//La cocina del Chef

La cocina del Chef

Golden State Warriors sacó la cara y logró el ansiado empate en la final de la NBA. De la mano de Stephen Curry (43 pts, 10 rebotes, 4 asistencias) el elenco de San Francisco ganó 107 – 97 ante Boston Celtics para dejar la serie 2-2 a la espera del quinto juego en casa.

Un inicio con varias aristas. Celtics fuertes atrás con Williams, dominó el tablero y se soltó rápidamente adelante. Tatum con un bombazo mucho juego en campo abierto y ventaja de 12-6. De a poco Warriors engranó, encontró el juego perimetral deseado, Curry con sendos triples y la visita se acomodó. Un palo a palo hasta el final con Thompson metido de lleno y Williams con un bombazo para el 28 – 27 final del periodo.

Ambos estuvieron fenomenales con el tiro a distancia. Tanto Warriors como Celtics supieron abrir la cancha, tomar buenos tiros y desestabilizar a la defensa rival. Llegaron 39 iguales en los primeros seis minutos buscando soluciones en todo momento. Boston con buen aporte de sus internos, movió mejor el balón y logró dispararse +7 ante ciertos desajustes de Warriors. El local se plantó mejor en el cierre, supo detener a Golden State y quedar 54 – 49 al frente.

 

Nuevamente Celtics pisó fuerte. Encontró desde su defensa soluciones para atacar fuerte el aro. Horford con movilidad, Smart siendo clave sumado al tiro externo y regularidad en el juego (63 – 56). Warriors fue bien guiado por Curry quien comenzó a estallar a distancia y todo Warriors lo siguió hasta generar un partido mucho más tensionado y parejo. La visita con otra dinámica, supo como desembarazarse de la marca y quedar 84 – 83 arriba.

 

José Fiebig

@josefiebig

Fuente: José Fiebig (@Josefiebig en twitter) – Puck and Roll – Fotos: Pick and Roll – Videos: NBA – Ypu Tube – Pick and Roll