivo, pero no menos sufrido, frente al televisor. Esa gente fue tan clave para la refundación como para lograr la máxima conquista de la historia, por eso la Copa Libertadores lograda ante Boca en Madrid es tan de ellos como del equipo y el entrenador que lo hicieron posible.

Por eso al club no le quedó más opción que abrirles su estadio, como aquel 8 de octubre de 2012 para que celebraran el día del hincha de River con una bandera que medía más de 7 kilómetros, o el 23 de diciembre de 2018, cuando el plantel retornó al país para celebrar la conquista en España. Esa misma masa millonaria comenzó los festejos ayer en las calles de la ciudad y los terminó en un Monumental repleto. Es que la gloria conseguida en Madrid, tan absurda por la locación pero tan espectacular por haber llegado a todos los rincones del mundo, fue también tan colosal que no hubo que esperar ni 10 ni 20 años para tomar noción de su valor. Su recuerdo cada año, vale por un título más.

Es que el 9 de diciembre, una fecha más hasta ese 2018, pasó a ser una marca registrada, una alarma que despierta del más dulce de los sueños y los sueños se hacen realidad, una señal luminosa que convoca automáticamente a las almas millonarias… Así fue pasado el primer año a pesar de una derrota contra San Lorenzo y a pocos días de haber caído con Flamengo en Lima, el segundo, a pesar de una pandemia feroz y el tercero, sí, el tercero, convocados por el mismo club que les abrió las puertas envalentonado también por la noticia muy fresca de que Gallardo continuará.

Marcelo Gallardo, en la pantalla del estadio Monumental; el entrenador fue ovacionado varias veces, cantó con los hinchas y saltó con los jugadores.
Marcelo Gallardo, en la pantalla del estadio Monumental; el entrenador fue ovacionado varias veces, cantó con los hinchas y saltó con los jugadores.LANACION/Rodrigo Nespolo

Reciente campeón del fútbol argentino y garantizada la continuidad de su líder, River se debate entre qué elegir para festejar. Por eso que sea 9 de diciembre acomoda las ideas. Y Madrid vuelve a ser el eje de la fiesta. Y 20.18, léase también 2018, una hora y también una marca para siempre, suenan la grabación de la voz del estadio que anuncia las formaciones de River y sus respectivas ovaciones y la de Boca llena de silbatina. 20.31, léase también 3-1, se apagan las luces del Monumental y comienza la fiesta con la proyección en pantalla gigante del recuerdo de ellos, los hinchas. “Una alegría enorme, sobre todo después de la angustia que sufrimos”, dice uno de ellos. 20.40 salen los héroes de Madrid al campo de juego y quien toma la palabra es el capitán saliente, la leyenda que el domingo pasado se despidió jugando unos minutos ante los hinchas. “Esa noche fue soñada. Disfrutamos mucho, hicimos un viaje como el de los estudiantes cuando vas por primera vez. Teníamos que disfrutar y eso va a quedar en la historia”, recordó Leo Ponzio.

Milton Casco y Enzo Pérez, dos de los campeones en Madrid, durante la celebración por el tercer aniversario de la final de la Copa Libertadores ganada a Boca.
Milton Casco y Enzo Pérez, dos de los campeones en Madrid, durante la celebración por el tercer aniversario de la final de la Copa Libertadores ganada a Boca.Twitter @RiverPlate

Lo sigue un guerrero que volvió. “Con trabajo y sacrificio la cosa fue de menor a mayor y pudimos quedar en el corazón de los hinchas ganando esa copa tan importante”, valora Jonatan Maidana. Y le sigue el poder de síntesis de Milton Casco: “Tengo recuerdos muy lindos de ese partido, mucha tensión y gracias a Dios pudimos ganar esa Copa Libertadores”. La primera gran explosión llega para Enzo Pérez, el hincha dentro de la cancha: “Terminó todo de la mejor manera y les pudimos dar una alegría inmensa a todos los hinchas de River. Todo lo que se consiguió fue por el grupo, por la cabeza del cuerpo técnico que nos transmite una identidad y una forma de ser. Agradezco a la dirigencia y al cuerpo técnico por dejarme ser jugador de River”.

La caravana de hinchas partió del Obelisco y llegó a Figueroa Alcorta y Tagle; muchos de ellos fueron después al estadio Monumental.
La caravana de hinchas partió del Obelisco y llegó a Figueroa Alcorta y Tagle; muchos de ellos fueron después al estadio Monumental.LANACION/Rodrigo Nespolo

Se asoman brevemente el presidente saliente, Rodolfo D’Onofrio, y el presidente entrante, Jorge Brito. Remarcan el hecho de haber conseguido que la revancha de aquella final se jugara. Y este presente dulce de River también permite que el socio y el hincha también ovacionen a los dirigentes. En pantalla, se suman videos de Rafael Borré, Ignacio Scocco, Gonzalo Martínez, Camilo Mayada, Nacho Fernández, Lucas Martínez Quarta, Lucas Pratto, Exequiel Palacios y Juanfer Quintero. Ellos, a la distancia, también son ovacionados por 60 mil personas que se acercaron al Monumental sin un partido de por medio. Entre shows musicales, como el de La Mosca, Los Pibes Chorros y Agapornis, se proyectan en pantalla y se vuelven a gritar en las tribunas los goles de Pratto, Quintero y Pity Martínez.

Gallardo mira hacia arriba y disfruta su obra maestra. “Olelé, olalá, Gallardo es de River, de River no se va”, le rinde tributo, ya aliviado, el estadio. Y toma la palabra: “Buenas noches, gracias por tanto amor”. Y Gallardo se suelta, y canta: “¡Gracias por esa alegría, de ganarle a Boca, de salir campeón!”. Retoma la compostura. Y recuerda Madrid: “Querían hacerme cantar y me hicieron cantar. Hoy es un día de ustedes, del hincha que puede darse el placer de festejar una victoria única. Es un placer estar acá con todos ustedes. La vida te pone a prueba y te pone muchos desafíos. Cierren los ojos e imagínense si no hubiese pasado, el dolor que estaríamos sintiendo en este momento. Abran los ojos y miren a su alrededor, sientan que ganamos la final más hermosa del mundo. Y eso es una realidad y va a ser una realidad todos los 9 de diciembre por el resto de nuestras vidas”.

El canto de Marcelo Gallardo con los hinchas de River

Fuegos artificiales por los aires, pero es la masa millonaria la que explota al caer una vez más en la cuenta de lo logrado y tras las palabras del líder se juramenta festejarlo hasta el fin de los tiempos. Es que River vive de celebración en celebración y alimentará ese sentimiento cada 9 de diciembre, porque hace tres años Madrid era una fiesta y, desde ese día, Núñez también.

Fuente: Alejandro Panfil  LA NACION  – Fotos: Twitter @RiverPlate – LANACION/Rodrigo Nespolo – LA NACION Deportes – Twitter:River Plate@RiverPlate – LA NACION Deportes – Video: ESPN – LA NACIONB Deportes

Seguí leyendo

River, una fiesta. Gallardo fue la estrella: cantó, bailó y dejó una frase que sonó a chicana contra Boca

Copas y más Copas. Guía para entender (o no) por qué Boca y River deberían jugar otra final

Como si no hubiese sido campeón. Los puntos que evaluará Riquelme de Battaglia para ver si lo ratifica en Boca

Un Jefe en celeste y blanco. El seleccionado argentino Sub 20 tiene nuevo entrenador: Javier Mascherano